Miguel

Versión de impresión

En una aproximación inicial, con respecto al apellido Miguel (o Miquel), los especialistas en el origen de los apellidos nos dicen que se trata de un apellido de tipo patronímico, es decir, se trata de un apellido cuya raíz se encuentra en el nombre de la persona a partir de la cual se originó el linaje correspondiente. Dicen que este apellido fue adoptado por devoción al Arcángel San Miguel, y que es muy antiguo en el reino de Galicia.

En 1146 era Alférez Mayor de la gente el Conde D. Fernando Pérez de Trava Lope Miguel o Migueis (como algunos lo pronuncian en Galicia y Portugal), que tomó parte en la conquista de la ciudad de Almería. Fue su hijo Fernando de Miguel o Migueis, padre de otro Lope de Miguel o Migueis, y de doña Paula de Miguel, de quien proceden los Duques de Pastrana y otras familias ilustres.

Es de mencionar que el apellido también se estableció en la ciudad francesa de Marsella; así como en la ciudad portuguesa de Lisboa. Ya establecido en la ciudad de Lisboa, donde fue Caballero de la Orden de Christo: Sus hijos se llamaron: José Miguel Aires, Capitán Mayor de la ciudad de Grao-Pará; Francisco Miguel Aires, Capitán de Mar y Guerra, y Andrés Miguel Aires.

Pedro Miguel o Miquel, recibe privilegio Militar de Caballero (está registrado en los Manaments i Empares del año 1605).

Dionisio Gaspar Miguel, Pascual, Castellnou y Alberique, natural de Castellón de la Plana, ingresó en la Orden de San Juan de Jerusalén en el año 1574.

Mariano Miguel y Lucuix, natural de Valencia, teniente de ingenieros, caballero de Montesa, en el año 1850.

Joaquín Miguel y Lucuix, natural de Benicarló, caballero de Santiago, año 1845. Hijo de Mariano Miguel y Polo, natural de Benicarló.

Fray Serafín Miguel, nacido en Jijona (Alicante), profesó en el convento de Santo Domingo de Valencia, Doctor en Teología por la Universidad valentina, Examinador sinodal, Regente de estudios, Maestro de novicios. Falleció en el año 1722.

Berthomeu Miguel, natural de Xátiva, figura en la lista del perdón general del 12 de septiembre del 1528.

En Juan Miquel (o Miguel), ciudadano, jurado de la ciudad de Valencia en los años de 1680-81, en los de 1686-87. Administrador de las carnes de la ciudad en los años de 1694-95. Administrador de Sisas de la ciudad en los años 1700-01.

Volviendo a los Miguel de España diremos que una casa de este patronímico radicó en la villa de Olmedillo de Roa, del partido judicial de Roa (Burgos).

Los Miguel se extendieron también por el Principado de Cataluña y por Navarra. En esta región hubo una casa en el lugar de Gastiain del Ayuntamiento de Lana y partido judicial de Estella. De ella procedieron Tomás Miguel, vecino de la villa de Sesma, Juan José Miguel y otro Tomás Miguel, y los hijos de este, todos los cuales fueron reconocidos como nobles por la Real Audiencia de Pamplona, en 1736. En 1800 obtuvieron igual distinción José María, Ramón María y Joaquín María Miguel y González, hijos de Pedro Antonio Miguel y de su esposa doña Paula González, y nietos de Tomás Miguel, el cual, en unión de otro hermano, había obtenido ejecutoria de nobleza.


Armas


Los Miguel o Migueis, de Galicia y Portugal: En campo de gules, con una cruz recrucetada de plata, y dentro del escudo, en situación de orla, pero sólo por los flancos y la punta, esta leyenda en letras de sable: “Crucem sectarum catera ut lutum putemus”.


El caballero gallego Lope Miguel o Migueis: En campo de azur, una espada de plata, tocando con la punta un lunel formado con cuatro crecientes del mismo metal y acompañada de cinco flores de lis de oro, tres en el jefe y una en cada flanco. Estas mismas armas portaron algunos "Míguez".


Su hijo Fernando Miguel o Migueis, acrecentó el anterior escudo con una bordura de gules con ocho sotueres de oro.


En Cataluña: El campo de gules, sembrado de flores de lis de oro; bordura almenada de oro.


Los de Valencia, según Vicente de Cadenas y Vicent: En campo de oro, un castillo de piedra, almenado de tres piezas y superado a la derecha de un soldado que fija una bandera de plata.


Algunos, según Vicente de Cadenas y Vicent: En campo de plata, un árbol de sinople, cargado de tres frutos de gules.


Algunos en Navarra: En campo de oro, tres flores de lis de gules, puestas en triángulo.


Otros: En campo de azur, tres hierros de lanza de plata, bien ordenados.


Otros: En campo de azur, un navío con sus velas desplegadas sobre ondas de plata y azur.


Algunos, en Portugal: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de oro, con cuatro palos de gules, y 2º y 3º, ajedrezado de diez piezas de oro y gules, cinco de cada esmalte.


Los de Madrid, Venezuela y Ecuador: en sinople, un escusón de oro con un aspa de gules.


Una rama navarra, apellidada Miguel de Rada: En campo de oro, una cruz de sinople flordelisada e hincada, o sea con el brazo vertical inferior afilado como para ser hincado en el suelo.