Barba, Barba Figueroa, Barba Marmolejo, Barva

Versión de impresión

Originario de Castilla, con diferentes radicaciones. En una escritura de donación del Rey Don García a San Emiliano, fechada el año 930 y sacada del Archivo de San Millán, de la que hace memoria Salazar y Mendoza, y reproduce Antonio Suárez de Alarcón, en sus "Relaciones genealógicas de los Marqueses de Trocifal", se hace mención de Muiño Barba y de éste se cree que fueron descendientes Roberto de la Barba y Rodrigo de la Barba, Ricohombres del Rey Don Bermudo III de León, que confirman un privilegio el año 1035, según Salazar y Mendoza, y a quienes se tiene por progenitores de Pedro Barba, Señor de Castroforte o Castrofuerte (villa de la provincia de León), donde tuvo su primitivo solar este linaje, y de otras ramas de Barba. que más adelante mencionaremos.

En la citada provincia de León los Barba fueron Señores de Valdemorilla, donde estuvieron avecindados, y se les guardaron todas las exenciones de nobleza. Pasaron a la villa de Valderas, de la misma provincia.

También tuvo casas solares este linaje en Asturias, Galicia, Aragón, Cataluña y Navarra, y en la ciudad de Toro (Zamora).

En la parroquia de Santa María de Paradela, del municipio de Meis (Pontevedra), los Barba de Figueroa tuvieron el Pazo de Pompeán, y poseyeron la Torre de Folgoso, sita en la feligresía de Santa Dorotea de Folgoso, del municipio de Abedongo (La Coruña), y la casa de Taramuño en la parroquia de San Vicenzo de Vigo, del municipio del Carral (La Coruña).

En Navarra tuvo casas solares en la villa de Milagro, de la Merindad de Olite, su dueña Dominga, hija de Miguel Barba; en la villa de Artajona, de la Merindad de Olite, sus dueños Sancho, Pascual, Miguel y Pero Barba; en la ciudad de Tudela, sus dueños García y Johan Barba, y en la ciudad de Estella, su dueño Juce de la Barba, documentadas en las Fogueraciones de 1329 y 1366.

En el Reino de Aragón radicaron varias casas en el lugar de Erla, su dueño Pedro Barba; en el lugar de Asín, su dueño Johan Barba, y en la ciudad de Zaragoza (todo en Zaragoza), sus dueños Johan y García Barba; en el lugar de Sarrión, aldea de Teruel, sus dueños Miguel de la Barba "mayor" y Miguel de la Barba "menor"; en la villa de Mora de Rubielos, su dueño Pedro Barba; en la villa de Cascante del Río, sus dueños Johan, Martín y la viuda de Colas de la Barba; en el lugar de Terriente, su dueño Francisco Barba, y en el lugar de Ojos Negros (todo en Teruel), su dueño Pero Barba; en la villa de Ansó, su dueño Lope Barba; en el lugar de Embún, sus dueños Antón y Johan Barba; en el lugar de Alastuey, su dueño Johan de Barba; en Santa Cilia de Jaca, su dueño Johan de Barba; en Albelda, aldea de Tamarite, sus dueños Johan y Anthoni Barba, y en la villa de Fonz (todo en Huesca), su dueño Anthoni Barba, citados en la Fogueración de 1495, y en Biescas (Huesca), documentada en 1405.

En Cataluña hubo casas en Terrasa, su dueño Narcis Barba, y en la parroquia de Sant Feliú del Recho, Castellar y Clasqueri (ambos en Barcelona), su dueño Gabriel Barba; en Camarasa, su dueño Joan Barba; en Farrera, su dueño Pere Barba, y en Verdú (todo en Lleida), su dueño Miguell Barba y Lorens Barba; en Gandesa (Tarragona), su dueña la viuda de Barba, y en Reus (ambos Tarragona), sus dueños Miguel Barba y Joan Barba, y en Vallfogona, sus dueños Pere Barba y Arcis Barba, y en Montagut (ambos en Girona), su dueño Pere Barba Roga, documentadas en la Fogueración catalana de 1553.

Martín de la Barba o Barva era vecino de Teruel en 1384-1387, y Bartholomeo, Domingo y Johan de la Barba y Pero de la Barba o Barva lo eran de Alpuente (Valencia) en 1396. R. Barba fue uno de los repobladores de Lliria, del Campo de Turia, en 1249, y Berthomeu, Johan, Martí, Matheu, Pascual, Pere y Pascual de la Barba eran vecinos de Lliria en 1427. Esteve Barba era vecino de Alzira (Valencia) en 1399. Pedro de Barba era vecino de Jérica (Castellón) en 1343-1369.

Antonio Barba, Hidalgo de Huesca, que cita Mosén Jaime Febrer en sus "Trovas", se halló en las conquistas de Valencia, Xátiva y Biar. Fue heredado en el pueblo de Masanasa (Valencia), y tuvo por hijo a Pedro Barba, que siendo muy joven peleó con gran valor en la conquista de Murcia.

Del Concejo de Tineo (Asturias) procedió Inés Rodríguez de Avellana, que casó con Guillán García de Tineo, y fueron padres de García González Barba, Regidor perpetuo en la villa y Concejo de Pavia (Asturias), que ayudó a Fernán González, Conde de Castilla, en sus luchas contra los moros, llevando sus cabezas a los pies de su Príncipe, por cuyo valor le concedieron nuevas armas. El referido García González de Barba casó con Magdalena González de Ponte (hija de Diego Martínez de Ponte, Señor y Pariente Mayor de la casa y vínculo de Ponte, sito en el referido Concejo de Pravia).

Pasaron a Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Filipinas, Panamá, Perú, República Dominicana y El Salvador.


Armas


Las primitivas del linaje eran: En campo de sinople, una espada de plata, con la guarnición de oro, puesta en situación de banda.


Algunos añadieron después cinco hojas de higuera acompañando a la espada. Estas armas traen los radicados en Cuenca (Ecuador).


Los de Valencia, descendientes de la rama que allí fundó el hidalgo de Huesca, Antonio Barba, que se halló en las conquistas de Valencia, Xàtiva y Biar, aumentaron esas armas primitivas con una bordura de plata con cuatro espadas de sable.


La rama de la casa de Castrofuerte que procedió del hijo segundo de N. Barba y de Rui García de Villamayor, esto es, del caballero que asistió a la conquista de Baeza, trae estas otras armas: En campo de oro, un castillo de azur.

Estas mismas armas ostenta la casa de Carmona (Sevilla), como originaria del citado conquistador.


Otros de esa misma rama de Baeza y Carmona, traen: En campo de oro, un castillo de gules, aclarado de azur.

Así consta en el expediente de pruebas de nobleza del Caballero de Alcántara, anteriormente citado, Juan Barba de Bordás y Ledesma, natural de Carmona. Pero las armas que figuran en el arco del Alcázar de Baeza, son el castillo de azur en campo de oro.


La rama a la que perteneció el caballero Perillán Barba, que también hemos citado, y que fue otro de los conquistadores de Baeza, usaba: En campo de gules, tres fajas de plata.


Otros: En campo de azur, un hombre de su color, con una llave de oro, en la mano.


Los de la casa de Castrofuerte tienen: Escudo cuartelado en sotuer: 1º y 4º, en campo de azur, un caldero de oro, y 2º y 3º, en campo de oro, un castillo de azur.

Estas armas usan los Barva de Sevilla, según Ave de Gracia.


Algunos autores invierten los cuarteles de este escudo y ponen: 1º y 4º, en campo de oro, un castillo de azur, y 2º y 3º, en campo de azur, un caldero de oro.

Estas mismas traen los de Astudillo (Palencia) y los radicados en Espinosa de los Monteros (Burgos).


Otros, como Diego Hernández de Mendoza, alteran los esmaltes de esas mismas armas y pintan: 1º y 4º, en campo de azur, un castillo de oro, y 2º y 3º, en campo de oro, un caldero de sable.

Los radicados en Valencia y su rama en Madrid, según Vicente de Cadenas, traen las mismas armas.


Francisco Lozano dice que algunos Barba, de León, traen el escudo de la casa de Castrofuerte, pero colocando en los cuarteles 1º y 4º un león campante de oro, en campo de azur.


En el sepulcro de Pedro de Castro Aldao, en la Iglesia conventual de San Francisco, de Pontevedra, constan las siguientes armas para los Barba de Figueroa: En campo de oro, cinco hojas de higuera, de sable, en sotuer, atravesada la del centro por un puñal de plata.


Pedro Vitales dice que algunos Barba, que radicaron en Aragón, traían: En campo de oro, un brazo armado, de sable, que sostiene por la barba una cabeza de moro con turbante blanco y capacete o bonete de gules.


Los del Concejo de Tinco (Asturias), según Juan Francisco de Hita, usan: En campo de pules, un hombre con espada en la mano diestra, y en la siniestra la cabeza de un moro.

Añade el mismo autor que dichas armas fueron usadas igualmente por los apellidados Barbado.


Otros, según Ave Gracia: En campo de gules, una torre de plata, y un león a su puerta.


Los de Burgos, según Diego de Soto y Aguilar, usan: En campo de oro, un aspa de gules, acompañada en lo alto y en lo bajo, de una caldera de sable, y a uno y otro lado un castillo de gules.


Los Marqueses de Castrofuerte, Señores de Castrofalle, Alconchel y Fermoselle, usan: Escudo partido y medio cortado, con una cruz flordelisada, cantonada de cuatro estrellas en la partición diestra, y un árbol con un perro encadenado a su tronco y una torre con dos perros a su puerta, respectivamente en las particiones de la siniestra. Timbre: Una corona de Marqués.


Los Barba Figueroa usaban: Escudo partido: 1º, en campo de azur, una espada de plata, con la guarnición de oro, puesta en situación de banda, y 2º, en campo de oro, cinco hojas de higuera de sinople, puestas en sotuer.


La línea de Barba Marmolejo, tiene, según Hita, este escudo: "De azur, con dos bandas de sable y dos flores de lis de oro".


Los Barba Sarmiento usan: En campo de gules, un castillo de oro.

Muy semejante al escudo que Pedro Vitales indica para algunos Barba, sino que aumentado con otro cuartel, es el que figura en el "Nobiliario" de Fernán Sánchez Mexía, descrito así: "Una cara de hombre muy barbada, envuelta la barba en una mano, en campo azur; mas otro cuartel, que es una torre escacada de oro y gules; puertas, ventanas y troneras negras, y una orla con una cespenadura de plata y gules".

Otros Barba, según Juan Pérez de Vargas y Baños de Velasco, tienen: En campo de pules, una torre de plata, puesta sobre una peña, que está entre aguas de azur y plata. En la puerta de la torre asoma un león de púrpura; encima de la puerta una flor de lis de azur, y a cada lado del homenaje, posadas sobre una almena, un águila de sable.

Los de Portugal usan: En campo de plata, una cruz floreteada y vacía de sable, entre dos ramos de hiedra de sinople, reunidos en punta y en medio del jefe.