Cornado, Coronado

Versión de impresión

Tuvo su antiguo solar en la parroquia de San Tirso de Cornado (cuyo nombre tomó), perteneciente al municipio de Touro (La Coruña). Pasó a Castilla y Andalucía y se apellidaron indistintamente Cornado y Coronado, por razones que desconocemos.

Una rama se estableció en Hita (Guadalajara). Otra en Sevilla. Esta última tuvo enterramiento propio en el convento de Santiago de dicha ciudad. Y otra en Salamanca, con línea en México.

Pasaron a Bolivia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, El Salvador y Venezuela.

Vasco Rodríguez de Cornado fue Adelantado de la frontera de Jaén, ocupó la alta dignidad de Maestre de Santiago, según escrituras de 1363, y aunque en el capítulo CIX de su historia se le llama "Cornago", dice Rades de Andrada que su verdadero apellido era Cornado y que había nacido en Galicia, donde era muy noble ese linaje.

Gonzalo Rodríguez Coronado, hermano del anterior, fue Señor de Azuaga, Comendador Mayor de León por 1388, Alcalde Mayor de Córdoba y Ayo del Infante Don Pedro (luego Don Pedro I el Cruel, Rey de Castilla). Casó con Elvira Arias y fueron padres de Leonor de Coronado segunda mujer de Garcilaso de la Vega, Señor de los valles de Asturias de Santillana, del que tuvo sucesión.

Entre los Caballeros Hijosdalgo llamados por los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel en 1494 en su Corte fue Francisco de Coronado, de Sevilla.

N. Coronado fue vecino de la ciudad de Valencia en 1354-1373.

Otra rama se apellidó Vázquez Coronado, y sus caballeros fueron Señores de Coquilla y de la Torre de Juan Vázquez en Salamanca. A esta casa perteneció el famoso General y conquistador de México Francisco Vázquez de Coronado, primer Gobernador y Capitán General de Nueva Galicia y de las provincias de Guadalajara y Compostela en Nueva España (México) desde 1539 hasta la creación de aquella Real Audiencia.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Coronado, vecino de Garcinarro (Cuenca), en 1540; Carlos de Coronado, vecino de El Horcajo, en 1559; Constanza Coronado y sus hijos, viuda de Nuflo de Colindres, vecinos de Sevilla, en 1579; Diego de Coronado, vecino de Mérida, en 1512; Félix Coronado, vecino de Madridejos (Toledo), en 1767; Francisco Coronado y hermanos, vecinos de Garcinarro, en 1565; Francisco de Coronado, vecino de Tribaldos (Cuenca), en 1603; Francisco de Coronado, vecino de Villacañas (Toledo), en 1666; Francisco y Manuel Coronado, vecinos de Villamanrique, en 1694; Gutierre Coronado, vecino de Villamayor, en 1558; Hernando Coronado, vecino de Jaén, en 1574; Juan Coronado, vecino de Buendía (Cuenca), en 1615; Juan Coronado, vecino de Miajadas (Cáceres), en 1607; Juan y Alonso de Coronado, vecinos de Sevilla, en 1611; Juan Coronado y consortes, vecinos de Torre de Juan Abad (Ciudad Real), en 1580; Juan de Coronado, vecino de Tribaldos, en el siglo XVI; Juan Coronado, vecino de Villanueva de la Serena (Badajoz), en 1581; Luis de Coronado, vecino de Jaén, en 1587; Luis de Coronado, vecino de Sevilla, en 1608; Pedro Coronado, vecino de Hinojosa, en 1572; Pedro y Alvaro de Coronado, vecinos de Tarancón (Cuenca), en 1510; Pedro de Coronado y consortes, vecinos de Tarancón, en 1540; Gaspar Luis Coronado Alemán, vecino de Sevilla, en 1587; Manuel Coronado de la Cerda, vecino de Albadalejo, en 1777; Alvaro de Coronado Díaz y consortes, vecinos de Tribaldos, en 1585; Hernando de Coronado y Juan Díaz Coronado, vecinos de Jaén, en 1579; Juan de Coronado Díaz, vecino de Horcajo en 1576; Juan Coronado Hidalgo, vecino de Torre de Juan Abad, en 1579; Francisco y Manuel Coronado Lezcano, vecinos de Villamanrique, en 1695; Pedro, Juan y Alonso Coronado Maldonado, vecinos de Sevilla y Trinidad de las Musas (Indias), en 1624; Francisco Coronado Páez, vecino de Garcinarro, en 1541; Bernardino Coronado y Pareja, vecino de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) y Membrilla (Ciudad Real), en 1734; Carlos Coronado Remírez de Arellano, vecino de Quintanar de la Orden (Toledo), en 1784, y Félix Coronado Remírez de Arellano, vecino de Madridejos, en 1768.

Probaron su limpieza de sangre para ejercer cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición: Fray Jacinto Coronado, natural de Jaén y residente en Castro del Río, en Córdoba, carmelita calzado, Prior del convento de Castro del Río, para Calificador, en Córdoba (hijo de Marcos Coronado y de Teresa Domedel y nieto paterno de Fernando Coronado y de Elvira Jiménez del Portillo), en 1639, y el Licenciado Pedro Alonso Coronado, natural de Alájar (Huelva) y vecino de Córdoba, para Secretario de Secuestros, en Córdoba (hijo de Juan Alonso Coronado y de Sabina Domínguez y nieto paterno de Jerónimo Alonso y Jerónima González), en 1815, y su mujer Inés Josefa Calderón Conejero, natural de Sevilla Gonzalo Coronado, natural de Villamayor, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Santiago en 1572. Era hijo de Alonso Alvarez de Coronado y Fernández y de Teresa Ramírez y nieto paterno de Martín Alvarez de Coronado y de Juana Fernández.


Armas


En campo de gules, un león rampante de oro, fajado de gules. Bordura de azur, con ocho flores de lis de plata.


Otros traen: En campo de gules, un león fajado de plata y gules rampante de oro, fajado de gules. Bordura de azur, con ocho flores de lis de plata.


Otros ostentaron: En campo de gules, un león rampante de oro, coronado de lo mismo, y bordura de oro, con ocho flores de lis de azur.

Así se veían en las sepulturas de los caballeros de este linaje en el convento de Santiago, de Sevilla. Estas armas traen también los de Canarias.


Otros ostentaron: En campo de gules, un león rampante de oro, coronado de gules, y bordura de oro, con ocho flores de lis de azur.


Frías de Albornoz dice que las primitivas armas fueron: En campo de azur, tres flores de lis de plata, y que después acrecentaron este escudo con el león que figura en las anteriores armas.


Los de Galicia y Castilla usan: En campo de gules, un león de su color. Bordura de azur con ocho flores de lis de plata.


Otros de Galicia traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, cinco flores de lis de gules, puestas en aspa, y 2º y 3º, en campo de gules, una banda de oro.


Otros de Galicia usan: De azur, sembrado de flores de lis de plata.


Después usaron: En campo de plata, un león rampante de oro con barras de gules. Bordura de azur con ocho flores de lis de plata.


Otros de Galicia: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de azur, cinco flores de lis de oro, puestas en aspa, y 2º y 3º, en campo de oro, una bandera, de gules.


Otros de Galicia: En campo de gules, un león de oro, rampante y coronado, con heridas sangrientas por el cuerpo. Bordura de oro con ocho flores de lis de azur.


Los de Extremadura, según Vicente de Cadenas, traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, cinco flores de lis, de oro, y 2º, en campo de oro, una bandera de gules. Bordura general de azur con cuatro flores de lis de plata.


Otros: En campo de gules, un león de oro con unas barras de sable y gules. Bordura de azur con cuatro flores de lis de plata.


Otros: En campo de gules, un león de oro barrado de plata y gules. Bordura de azur con ocho flores de lis de plata.


Otros, según García Alonso de Torres, traen: En plata, un león rampante de gules.


Otros: En campo de plata, una caldera de gules, entre dos fajas de oro. Bordura de gules anglesada.