Carrión

Versión de impresión

Refieren antiguas crónicas que este linaje tiene su origen en el de Carreño, de Asturias, porque fue su fundador un Alonso Carreño, perteneciente a la rama del solar asturiano de Carreño que pasó a establecerse al valle de Carriedo, en Cantabria.

Añaden que dicho Alonso Carreño se halló en la toma de Carrión de los Condes (Palencia) cuando esta villa fue arrebatada a los moros en tiempo del Rey don Alfonso, el Casto, y que por haber quedado establecido en ella tomó su nombre por apellido, siendo, por tanto, el fundador del linaje y familia Carrión, cuyas ramas y casas más antiguas traen las mismas armas que su progenitor ostentaba.

Lo cierto es que el linaje Carrión, que indudablemente debió tomar por apellido el nombre de la antigua villa de Carrión de los Condes, florece desde tiempos muy antiguos.

Lope López de Carrión y Diego Muñoz de Carrión, Ricoshombres del Emperador don Alonso VII, confirmaron sus privilegios por el año de 1147, figurando también en el mismo reinado Diego Martínez de Carrión, que confirmó la donación hecha por el Emperador, a la iglesia de Toledo, de la mezquita mayor de Calatrava. Gil de Carrión, vasallo de don Enrique I, fue padre de don Iñigo Gil de Carrión, que se halló en la conquista de Sevilla con San Fernando, descendiendo de ellos Gonzalo Carrión y Mateo Ruiz Carrión, que vivieron en el reinado de don Pedro I.

Antonio de Carrión figuró entre los soldados que acompañaron a Francisco Pizarro en la conquista del Perú. Alonso de Carrión fue muy favorecido por don Juan II de Castilla. Otro Alonso fue Alcaide de Carmona (Sevilla) en 1535, siendo de esta misma línea Benito de Carrión, religioso agustino; Juan Bautista Rico de Carrión Narváez, Colegial mayor de San Gregorio, de Valladolid, de la Orden de Predicadores y Provincial de Andalucía, que falleció siendo Obispo de San Francisco de Quito; Fernando Narváez y Carrión, de la Orden del Carmen, fallecido en el convento de Antequera, que mereció grandes distinciones del Papa Urbano VIII, y José de Carrión y Andrade, Teniente General y Gobernador de Cartagena de Indias.

Ramas salidas del primitivo solar se extendieron por ambas Castillas y otras regiones de España, fundando nuevas casas solares.

En Castilla tuvieron casas solares en Aguilar de Campóo (Palencia), en la villa de Miranda de Ebro (Burgos), Mayorga de Campos, Medina de Ríoseco, Nava del Rey, Portillo, San Llorente, Simancas, Tordesillas, Trigueros del Valle, Tudela de Duero, Valladolid, Villalón de Campos y Villanueva de Duero (todo en Valladolid), y en Caudete y Peñas de San Pedro (ambas de Albacete), documentadas en el siglo XVI.

En Aragón tuvieron casas solares en la ciudad de Zaragoza, sus dueños Fernando de Carrión, Ferrando Carrión, Johan Carrión; Alonso de Carrión y Ferrando de Carrión; en la ciudad de Teruel, su dueño Johan de Carrión, y en Barbastro (Huesca), su dueño Johan de Carrión, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

En Cataluña tuvieron casa solar en Claravalls (Lleida), su dueño Pere Carrión, documentada en la Fogueración catalana de 1553.

En Baleares tuvo casa en Alayor, documentada en el siglo XVI.

En Navarra tuvo casa solar en la ciudad de Olite, sus dueños los hijos de Carrión, documentada en 1244.

En Guipúzcoa tuvo casa solar en la villa de Segura, y de ella fueron vecinos Martín y Juan de Carrión en 1374.

Pasaron a Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Honduras, Inglaterra, México, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y El Salvador.

Juhan de Carrión, menor, Juhan de Carrión y Miguell de Carrión fueron vecinos de Teruel en 1384-1387. Antón de Carrión, mayor; Antón de Carrión, menor, y Jacme Carrión fueron vecinos de Segorbe (Castellón) en 1421.

Probaron repetidas veces su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid y ante la Real Chancillería de Granada.


Armas


Escudo partido: 1º, en campo de oro, tres matas de carrizo, de sinople, bien ordenadas, y 2º, en campo de sinople, cinco ruedas de carro de oro, puestas en sotuer; bordura con su mitad diestra de gules, con ocho aspas, de oro, y la siniestra de azur, con ocho ruedas de carro, de oro.

Son, pues, estas armas las mismas de Carreño del valle de Carriedo, con la sola diferencia que aparece en la bordura.

Este escudo usan la generalidad de las casas y ramas de Carrión.


Originario de Carrión de los Condes (Palencia), pasado a Ecuador: Escudo cuartelado: 1º, de azur, tres flores de lis, de oro, bien ordenadas, 2º, en gules, una torre, de oro, 3º, en azur, dos carros de labranza, de plata, puestos en palo (Carrión originario), y 4º, en oro un león rampante, de gules, contornado; partido de azur, con un castillo, incendiado, de oro.

Lema: "Non nobis, Domine, non nobis, sed domini tuo da gloriam.".


La casa de Aguilar de Campóo, según Francisco Lozano, tiene estas otras: En campo de plata, dos piezas de artillería sobre sus cureñas.


Garcí Pérez de Carrión, Garci Pérez e Carrión el mozo, y Johan Pérez de Carrión (hijo de Pedro Johan de Carrión), Cofrades de Santiago de Burgos, usaban: En campo de oro, tres bandas de azur.

La rama de Murcia, originaria de Toledo, trae, según Cascales: Escudo cortado: 1º, en oro, un yelmo de azur con corona del mismo color, y 2º, en azur, tres bandas de oro; medio partido de azur, con un león rampante de oro: Bordura general de gules, con ocho sotueres de oro y ocho veneras del mismo metal, alternando.

En el expediente del Caballero de Santiago Manuel de Allendesalazar y de Azpiroz, natural de Madrid, año 1906, se indica que en el Palacio de los Condes de Alpuente, en Madrid, calle de la Princesa, constan las siguientes armas de Carrión: "Tiene dos cuarteles en el 1º tres ramas de laurel en campo de oro con ocho aspas de oro sobre rojo y el 2º, cinco ruedas en campo verde y bordura de otras ocho ruedas de oro, sobre azul.

En el expediente del Caballero de la Orden de Santiago Gabriel Enríquez de Tapia y Carrión, natural de Segovia, año 1644, constan las siguientes armas para los Carrión: "Un carro y un castillo encima".

Los de Asturias, según el manuscrito anónimo "Nobiliario con blasón de cien escudos de armas", traen: Una cruz de Calatrava acompañada de una rueda en los cantones superiores y de una flor de lis de oro en los cantones inferiores.

Otros, según el mismo manuscrito, usan: Escudo dividido en tres partes: 1º, en campo de gules, un castillo de plata; 2º, seis roeles de azur, y 3º, una insignia desgajada con un pájaro en el medio blanco (sic).