Robí, Rubí

Versión de impresión

De principios del siglo XIII arrancan noticias ciertas y repetidamente comprobadas que de este noble apellido catalán se tienen. Es lo más probable que sea originario del lugar de Rubí, cuyo nombre tomara, y que pertenece al partido judicial de Terrassa y provincia de Barcelona.

Se extendió por Cataluña y pasó a Valencia, Mallorca, Aragón y otras regiones de España.

Una de las más antiguas casas solares radicó en la villa de Puigcerdá. De la provincia de Gerona. Otra tuvo en Barcelona.

Otros Rubí catalanas fueron creados marqueses de Rubí.

Una de las ramas derivadas de la casa de la villa de Puigcerdá residió en la ciudad de Gerona y de esa rama fue Pedro Rubí, natural de Gerona y vecino de Valencia. Lo cita mossen Jaime Febrer, diciendo: Fue muy querido por el rey D. Pedro (Pedro III de Aragón), que conocía su desinterés, sin tener nada propio, pues sus haberes los repartía entre los soldados. Era natural de Gerona y habitaba en Valencia. Poseía a Serratella y Ferrig, añadiendo la benignidad del Rey en pago de sus servicios y pericia en el arte de la guerra, de que tenía mucha experiencia, parte de las tierras del término de Canet. Dejó descendientes en Valencia.

Pere Rubí era vecino de Almussafes en 1237-1239, Bernat de Rubí era vecino de Peñíscola en 1248-1251, Berenguer Rubí era vecino de València en 1354-1373, Miquel Rubí, sastre, originario del Vallès Occidental, era vecino de Alzira en 1399.

También tiene mucha antigüedad la que esta familia fundó en Mallorca, en la villa de Lluchmayor, del partido judicial de Palma, y que era conocida y principal en los comienzos del siglo XIV, posteriormente se diseminó por otros pueblos.

Gerónimo Rubí, con otros caballeros mallorquines, se halló presente en 9 de enero de 1332, a la confirmación de los privilegios y fueros de este reino, otorgada en esta ciudad por el rey D. Jaime III.

Mateo y Vicente Rubí, en 1456 fueron insignes bienhechores del Hospital general de la ciudad de Mallorca, contribuyendo con cuantiosas sumas a la fábrica del edificio en donde se trasladó, cuando la reducción de todos los hospitales a uno.

Jorge Rubí, fue jurado de la ciudad y reino de Mallorca en el año 1542, y Juan Bautista Rubí, lo fue en los de 1687 y 1694.

El P. Bartolomé Rubí franciscano, varón eminente en letras y virtud, desempeñó todos los empleos de su religión, hasta llegar a provincial. Escribió doctamente y murió el 11 de julio de 1779.

Probó su nobleza en la Orden de Santiago en 1683.


Armas


En campo de oro, un águila de sable, con el pecho cargado de un escudete de plata, con un león rampante, de gules.

Así están esculpidas en la capilla de la familia Rubí en la iglesia de San Odón y San Marçal de Puigcerdá.

Estas mismas armas utilizaron los Rubí de Barcelona.


El caballero Pedro Rubí, natural de Gerona y vecino de Valencia, citado por mossen Jaime Febrer, traía: Es campo de azur, un anillo de oro, y engarzado en él un rubí.


Los Rubí de Mallorca: Escudo cortado: 1º, de plata, con un sol de gules con los rayos de oro, y 2º, de oro, y en punta ondas de azur y plata, sobre el todo una banda de gules cargada de tres estrellas de plata.


Otros de Cataluña: De oro, un águila de sable, con las alas extendidas y bajas, picada, membrada y uñada de oro, cargada de un escudete de plata, con un león rampante de gules.


Otros, según Segarra, traen: De plata, un león de gules, que sostiene una flor de lis de gules en su mano derecha.


Otros de Cataluña: De azur, tres cuadros de gules con marcos de oro puestos en triángulo.


Otros, según Cadenas: En sinople, dos torres, de oro, puestas en faja.