Baena

Versión de impresión

Es muy antigua y distinguida en Córdoba la casa de este linaje. Tomó su apellido de la ciudad de Baena, de la cual fueron conquistadores sus primeros ascendientes en 1240.

Aun cuando los Baena moraron en esta ciudad desde su conquista, una rama de esa casa, quizá la primogénita, se estableció en Córdoba, donde fundó mayorazgo, y por algunas generaciones ejercieron sus individuos los puestos preeminentes.

Uno de los primeros ascendientes de los Baena fue Fernán Ruiz de Castro, defensor de Baena en 1296, y Señor de grandes heredamientos en Córdoba. Casó este caballero con Gracia Martínez de Vaquerizo, y los hijos que tuvieron se apellidaron Baena. Nieta de ese matrimonio fue Juana Ruiz de Baena, que casó con su primo Pedro Martínez de Baena, Veinticuatro de Córdoba, del que tuvo, entre otros hijos, a Gracia Martínez de Baena, esposa de Juan Sánchez de Cárdenas, tronco de los Cárdenas, de Córdoba.

En la coronación del Rey Don Alfonso XI, celebrada en Burgos en 1330, figuró entre los caballeros que recibieron la Orden de la Banda, Gonzalo Rodríguez de Baena, hijo de Fernán Rodríguez de Baena.

Los Baena de la casa de Córdoba se extendieron principalmente por Andalucía, pero también radicaron en Madrid, Soria, La Rioja, Vizcaya y otras regiones.

Alonso Fernández de Baena fue Regidor de Murcia en 1339, y Gonzalo Yánez de Baeza fue del Consejo de Murcia en 1407.

Entre los Caballeros Hijosdalgo llamados por los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel en 1494 en su Corte fue Martín de Baena, vecino de Jaén.

Obtuvieron repartimiento en la ciudad de Guadix (Granada) por ser vecinos o pobladores de ella, en 1489: Antón de Baena; Diego de Baena; Luis de Baena, escudero de la Guarda Real, y Pedro de Baena.

Pasaron a Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Filipinas, Inglaterra, México, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Andrés y Juan de Baena, vecinos de Berlanga de Duero (Soria), en 1549, y Cristóbal de Baena, vecino de Navarrete (La Rioja), en 1538.

Y ante la Real Chancillería de Granada: Fernando de Baena, natural de Llerena (Badajoz), en 1496; García de Baena, natural de Sevilla, en 1586; Gaspar de Baena, natural de Cumbres de San Bartolomé (Huelva), en 1700; Juan de Baena y Ortiz, natural de Córdoba, en 1724; Diego de Baena y Ortiz, natural de Montalbán y vecino de Córdoba, en 1782; Ángela de Baena y Priego, natural de Pedro Abad (Córdoba), en 1785, y Acisclo Baena y Villalba, natural de La Rambla, en 1783.

Fueron Caballeros de la Orden de Carlos III: Pedro José Baena y Núñez, natural de Estepa, desde 1830, y Luis Baena y Molero, desde 1878.

Manuel Baena y Díaz fue Comendador de Carlos III desde 1871.

Cristóbal de Baena, religioso del Convento de San Marcos de León, probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Santiago en 1501.

Alonso de Baena y Cazorla hizo expediente de genealogía y limpieza de sangre en la Catedral de Granada en 1564. Era hijo de Lope de Baena y Molina y de Catalina de Cazorla, vecinos de Úbeda (Jaén), y nieto paterno de Luis de Baena y de Ana de Molina, vecinos de Úbeda.


Armas


Las del linaje Baena son: Escudo partido: 1º, losanjado de plata y gules, y 2º, campo de azur, un león rampante de oro. Bordura general de oro, con ocho roeles de gules.

Los de Portugal usaban las anteriores armas, poniendo en timbre: un brazo armado de plata, empuñando una lanza de oro, armada de plata, embestida con un roel de gules en la punta.


Hay una rama de la casa de Baena que trae estas otras armas: Escudo cortado: 1º, campo de gules, una cadena de oro, puesta en banda y acompañada de dos castillos de plata, y 2º, campo de azur, un león rampante de oro. Bordura de oro, con ocho roeles de gules.


Los de Granada, según Agustín de Loaysa, usan: Una banda de gules, con perfiles de plata y sable, acompañada de dos castillos, uno arriba y otra abajo. Bordura de oro con ocho roeles de azur.


Otros de Granada, según Agustín de Loaysa, usan: Una banda de gules, con perfiles de plata y sable, acompañada de dos castillos, uno arriba y otra abajo. Bordura de oro con seis roeles de azur.


Los de Andalucía, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de gules, tres calderas de oro, con siete sierpes en cada una de sus asas.


Otros: Escudo partido: 1º, componado de plata y gules; 2º, en azur, un león rampante de oro.

Otros, según Agustín de Loaysa, traen: En campo de gules, un castillo roquero de oro, y en campo de sinople, cinco flores de lis de oro. Bordura de plata con seis roeles de azur.

Otros: En campo de oro, un palo, recortado y apuntado, de gules.