Quiñones

Versión de impresión

Apellido de origen toponímico, relativamente frecuente y con sus principales asientos en la Comunidad de Madrid y en las provincias de Cádiz, Barcelona, León, Pontevedra, Sevilla, Málaga y Ciudad Real.

Procede del topónimo Quiñones, nombre de una población en la provincia de Lugo, cuyo étimo está en relación con la voz luso-gallega de origen prerromano –quiroga- o –queiroga-, “nombre de una planta ericácea”.

Familias de este apellido pasaron a Castilla, Extremadura, La Mancha y Andalucía en tiempos de la Reconquista. Fernán Núñez de Quiñones tuvo la dignidad de Conde y fue Alférez del Rey Alfonso VIII.

Enlazó con los Vigil, formando el apellido Vigil de Quiñones.

Probaron su Hidalguía, en repetidas ocasiones, en la Real Chancillería de Valladolid, entre ellos: Antonio de Quiñones, vecino de León, en 1559; Juan de Quiñones, vecino de Mayorga (Valladolid), en 1593, y Suero de Quiñones, vecino de Toro (Zamora), en 1556.

Probaron su Hidalguía en la Real Chancillería de Granada, entre otros: Diego de Quiñones, de Cuenca, en 1530; Francisco de Quiñones, de Ávila, en 1530, y Francisco Quiñones Osorio, de Alburquerque (Badajoz), en 1724.

Probó su nobleza en la Real Audiencia de Oviedo (1758).

Los Quiñones probaron repetidamente su nobleza para ingresar en las Órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Carlos III y San Juan de Jerusalén.

Don Álvaro Pérez de Quiñones y Lorenzana, gobernador y capitán general de Guatemala, fue creado Marqués de Lorenzana en 24 de junio de 1642. Don Fernando Quiñones de León fue creado Marqués de Alcedo en 17 de marzo de 1891. Don Cayo Quiñones de León fue autorizado, en 17 de abril de 1857, para usar en España el título extranjero de Marqués de San Carlos.


Armas


Las antiguas y puras del linaje: Jaquelado de quince piezas, ocho de gules y siete con veros de azur y plata. Así las traían los Condes de Luna y otras importantes ramas leonesas y asturianas, y muchas de las líneas dimanadas de ellas.


Algunos heraldistas introducen en las armas anteriores la variante de pintar de oro los ocho jaqueles de gules.


Según otros, también usaron los de este apellido: Escudo verado de azur y plata.


Y este otro: Escudo partido. 1º, verado de azur y plata, y 2º, jaquelado de quince piezas, siete de gules y ocho de oro. No faltan tratadistas que al describir este y los anteriores escudos lo hacen en forma impropia que se presta a confusiones.


Otros: En gules, un castillo de piedra, aclarado de gules; bordura jaquelada de ocho piezas: cuatro de gules, con un castillo de oro, y cuatro de oro, con un león de gules.


Otros: Escudo cuartelado: 1º y 4º, verado de azur y plata, y 2º y 3º, de gules, con un castillo de piedra.


Los Quiñones de León: En campo de oro, un roble arrancado, de sinople, con las raíces de sable.


Los Quiñones de la Torre: En campo de oro, un árbol de sinople y una saeta atravesada al tronco.


Los Vigil de Quiñones: Cuartelado, 1º y 4º: En gules, un castillo de piedra (Vigil), y 2º y 3º: Quince veros, en tres órdenes, la mitad de sinople y la otra mitad de oro. (Quiñones).

Lema: “Quien no procura subir, vive para no vivir”.