Sagarra, Segarra

Versión de impresión

Este apellido tiene ramas arraigadas en diferentes zonas de España, y dada su diversidad, no parece probable que entre todas ellas exista vínculo de parentesco o sangre.

Escribe Piferrer en el Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España: A mediados del siglo IX, los bizarros vizcainos que defendian heróicamente sus montañas contra los ataques de los sarracenos, eligieron y aclamaron por jefe y señor a un poderoso y esforzado caballero llamado Fortun Lopez, por otro nombre Zuria, el cual puede considerarse como primer señor de Vizcaya. Un descendiente de Zuria llamado Juan Zuriena, capitan de 100 hombres, habiéndose agotado municiones en una cruda batalla que dio contra los infieles el rey Garci-Iñiguez de Aragón en las orillas de un río, inventó un instrumento a modo de ballesta, con el cual los soldados arrojaban los guijarros con tal acierto y tanta violencia, que desconcertando al enemigo, le pusieron en vergonzosa fuga. En memoria de este hecho tomó Zuriena el nombre de Segarra, palabra vascongada que significa guijarro, y fue el primitivo tronco de los de este ilustre linaje, los cuales se han extendido en casi toda España. Una de sus lineas tiene casa solar en Galicia.

En Cataluña el apellido procede del topónimo Segarra, nombre de una comarca de la provincia de Lleida, cuyo étimo, según Coromines, es probablemente vasco-ibérico, relacionado con la voz vasca –sagar-, “manzana, manzano”. Desde antiguo lo encontramos escrito Segarra o Sagarra.

Es apellido que goza de amplia difusión en toda la zona lingüística catalana, pero que se registra sobre todo en las provincias de Castellón, Barcelona y Valencia. Familias de este apellido se hallaron en la conquista y posterior repoblación de Valencia, junto a Jaime I de Aragón. De hecho, uno de los apellidos más frecuentes en tierras valencianas entre los siglos XIII y XV fue el de Segarra o Sagarra, con casas en Sant Mateu (1237), Catí (1240), Montcada (1247), Xátiva (1248), Albaida (1248), Alcoi (1263), Cocentaina (1290), etc.

En Catalunya era también apellido frecuente en los censos de hogares de 1497 y 1553, mientras que en el de 1358 se registraron diecisiete casas de Sagarra (Montornés, Vallfogona, Olmells, Verdú, Vinaixa, Roda, Alguaire, etc.) y tres de Segarra (Bellmont, Mas d´en Bondia y Montornés).

Según se recoge en el "Diccionario de Heráldica Aragonesa", pasó este apellido de Cataluña a tierras aragonesas, donde se le documenta desde la Baja Edad Media. A este linaje perteneció Don Martín de Sagarra, el cual fue Justicia de Aragón.

En el “Nobiliari del Reial Cos de la Noblesa de Catalunya” se hace mención de muchos caballeros de este apellido, entre ellos de Francesc de Segarra, Caballero del Principado de Catalunya, asistente a las Cortes catalanas de 1626, y de Joan Segarra i Colom, Sr. de Peraltes y de la quadra de Doldellops, Ciudadano Honrado de Barcelona, Caballero, asistente a las Cortes catalanas de 1705.


Armas


Las primitivas del linaje Segarra, en Vizcaya: De oro, tres bandas, de azur.


Los Sagarra originarios de Cataluña y documentados en Aragón desde la Baja Edad Media, usaron: En campo de sinople, tres bandas de oro.


Los Sagarra de Barcelona: En campo de sinople, un libro abierto, las cubiertas de oro, una espada de plata, con la guarnición alta, que pende por medio del libro, y éste cantonado de cuatro flores de lis de plata.


Los de la ciudad de Vic: Cuartelado: 1º y 4º, de gules, con un ave, de oro, 2º y 3º, de azur, con una estrella, de oro.


Otros Sagarra: En oro, una lis, de azur, cargada de una faja, de gules.


Otros Sagarra: Cortado: 1º, en plata, una cruz floreteada, de gules, y 2º, en oro, una torre de piedra sobre ondas de agua de azur y plata y dos osos de sable empinados a la torre uno a cada lado.


Otros Segarra: En oro, tres bandas de azur. Bordura de gules.


Otros Segarra: En plata, un león rampante, de gules.


Los de Tortosa: Cuartelado: 1º y 4º, de …, una flor de lis de gules; 2º y 3º, de …, una rosa botonada de oro. Escudo del canónigo Miquel Segarra, fallecido el 10 de diciembre de 1428. Lápida en el claustro de la catedral de Tortosa. S. XV.