Herráinz, Herráiz, Herrán, Herranz

Versión de impresión

Estos apellidos son variantes de uno mismo y es un antiguo linaje que el tratadista Francisco Lozano considera originario de Francia, añadiendo que en tiempos del Rey de Castilla D. Alfonso X "el Sabio", llegaron de Francia cincuenta caballeros apellidados Herrán, los cuales concertaron auxiliar al citado Monarca en la conquista de Jerez de la frontera, pero sin que ninguno de ellos ejecutara órdenes de jefe alguno que no saliera de su seno, por lo que sometieron a la suerte cuál de los cincuenta había de ser el Capitán que los mandara. Para esto utilizaron los dados, recayendo el mando en Martín Herrán que, en opinión de Lozano, llevaba sangre de los Príncipes de Beaudemón. Ese Martín se señaló tanto en aquella jornada, que D. Alfonso X "el Sabio" le hizo muchas mercedes, entre otras, la de añadir a su escudo de armas un cuartel con la cruz de Calatrava entre cuatro estrellas.

El cronista José Alfonso de Guerra difiere del origen que Lozano atribuye al linaje que nos ocupa, y dice que los primeros en llevar el apellido Herráiz fueron unos caballeros que ayudaron a don Alfonso XI en la batalla del Salado, y que descendientes de ellos se establecieron en Navarra, donde fundaron casa-palacio de notorios infanzones.

Prescindiendo de estos orígenes, que no deben tener, en todo caso, otro fundamento que el de la leyenda, es más cierto que el linaje Herrán (y sus variantes de Herranz, Herráiz y Herráinz) procede de la villa de Herrán (cuyo nombre tomó por apellido), del Ayuntamiento de Valle de Tobalina, en el partido judicial de Villarcayo (Burgos), extendiéndose luego por Cantabria, Vizcaya, León, Soria, Logroño, Madrid y otras.

En Cantabria crearon los de este linaje casas en la villa de Tudanca, del partido judicial de Cabuérniga; en el lugar de Lombraña, del Concejo de Poblaciones, en el mismo partido judicial, y en el de Bárcena de Cudón, del Concejo de Miengo, en el partido judicial de Torrelavega.

En la ciudad de Orduña, en Vizcaya, hubo también solar y casa armera de la Herrán, y, según Labayru, procedieron del Valle de Mena, que es precisamente donde está el lugar de Herrán, del citado partido judicial de Villarcayo. También hay en Vizcaya un barrio llamado Herrán, que pertenece al Ayuntamiento de Carranza, en el partido judicial de Valmaseda, y cuyo nombre debe estar relacionado con el del linaje.

Otras casas de Herrán hubo en la villa de Almazán, del partido judicial de su nombre, en la provincia de Soria, y en la villa de Loeches, que pertenece al partido judicial de Alca­lá de Henares (Madríd).

También radicó una familia apellidada Herráiz en la villa de Canalejas, del partido judicial de Sahagún, en la provincia de León. Otra apellidada Herráinz, y de notoria hidalguía igualmente, tuvo casa en la villa de Ventrosa de la Sierra, en La Rioja.

Pasó también el linaje a Andalucía y hubo línea de Herrán en Almería.

Juan Francisco de la Herrán y Criales, natural de Madrid, del Consejo de S. M., Alcalde de su Casa y Corte, electo Consejero de Ordenes y del hábito de Santiago, que vistió el 31 de Mayo de 1702.

Mariano Herrán y Abaunza, natural de Madrid, y Caballero de la Orden de Carlos III, en la que ingresó el 24 de Diciembre de 1783.

Juan Herráiz de la Fuente, natural de Canalejas, Ministro titular del Santo Oficio y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 27 de Agosto de 1692.

Juan Herráinz Gil, natural de Ventrosa de la Sierra, en La Rioja.

Consta su nobleza en los padrones de la repetida villa de Ventrosa, en los que aparece empadronado como hijodalgo en 1695, 1701, 1709, 1719 y 1729.

Gabriel Herráinz Sainz, bautizado en Ventrosa el 9 de Marzo de 1678 y empadronado como hijodalgo en 1715 y 1719. Fue Procurador Sindico General en 1690 y Fiel de Alcabalas en 1700.

Manuel Herráinz y Sainz Clemente, bautizado en Ventrosa el 25 de Marzo de 1711, también inscrito como hijodalgo en 1744, 1761, 1768, 1769 y 1770.

Alonso de Herrán fue de los conquistadores de Fiñana, villa del partido judicial de Gérgal (Almería), y Álvaro de Herrán, Regidor perpetuo de Baza, y padre de Antonio de Herrán, Capitán de la milicia de Purchena, y de Rodrigo de Herrán, que estuvo cautivo en Melilla. Llevado en prisión a Constantinopla, se sublevó en las galeras turcas. Le cortaron las orejas, pero pudo huir a nado y refugiarse en Nápoles.  


Armas


Las que parecen con mayor antigüedad son las que Francisco Lozano dice que traía el caballero Martín Herrán o Herrant, citado al comienzo de esta información, y que ayudó con otros cuarenta y nueve guerreros a D. Alfonso X "el Sabio" en la conquista de Jerez de la Frontera. Dichas armas se organizan así: Escudo partido: 1º, de azur, con un trozo de muro almenado de su color, surmontado de una flor de lis de oro y puesto en un prado de sinople, en el que aparecen unos cardos del mismo color, y 2º, de gules, con una cruz de Calatrava, de oro, cantonada de cuatro estrellas de plata. Bordura general de este metal, con ocho armiños de sable. Las armas contenidas en el primer cuartel de ese escudo son las que usaba el repetido Martín Herrán, y las contenidas en el segundo cuartel, las que concedió D. Alfonso X "el Sabio" en premio a los servicios que le prestó en la conquista de Jerez de la Frontera.


Los Herrán, de Vizcaya, que procedían del valle de Mena (Burgos): Escudo cuartelado: 1º, y 4º, de oro, con tres herraduras de azur, puestas en triángulo, y 2º, y 3º, de gules, con cuatro fajas de oro, que algunos autores llaman jaqueles.


Iguales armas usaron algunos de los apellidados "Herráiz", acrecentadas, en escudo partido, con un segundo cuartel de gules con una faja de plata acompañada de dos calderas barradas de oro y sable y gringoladas de sinople, puestas una en lo alto y otra en lo bajo. Bordura general de gules, con ocho sotueres de oro. Estas armas tenían en el timbre el siguiente lema: "Los Herráiz de Herrán por su Dios y por su Rey morirán y vencerán". Lema que comprueba que los Herraiz procedieron de la casa de Herrán de la villa burgalesa de Herrán, en el partido judicial de Villarcayo.


Los Herrán de las montañas de León: Escudo terciado o mantelado: 1º, de gules, con tres panelas de plata puestas en triángulo; 2º, de oro, con tres flores de lis de azur puestas también en triángulo, y 3º, de plata, con un león rampante de su color.

Lema: "Los Herráiz de Herrán- por su Dios y por su Rey morirán y vencerán".

Lema que nuevamente comprueba que los Herráiz procedieron de la casa de Herrán de la villa burgalesa de Herrán, en el partido judicial de Villarcayo.


Los Herrán, de Almería: Escudo cuartelado: 1º, y 4º, de oro, con una caldera de sable, y 2º, y 3º, de gules, con una torre de oro.


Las armas descritas por Vicente de Cadenas y Vicent para los Herrán y Herranz: En campo de oro, una torre de gules, aclarada del campo y surmontada de un águila exployada y coronada, de sable.


Otros Herrán: En campo de gules, un delfín nadante de oro.


Otros Herranz: En campo de azur, un báculo de plata, surmontado a la diestra de una mitra de oro.


Algunos Herráiz, de Castilla: En campo de gules, una cruz de oro, cargada de cinco fusos de azur.


La casa de Herráinz, de la villa de Ventrosa de la Sierra, en La Rioja: En campo de plata, un roble de sinople, y atravesado al tronco, un león de su color.


Otros Herráinz: En campo de azur, una cruz de oro, cargada de cinco merletas de sable.


Otros Herráinz, según Cadenas, originarios de Galicia y radicados en Oviedo y Santander, traen: En campo de oro, cinco merletas, de sable, puestas en aspa.


Otros Herrán, según Cadenas, originarios de Nates: En sinople, nueve castillos, de plata, puestos en tres palos de a tres.


Otros Herrán, según Cadenas, originarios de las montañas de Santander y radicados en Santander, Burgos y Bilbao, traen: En campo de plata, dos ballestas, de azur, puestas en palo. Bordura de gules con ocho calderas, de oro.


Otros Herránz, según Cadenas, radicados en Villaverde: En gules, diez armiños, de oro, puestos en tres fajas de a tres y uno.


Otros Herránz, según Cadenas, originarios de Castilla y radicados en Madrid en Madrid y Huesca: En campo de sinople, dos lobos, de oro, puestos uno encima del otro.