Soria

Versión de impresión

Apellido de origen toponímico, bastante frecuente y repartido por toda España como consecuencia de la intensa actividad repobladora que los naturales de Soria realizaron durante la época de la Reconquista. Procede del nombre de Soria, histórica ciudad castellana y capital de la provincia del mismo nombre. Soria era llamada Oria u Uria por los celtíberos, siendo su significado desconocido. Sostienen algunos cronistas que los más antiguos de este apellido proceden de Fortún López, que reconquistó la ciudad de Soria del poder de los moros. Y algunos añaden que como la encontraron desierta y arruinada, fue encomendado por el Rey de Aragón Alfonso I para que le reedificara y poblase, obteniendo el privilegio de tomar por apellido, para sí y sus descendientes, el nombre de la ciudad.

Sus ramas pasaron a Navarra, Extremadura, Valencia, Aragón, ambas Castillas, Andalucía y América.

Una de ellas moró y fundó casa solar en el lugar de Esteras, de tierra de Soria. Así consta en una ejecutoria familiar del año 1565, pero no puntualiza cuál fue ese lugar de los dos que existen en aquella provincia; uno llamado Esteras de Medina, del partido judicial de Medinaceli, y otro Esteras de Lubia, del partido judicial de Ágreda. Según esa misma ejecutoria, de dicha casa procedió Bautista de Soria, que pasó a Navarra, se avecindó en Pamplona y solicitó y obtuvo de aquellos Tribunales confirmación de su nobleza por ser "originario y descendiente de la casa solar del Cavallero sita en el lugar de Esteras, tierra de Soria en Castilla, y que por esa razón le correspondía gozar de los honores de aquélla, lo que se mandó así".

A otra línea de este apellido, establecida en Navarra, perteneció Lope de Soria, Conservador del Estado de Milán y Embajador en Venecia del Emperador Carlos V, quien le concedió el águila exployada para su escudo.

En la Rioja ya radicaban miembros de este linaje en mediados del siglo XV. Los Soria que pasaron a Extremadura hicieron su asiento en la ciudad de Trujillo (Cáceres). Descendiente legítimo del solar de este linaje en la ciudad de Soria fue el progenitor de la rama que residió en la ciudad andaluza de Moguer (Huelva). De la que se derivó la establecida después en la ciudad de La Laguna (Tenerife).

Entre los repobladores de Valencia los hubo apellidados Soria, con casas en Cocentaina (1269), su dueño Gomiz de Soria; Oriola (1300-1314), su dueño G. de Soria; Onda (1310-1322), su dueño Aznar de Soria; Valencia (1354-1373), su dueño Domingo de Soria; Gandía (1373), su dueño Guillem de Soria, saig (originario del Bages); Catí (1396), su dueño Martí Soria (originario del Bages); Forcall (1396), su dueño Antoni de Soria; Portell (1396), su dueño Domingo Soria; Morvedre (1421), su dueño Johan de Soria (originario del Bages).

En Aragón, según consta en el censo de hogares de 1495, eran veintiséis las casas de familias Soria, radicadas sobre todo en las merindades de Zaragoza, Calatayud, Montalbán, Tarazona y Daroca.

Este apellido probó su hidalguía y nobleza de sangre: Alonso de Soria, en 1608; Francisco de Soria, en 1679; Ana, Antonia y Manuel de Soria, en 1791 fueron admitidos en el Estado Noble de la villa de Madrid. Francisco de Soria y Moya y Leonardo de Soria Camargo ingresaron en la Orden de Calatrava. Francisco de Soria y Soria, perteneció a la Real Orden de Carlos III.

El rey D. Felipe V otorgó el Marquesado de Villahermosa de Alfaro a Jerónimo de Soria y Velázquez, Oidor Decano de la Audiencia de México.


Armas


Las primitivas del linaje, o sea las que, en opinión de algunos heraldistas, concedió el Rey D. Alfonso I de Aragón al citado caudillo Fortún López que reconquistó y pobló la ciudad de Soria: En campo de gules, un puente de plata puesto sobre ondas de azur y plata y sumado, en su centro, de una torre de plata. En el jefe, una corona de oro.


Otros consideran como las primitivas y propias de una rama que se apellidó Sánchez de Soria, descendiente directa del repetido Fortún Sánchez: Escudo partido: 1º, de oro, con tres fajas de gules, y 2º, de sinople, con un castillo, de oro, aclarado de azur. Testimonios tan opuestos nos dejan sin saber cuál de los dos blasones anteriormente descritos fue el primitivo de los Soria.


Unos Soria, con casas en Cariñena, Longares, Codos y La Almunia de Doña Godina, según Bizén d´O Río, llevaron: En campo de azur, un sol de oro de dieciocho rayos.


Otros Soria, con casa en Zaragoza: En oro tres peras de sinople puestas en triángulo. Jefe de oro, con una cruz de gules que lo atraviesa y llena. Bordura de plata con ocho armiños de sable.


Originario de Soria y extendido a Madrid: En gules, un cabrío, de oro, acompañado de tres lises, de plata.


Otros: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en gules, un castillo, de oro, 2º y 3º, en azur, una flor de lis, de plata.


Otros: Escudo partido: 1º, en oro, un águila exployada de sable, 2º, en azur, una faja de plata, acompañada de dos flores de lis de oro en lo alto y de dos lazos en lo bajo, también de plata.


Otros: En oro, dos lobos escorchados.


Otros: En campo de oro, un león rampante, de gules. Bordura de gules con ocho aspas, de oro.


Otros: En azur, una barra de oro en forma de N engolada en cabezas de dragones del mismo metal y acompañada de cuatro estrellas, también de oro, una en cada espacio que la barra deja en el campo.


Otros:”El escudo es una cruz y una banda Real con tres aspas a la parte de arriba y dos abajo” (sic).