Alamán, Alamany, Alamín, Alemán, Alemani, Alemany, Alemañ

Versión de impresión

El origen de este linaje alcanza tiempos muy remotos. Antiguas crónicas de Cataluña, a las que Pedro Tomich sigue en la suya, refieren que en tiempos del Príncipe franco Carlos Martel, la tiene en su nombre el Gobierno de Guiana, o el de Aquitania, el caudillo Oger Golant, Señor de un castillo denominado Catalón, por lo que le llamaron Otger de Catalón. Este caudillo, ayudado de nueve insignes Capitanes, decidió en 733, la empresa de pasar a Cataluña a pelear contra los moros, y para llevar a cabo sus propósitos atravesó con un ejército de veinticinco mil hombres los valles de Arán y Aneo. En breves días ganaron la Ceretania y continuaron el camino hacia Gerona, poniendo cerco a la villa de Ampurias, punto muy principal de las concentraciones enemigas. Murió en 735, hallándose sobre esta plata el referido Oger de Catalón, y entonces fue elegido por General de aquel ejército Dapiser de Moncada, que era uno de los nueve Capitanes aludidos.

La denodada resistencia de los moros y los grandes refuerzos que acudieron en su auxilio, fue causa de que los sitiadores levantasen el cerco y se recogieran en las montañas, en las que hicieron fuertes hasta la llegada de Carlomagno por los años de 778.

Añaden estas crónicas que cuando llegó Carlomagno al Principado de Cataluña, que acabó de ganar en aquel tiempo su hijo Luis, ordenó que se estableciesen nueve condados, señalando a cada uno sus límites e instituyendo entonces las nueve baronías que se dieron a los nueve Capitanes que pasaron a Cataluña con Oger Catalón y que fueron los que citan diversas historias con los nombres de Capiser de Moncada, Galcerán de Pinós, Hugo de Mataplana, Galcerán de Cervera, Galcerán de Cervelló, Grao de Alamán o Alemany, Bernardo de Anglesola, Gisberto de Ribelles y Bernardo Roger de Eril.

Todos estos caballeros tenían, sin embargo, que llamarse de otra manera antes de quedar establecidos en Cataluña, pues eran gentes de tierras extrañas, algunos oriundos de Alemania, y los apellidos con que se les cita en esas historias son en su mayoría catalanes, y debieron tomarlos de los nombres de los castillos y baronías que después les fueron concedidos.

Las crónicas a las que venimos haciendo referencia, y que mas tarde han seguido muchos autores, manifiestan también que dichos Capitanes fueron los progenitores de ilustres y antiguas casas de Cataluña, procediendo la apellidada Alamán, Alemán o Alemany, del referido Barón Grao de Alamán. Es éste, pues, y en los hechos relatados, encuentran muchos genealogistas el origen del linaje que nos ocupa; pero antes de aceptarlo como cierto, conviene ponerle algunas apostillas que consideramos oportunas.

En primer lugar, nada de lo escrito en esas crónicas dicen otros autores, salvo el Obispo Turpín, que en su fabulosa historia hace mención de Aigolant (refiriéndose a Oger Golant), pero afirmando que era Rey de los moros y que Carlomagno vino a luchar contra él en España con un ejército de veinticuatro mil de a caballo, sin la gente de a pie. Mas sabido es lo dado que fuese ese Obispo a escribir o ya cosas inverosímiles, sino increíbles.

No faltan, por añadidura, historiadores catalanes de gran autoridad y con mucha noticia de las cosas antiguas, entre ellos Jerónimo Paulo, natural de Barcelona, que procuraron derribar todos los fundamentos de la historia de Tomich en la parte relativa a la entrada y origen de aquellos nueve Barones en Cataluña, dándolo todo por ficción y burla.

Si agregamos a esto que la moderna crítica histórica, desde los tiempos del Padre Masdeu, niega esas entradas de Carlomagno en España, resultará que no es prudente acoger sin reserva toda la relación apuntada sobre el origen del linaje Alemán, aun cuando en ella pueda haber algún extremo acertado.

Acudamos pues, a otra de las versiones que tratan de explicar ese origen.

Algunos puntos de contacto con la anterior tiene la que confirma que el linaje Alemán procede de la imperial estirpe de los Condes de Astolberg, Príncipes soberanos de Alemania; pues dice que el caballero Querart, Conde de Astolberg, casado con Clotilda, de la Sangre Real de la casa de Baviera, tuvo por segundogénito a Querart Rachmont, que casó con Claramunda, de la Real estirpe de los antiguos Reyes de Francia, y que fue uno de los nueve héroes que en los años de 735 emprendieron la conquista de Cataluña.

Añade que ese Querart Rachmont (a quien el Conde de Cervellón y Barón de Oropesa, en la genealogía que sobre la casa de su primer título mandó imprimir en 1663, le da la filiación de Alamán), ganó en el año 800 el castillo de Cervellón; que en él erigió su casa solar; que Carlomagno le dio el título de Barón, y que fue en España primero del árbol de los linajes de Alemán y Cervellón, porque a su filiación de Alamán unió la de Cervellón, tomándola del nombre del citado castillo y comenzando entonces a llamarse Guerao Alamán de Cervellón.

A esta nueva versión, como se ve, se le pueden aplicar casi los reparos que a la primera, y ante ello, preciso es acogerse a la tercera y última que, coincidiendo con las otras en algo, explica el origen del linaje Alemán diciendo que procede de dos caballeros oriundos de Alemania, que pasaron de Francia a Cataluña para pelear contra los moros y allí quedaron establecidos. Añade que uno de ellos fue el citado Guerao Alamán de Cervellón, que en el año 800 adquirió el dominio del castillo y baronía de Cervellón, tomando también este nombre por apellido, y siendo el progenitor de esta casa, y que el otro era el también referido Guerao (según otros autores se llamaba Pablo) de Alemán o Alemany, fundador de otra rama de Alemán, que mas tarde se unió con la del primero.

Guerao Alamán de Cervellón, que adquirió el dominio y baronía de Cervellón en el año 800, fue el primero de una rama de Alemán, y el progenitor a la vez del linaje de Cervellón, por haber tomado también por apellido el nombre de dicho apellido, le sucedió Ramón Alamán de Cervellón, le sucedió Guerao Ramón de Cervellón, le sucedió Ramón Alemán de Cervellón, que sirvió en las guerras católicas al Conde de Barcelona, Wifredo el Veloso, contrajo matrimonio con Adalanda, dejó por sucesor a Guerao Alamán de Cervellón, que casó con Brunifenda, le sucedió en la casa Asulfo de Cervellón, contrajo matrimonio con Druda, tuvieron por hijo a Asulfo de Cervellón, casó con Ricaldis o Riqueldis, tuvieron dos hijos llamados: Sendreo, que sigue la línea y Hugo de Asulfo o de Cervellón. Sendreo, fue Señor del castillo de Cervellón, y en él recayeron también las baronías de Montegut, Querol y Piñana, casó con Ermengarda y tuvieron dos hijos: Ennnego o Bonifilio, que sigue la línea, y Bernardo Sendreli. Ennego, se llamaba unos veces Ennego y otras Bonifilio, casó con Ega y tuvieron una hija que se llamó Elliardis, que heredó el palacio de Cervellón y la hacienda de sus padres, se procuró, para que este solar no pasase a otra, que se casase con Hugo de Asulfo o de Cervellón, hermano de su abuelo; este Hugo y su consorte Elliardis tuvieron muchos hijos, entre ellos los siguientes: Alamán de Hugo de Cervellón, que sigue la línea, Bonifilio, Gariberto y Ugberto. Alamán de Hugo de Cervellón, sucedió en la casa y contrajo matrimonio con Sicardis, tuvieron muchos hijos entre ellos: Gerardu Alamani, que sigue la línea, Sendredo Alemani y Bonifilio Alamani. Gerardu Alamani (que quiere decir Guerao, hijo de Alamán; así como Alamán, su padre, se decía Alamán de Hugo, por haber sido hijo de Hugo de Cervellón), prestó sacramento de homenaje a Ramón, Conde de Barcelona, y casó con Ermengarda, en la que procreó a Guerao de Alamán, que contrajo matrimonio con Poncia, hija del Conde de Barcelona, Ramón Berenguer, naciendo de esta unión Guerao de Alamán, que sigue la línea, y Pedro que fue eclesiástico y Arcediano. Guerao de Alamán, prestó sacramento de fidelidad a Raimundo, Conde de Barcelona, casó con Arsendis y tuvieron a: Guerao Alamán, que continuará la sucesión directa de los Cervellón, Guillen de Cervellón, que sigue la línea y Bernardo de Cervellón. Guillen de Cervellón, casó con la heredera y única hija de Pedro Alemán, de este matrimonio fueron entre otros: Pedro Alamán que sigue la línea y Guillen Alamán. Pedro Alamán casó con Blanca, y de este matrimonio nació Guillen Alamán, que tuvo dilatada varonil sucesión.

La familia Alemán o Alemany de Mallorca procede de la de Cataluña, y aparece allí establecida desde tiempos muy antiguos. Jerónimo Zurita dice que uno de los caballeros que por los años de 1114 acompañaron al Conde de Barcelona, Ramón Berenguer III, en la conquista de la isla de Mallorca que estaba en poder de los moros, fue Guerao de Alamán, a quien hace figurar entre los que mas se distinguieron en aquella empresa. No especifica Zurita cual de los varios Guerao de Alamán fue ese; pero debió ser el Guerao de Alamán, quinto del nombre de la rama de los Alamán de Cervellón, hijo primogénito de Guerao Alamán, cuarto del nombre, y hermano del Guillén de Cervellón, que contrajo matrimonio con la hija única y heredera de Pedro de Alamán. Ahora bien, cuando los Alemán o Alemany quedaron establecidos en Mallorca, dando motivo a la familia que radicó en Mallorca, no debió ser a raíz de dicha conquista de Ramon Berenguer III, sino en la otra que el año de 1230 realizó el Rey de Aragón don Jaime I, pues a este monarca le acompañaron en su empresa varios caballeros del linaje Alemán, que fueron los progenitores de las ramas que en Mallorca se formaron. Pasaron a la conquista de Mallorca, caballeros Alamán de la rama de los Cervellón, también se sabe que acompañaron a es Rey otros caballeros Alamán de la otra rama de Grao o Pedro Alemán o Alemany, pues está comprobado que Pedro Alamán o Alemany, que casó con Blanca y que era hijo de Guillén de Cervellón y de su mujer, la hija y heredera de Pedro Alamán, descendiente del citado Grao, se halló en la conquista de Mallorca con la gente de Gascón de Bearne, y fue heredado con una alquería. Su pariente Fernando de Alemany fue también conquistador de Mallorca, y obtuvo del Conde Nuno Sánchez una donación de un campo de la alquería Rossenxit, en el término de Felanitx. Pedro de Alemany, que firmó en calidad de testigo el privilegio de caballero que en el año 1279 concedió el Rey don Jaime II a Pedro, hijo de Ponce Vich.

Muchos de los caballeros catalanes del linaje Alemán sirvieron, como se desprende de algunos de los datos que quedan expuestos, a los Reyes de Aragón y sus nombres van unidos en la Historia a los hechos mas salientes que realizaron don Jaime I el Conquistador, don Pedro III, don Jaime II, don Alfonso IV, don Pedro IV, don Juan y don Martín. Estos caballeros, y sus sucesores, crearon en Aragón ramas y casas muy principales, cuyos miembros gozaron siempre de los honores y preeminencias que les correspondía por su noble y elevada alcurnia.

Ramón Alamán, Guerao Alamán, Guillén Alamán, Ferrer Alamán, Pedro Alamán, Bernardo Alamán y tros, florecieron notablemente en Aragón durante los reinados de los Monarcas aludidos.

De Cataluña y Aragón pasó el linaje a Valencia. Mosén Jaime Febrer cita en su Trovas: "Cuando Calos Martel hizo general de toda Gascuña a Otger Kataló, tudesco de nación, se fundaron nueve baronías en el Principado de Cataluña; y entre ellas la mas opulenta, hermosa y noble fue la que fundaron los de la familia de Alemany, la cual no reconoce señorío alguno ni presta feudo, ni homenaje a otro; tenía por armas tres alas encarnadas, sobre campo de oro: de esta familia y nobilísima casa tiene probado con evidencia ser oriundo  Raimundo Alemany, que fue un esforzado guerrero y que se distinguió mucho en la conquista de Valencia sirviendo a don Jaime I".

Los Alemán de Murcia proceden también de los de Cataluña, y desde muy antiguo hubo en dicha ciudad caballeros muy principales de este linaje. Entre ellos, floreció mucho Jordán Alemán, que sirvió al Rey don Alfonso X el Sabio en las ocasiones de guerra que tuvo en la frontera de Granada, y en otros puntos, especialmente en el reino de Murcia. Por todos estos servicios le hizo merced, dicho Monarca, de la mitad de la Alcarria de Benahabiai de Cepti. Después el Rey don Sancho, a quien continuó sirviendo el mencionado caballero, le confirmó estas mercedes de lugares, mas el de Gorqui que Jordán había comprado, revalidándolos mas tarde en favor de sus hijos Ramón y Miguel Alemán, a quienes juntamente les dio también Sancho la mitad de Catral, en término de Orihuela, mas las casas y hornos de Murcia que don Alfonso X había concedido a su padre.

Los Alemany se extendieron también  por Castilla, La Rioja, Extremadura y Andalucía.

Uno de los de este linaje que pasó a Castilla, fue el caballero aragonés Jaime Pérez Alemán, que casó con Mencía Gómez Jarava, de la ilustre familia de los Jarava, de Cuenca. Una hija de este matrimonio, llamada Jimena Alemán, contraía matrimonio con Mauricio Navarro, natural de Cañete, y tuvieron por hija a Mencía Navarro y Alemán, que efectuó su enlace con Juan Ramírez, Alcalde de la villa de Alarcón.

Otra línea se estableció en la aldea de La Moraleja, en la provincia de Cuenca, y de ella fue Miguel Atanasio Alemán, Abogado de los Reales Consejos, hizo información de hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid, en 1790.

En Casarrubios de los Montes, provincia de Toledo, radicó otra línea, de la que procedían Francisco Alemán y Jerónimo Alemán, el primero solicitó declaración de hidalguía en la Chancillería de Valladolid en 1533, y el segundo en 1544.

En Riaza, de la provincia de Segovia, tiene casa solariega otra línea de Alemán, que entroncó con los Ortiz, y que se apellida Ortiz de Alemán.

De la línea de Alemán, establecida en la ciudad de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), fueron: Gaspar Alemán y Torres, Lorenzo Alemán y Torres y Pedro Alemán y Torres, los tres probaron su hidalguía, en 1689 y 1695, ante la Real Chancillería de Valladolid.

Una rama de Extremadura radicó en la provincia de Cáceres. De ella procedieron Francisco Alemán Sande, natural de Cilleros, y Manuel Alemán de Sande, natural de Zarza la Mayor; el primero probó su hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid en 1788, y el segundo en 1776.

Una rama Alemán, que se estableció en Sevilla, tuvo mucho lustre. Procedió de esta casa Álvaro Alemán Llarena, natural de dicha población, que contrajo matrimonio con Inés de Rivera, de igual naturaleza, y fueron padres de Alonso Alemán Llarena y Rivera, bautizado en Sevilla en 1593, Contador Mayor y Teniente de Alcaide de los Reales Alcázares de dicha población. casó con Micaela Velázquez y Calderón, natural de Madrid, naciendo de esta unión: Álvaro Manuel Alemán y Velázquez, que sigue la línea, y Juan Antonio Alemán y Velázquez, natural y Caballero de Veinticuatro de Sevilla, y Caballero de la Orden de Santiago desde 1686.

En Vizcaya hubo también de este linaje. flores de Ocáriz cita a Juan Alemán de Leguizamón, natural de Bilbao, que casó con Francisca Téllez, y fueron padres de Francisca del Águila, que efectuó su enlace con Juan de Guevara, natural de la villa de Manurga, provincia de Álava.

Hubo otra casa en el valle de Baztán (Navarra) que tuvo un solar de inmemorial antigüedad.


Armas


Las primitivas son: En campo de plata, tres alas bajadas de gules.


Los de Murcia y Alicante traen este otro escudo: En campo de gules, cinco alas de plata, sombreadas de azur, puestas en sotuer y con las puntas hacia arriba. La del centro aparece cogida y sostenida por la mano de un brazo armado, también de plata, moviente del flanco siniestro.

Algunos de Valencia usan también este escudo.


Los de la casa y rama de Poblet (Cataluña), traen: En campo de gules, un ala de ángel, de oro.

Así aparecen en los sepulcros y capillas que los de este linaje tienen en la iglesia de dicho lugar, y así las describe don Juan Francisco de Hita y otros autores. Jerónimo de Villa altera los esmaltes de ese escudo, y pone el campo de oro y el ala de gules.


Los de Mallorca y otras ramas de Baleares, y los de Valencia, traen las armas primitivas de la casa de Cataluña, pero modifican el campo quedando: En campo de oro, tres alas bajadas, de gules.


Algunos en Mallorca, según José María Bover, ostentan el mismo escudo que el resto de Mallorca con la pequeña diferencia de colocar las alas con las puntas hacia arriba: En campo de oro, tres alas de gules, con las puntas hacia arriba.


Los originarios de Cullera, en Valencia y radicados en Madrid en la segunda mitad del siglo XIX, traen: En campo de azur, un ala de ángel, de oro.


Los Alemany de Cataluña y los de Aragón, y la línea que pasó a Castilla, traen: En campo de plata, tres alas bajadas, de gules, embellecidas de oro.


García Ciprés dice que otros, en Aragón, traen dos alas y dos manos cuartelando el escudo, pero no indica los esmaltes del campo y de las piezas.


Los Alamín de Aragón, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de plata, medio vuelo de oro (otros de su color), y 2º y 3º, en campo de gules, una mano, de plata.

Los asentados en El Ferrol (La Coruña) usan las anteriores armas.


Otros Alemán, usan: En campo de azur, un brazo armado, de plata, saliendo del flanco diestro.


Los Alemán, originarios de Cataluña, extendidos por diferentes regiones de España, y radicados en Andalucía, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de gules, cinco alas de oro, puestas en aspa y con las puntas arriba, la del centro cogida y sostenida por la mano de un brazo armado, también de oro, moviente del flanco siniestro; las alas, el brazo y el perfil de la mano sombreados de azur.


Los Alemán, radicados en Almería, según Cascales, traen: Un brazo de plata saliendo del flanco siniestro, asiendo un ala en la mano y acompañada de otras cuatro, puestas dos en jefe y dos en punta.


Jorge de Montemayor, Jerónimo de Villa y otros autores dicen que una nueva línea de Alemán o Alemany, traen: En campo de plata, un chevrón de sable, surmontado de un mazo del mismo color.


Los Alemani, traen: En campo de plata, un espino de sinople, y, a su pie, un lobo al natural.


Los apellidados Alemán de Sande, radicados en Ceclavín (Cáceres), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, un aspa. de gules, recortada.


Algunos Alamany de Cataluña, según Gregorio García Ciprés, traen: En campo de plata, una flor de lis de sinople; bordura almenada de sinople.


Otros Alamán, traen: En campo de sinople, dos lobos, de oro, puestos en palo.


Los Alamín, radicados en Valencia, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople. una faja de oro, con cuatro estrellas, de seis puntas de azur.


Los Alemán, originarios de Ceclavín (Cáceres), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, tres medios vuelos, de gules, puestos dos y uno.


Otros Alemany, traen: En campo de azur, tres alas de oro, puestas es triángulo.


Los Alamán de Toulouse (Francia), según J.-B. Rietstap, traen: En campo de azur, un medio vuelo, de plata.

Algunos de Valencia usan también este escudo: Los Alemán o Alemany de Bellpuig o Bellpuch, traen: Escudo cuartelado, 1º y 4º, de oro, con una flor de lis de sinople y bordura almenada de ocho piezas, también de sinople, y 2º y 3º, de plata, con una ala de gules y otra bordura almenada de ocho piezas, también de gules.

Otros según Lorenzo de Padilla, traen: Escudo de plata, con un águila exployada o de dos cabezas, de sable, picada y armada de oro, y membrada de gules, y que sostiene de por cada pico un escudete de oro, con un lobo andante, de gules.

Otra línea según Frías de Albornoz, ostenta: En campo de plata, un águila de sable, exployada o de dos cabezas, con el pecho cargado de un escudete de gules, con un león rampante, de su color natural.

Otra línea también según Frías de Albornoz, trae: Escudo de gules, con un águila de su color y bordura de azur, con cinco flores de lis de plata, cortadas de oro.

También el ya citado Jorge de Montemayor manifiesta que otra rama ostenta: Escudo de azur, con un ala de plata, partido de plata, con un peñasco de sinople sobre ondas de azur y plata, surmontado de un ala de azur, pareada de dos flores de lis de sinople.

Hay otra línea de este apellido que trae: Escudo de azur, con un morrión o casco de plata; partido, también de azur, con una faja de oro.

Los Alemán o Alemany de Belpuch o Belpuche o Alamín o Alamín de Belpuch o Alamain de Belpuig, traen: Escudo cuartelado: 1º, y 4º, en campo de oro, una flor de lis de sinople y bordura almenada de ocho piezas, también de sinople, y 2º y 3º, en campo de plata, un ala de gules y otra bordura almenada de ocho piezas, también de gules.

Miguel de Salazar pone ese escudo: En el 1º y 4º cuarteles, en vez de una flor de lis, un monte floreado de sinople, y Lorenzo de Padilla coloca en el 2º y 3º cuarteles tres alas de gules, en vez de una. Pero no coinciden con ellos los demás tratadistas que hemos consultado.

Según el citado Lorenzo Padilla, hay también una línea de este linaje, que trae: En campo de plata, un águila exployada (o de dos cabezas) de sable, picada y armada de oro, y membrada de gules, y que sostiene con cada pico un escudete de oro, con un lobo andante de gules.

Otra línea ostenta: En campo de plata, un águila de sable, explayada o de dos cabezas, con el pecho cargado de un escudete de gules, con un león rampante, de su color natural.

Según Frías de Albornoz, otros traen: En campo de plata, un águila de sable, explayada o de dos cabezas, con el pecho cargado de un escudete de oro, con dos lobos de sable, uno sobre otro.

Según Frías de Albornoz, otra tiene: En campo de gules, un águila de su color; bordura de azur, con cinco flores de lis de plata, cortadas de oro.

Jorge de Montemayor, Jerónimo de Villa y otros autores dicen que una nueva línea de Alemán o Alemany trae: En campo de plata, un chevrón de sable, surmontado de un mazo del mismo color.

También el ya citado Jorge de Montemayor manifiesta que otra rama ostenta: Escudo partido: 1º, en azur, un ala de plata, y 2º, en plata, un peñasco de sinople sobre ondas de azur y plata, surmontado de un ala de azur, pareada de dos flores de lis de sinople.

Otros traen: En campo de oro, una onza, de su color.

Gerardo Canta Miguel Alemany y Jou, Caballero de la Orden de San Juan en el Gran priorato de Cataluña desde 1551, usaba por armas por Alemany, de Tortellá (Gerona): Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de gules, un ala de oro, y 2º y 3º, en campo de oro, una montañita de gules, sumada de una flor de lis, también de gules.

Otros traen: En campo de gules, un pelícano, hiriéndose en el pecho, de plata; bordura de oro, con ocho veneras de azur y ocho cruces de Santiago, de gules.

Otros Alemany, traen: Escudo cuartelado en sotuer: 1º y 4º, en campo de oro, un ala de gules, y 2º y 3º, en campo de sinople, un monte florisado de oro.

En el castillo de Bellpuig y en la iglesia de Toretellá constan estas otras: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de plata, un ala de gules, y bordura componada de ambos esmaltes, y 2º y 3º, un monte flordelisado, y bordura componada con ambos esmaltes.

Los Alemany, de Gerona, usaban: Escudo partido en palo: 1º, en campo de plata, tres alas bajadas de gules, puestas dos y una, y 2º, en campo de oro, un castillo azur (otros de gules) con tres torres, mazonado de oro, que es Descatllar.

Algunos Alemán, según Jorge de Montemayor, traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, una ala de plata, y 2º, en campo de plata, una ala de azur, con dos flores de lis de sinople, sobre un peñasco de sinople, puesta el pie sobre ondas de agua.

Los de Cerdeña, según G.B. Di Crollalanza, traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de azur, dos fajas de oro, acompañada de siete tórtolas (tortore) de plata, tres en jefe, tres en punta y una en el medio, con un escudete de azur puesto en el cantón diestro del jefe cargado de tres flores de lis de oro, puestos en faja, surmontadas de un lambel de lo mismo; 2º, en campo de azur, un unicornio al natural, defendiendo una cometa de oro, puesta en el cantón diestro del jefe; 3º, en campo de sinople, dos crecientes en plata, afrontados, y 4º, en campo de plata, un águila de sable, rodeada de cinco hojas de higuera al natural, dos en cada flanco y uno en punta.


Los Alamín, radicados en Madrid, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, tres medidas, de plata, puestas dos y una.