Salinas, Salines

Versión de impresión

Apellido, frecuente y repartido por España. Tuvo varias casas solares, sin relación de parentesco entre sí, pues procede del topónimo Salinas, nombre de poblaciones como la Villa de Salinas de Oro, del partido judicial de Estella, (Navarra), Salinas (Alicante), Salinas de Añana (Álava), Salinas de Pisuerga (Palencia), Salinas de Jaca (Huesca), Salinas de Léniz (Guipúzcoa), etc. En toponimia, la idea de –salina- implica la presencia de lagunas saladas que son aprovechadas para la extracción de sal.

Casas solares del apellido Salinas hubo en el País Vasco, Navarra, Aragón y Castilla, cuyas ramas se extendieron por España. Entre las de Navarra, País Vasco y Aragón las hubo muy nobles. De Aragón fue Guillermo Salinas, que pasó en el S. XIII a la conquista del reino moro de Valencia sirviendo al Rey Jaime I de Aragón, siendo heredado en Campanar (Valencia).

En Navarra, existieron casas solares en Abárzuza y en lugar de Ibiricú. La casa solar de Mondragón, ya en Guipúzcoa dio a don Plácido de Salinas, General de la Orden de San Benito en España y Abad del Monasterio de Montserrat, en el siglo XVI. De esta misma casa procedió don Ochoa Ibáñez de Salinas, Escribano Real en 1.384.

Otros Salinas castellanos, murcianos, extremeños y andaluces probaron su hidalguía ante las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada. En la de Granada lo hicieron, entre otros: Juan de Salinas, vecino de Las Cuevas de Cañatazor (Cuenca), en 1528; Rodrigo de Salinas Pineda, vecino de Sevilla, en 1608, y Carlos Salinas Moreno, vecino de Murcia, en 1773.

En Catalunya, donde el apellido se escribe Salines o Salinas, según el censo de hogares de 1553, Joan Salines vivía en Estamariu (Lleida); “en Salines” vivía en Los Tagels (Tarragona), y Joan y Antoni Salines vivían en Diern (Cardona).

El linaje Salinas probó repetidas veces su nobleza para ingresar sus miembros en las diversas Ordenes Militares, Santiago, Alcántara y Calatrava.

Jerónimo de Salinas fue uno de los conquistadores españoles en el Nuevo Mundo figurando como descubridor de la Nueva España con Cristóbal de Olid. Tomó parte, con Narváez, en las tomas de Jalisco, Zacatula, Panuco, México y Tiltepec.

Un caballero de este apellido dio nombre al municipio de Salinas, Estado de San Luis de Potosí, en México. Como nombre geográfico se encuentra ampliamente difundido no sólo en España sino en América.


Armas


En campo de azur, dos áncoras de oro puestas en faja.


Según Rietstap traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de sable, una cruz trebolada, de oro, y 2º y 3º, de azur, una flor de lis, de oro. Bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Otros traen: Escudo cuartelado; 1º y 4º, de gules, un castillo de oro; 2º y 3º de oro, una flor de lis de azur.


Otros: Escudo partido; 1º, de gules tres hoces de plata encabadas de oro, puestas en palo; 2º, de plata, cinco flores de lis de azur puestas en sotuer. Bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Los de Castilla, según Rietstap, tran: Escudo cortado: 1º, de oro, una torre donjonada, de plata, aclarada de gules, acostada de dos leones rampantes y afrontados, de gules, uno a cada lado y 2º, de sinople, en abismo un escusón, de azur, cargado de seis fajas ondeadas, de plata.


Otros traen: En campo de oro, un árbol de sinople con dos lobos de su color empinados a su tronco. En punta, dos jabalíes de sable, afrontados, comiendo las bellotas que han caído del árbol.


Otros de Aragón: Escudo cuartelado, 1º y 4º, en campo de azur, cinco hoces de plata y en punta, ondas de agua de azur y plata; 2º y 3º, en campo de gules, un castillo de plata con una caldera de sable colgada de una de sus almenas y acompañada de dos lobos afrontados, también de sable, que beben de ella estando en posición de salto.


Otros: En campo de azur, un castillo de oro, acostado de una escala también de oro que llega hasta las almenas.


Otros traen: En campo de oro, una encina, de sinople, y dos lobos de sable empinados al tronco. En el cantón siniestro del jefe, un águila volante de sable en actitud de posarse sobre la encina.


Otros: Escudo partido; 1º de oro, seis roeles puestos en palo, los cinco de abajo, de gules, y el alto de azur, en jefe, tres flores de lis, de plata puestas en faja, y 2º, en azur, un puente, de plata, superado de un castillo de oro.


Los de Zaragoza: En campo de oro, trece roeles de sable puestos en tres palos; 4, 5, y 4.


Los de Jaca traen: En campo de gules, un sol de oro; en punta una salina de plata y azur.


Radicado en Barcelona. En oro, un león rampante, de gules, linguado de lo mismo y coronado de oro.


Los de Portugal traen: De plata, un cabrío, de gules, acompañado de tres flores de lis, de gules.