Santiago

Versión de impresión

Apellido, en general, de origen patronímico, frecuente y repartido por España, con especial presencia en Madrid, Barcelona, Almería, Málaga, Granada, Murcia, Las Palmas de G.C., Valencia, Sevilla, Pontevedra, Jaén, A Coruña, Córdoba y Cádiz. Deriva del nombre de pila Santiago, procedente del latín Sanctus Iagus, contracción de Iacobus, forma latina del nombre hebreo Yaacob, con el significado de “el que coge el talón” o “el que suplanta”, convertido por algunas familias en apellido.

Otras familias, sin embargo, debieron tomarlo, por ser originarias de ella, del nombre de la ciudad gallega de Santiago de Compostela, y otras por veneración al apóstol Santiago el Mayor, patrón de España.

En cualquier caso, sus principales y más antiguos solares aparecen radicados en distintas regiones de España, como Galicia, Guipúzcoa, la Montaña de Santander, tierras de Burgos y Aragón.

Una de las más antiguas casas de este apellido radicó en la hoy parroquia de Sismundi, del Ayuntamiento y partido judicial de Ortigueira, de la provincia de A Coruña, solar considerado, por algunos tratadistas, como primitivo del linaje.

Una casa solar de este apellido radicó en la villa de Lanestosa del partido judicial de Valmaseda (Vizcaya), y de ella fue Martín de Santiago, vecino de Sangrices, en el Valle de Carranza, que casó con doña Luisa de Angulo y fueron padres de Juan de Santiago y Angulo, natural de Lanestosa, que contrajo matrimonio con doña María Forcea, nacieron de esta unión Francisco de Santiago Forcea, bautizado de Lanestosa el 17 de enero de 1591. Celebró su enlace con doña María Tubia, a la que hizo madre de Juan Santiago de Tubia, bautizado en Lanestosa el 10 de agosto de 1614, que en su mujer doña Petronila de la Fuente tuvo a Pedro de Santiago y la Fuente, bautizado en Lanestosa el 2 de mayo de 1692, que se unió en matrimonio con doña Jerónima del Castillo, naciendo de este enlace Manuel de Santiago y del Castillo, bautizado en Azuelas el 7 de noviembre de 1714, que casó con doña Águeda de Villano y procrearon a Ángel Formerio, Juan Crisótomo y Antonio de Santiago y Villano, bautizados en Azuelas el 2 de octubre de 1738, el 27 de enero de 1749 y el 22 de enero de 1766 respectivamente, que el 1º de abril de 1794 obtuvieron Real provisión de vizcainía en la Chancillería de Valladolid.

De la misma casa Lanestosa procedió Diego Sixto de Santiago y Santa María, natural y vecino de Baños de Ebro (Álava), que el 26 de enero de 1818 ganó también Real provisión de hidalguía en la Chancillería de Valladolid.

Raimundo de Santiago y Hernández, vecino de Igay (Álava), obtuvo igual provisión el 18 de abril de 1804.

Pedro Santiago, Jurado probó su nobleza en Sevilla en 1588.

Francisco de Santiago fue en Portugal caballero de la Orden de Cristo, armado por Joao de Meneses, en Lisboa, el 7 de junio de 1550.

Esteban Santiago, fue caballero de la Orden de Calatrava desde 1632.

Por último, señalar que fueron muchas las personas apellidadas Santiago que pleitearon por ver reconocida su Hidalguía ante las reales Chancillerías de Valladolid y Granada.


Armas


Los de Galicia: En campo de azur, una venera y tres sotueres o flechas de oro, cruzadas por detrás de ella, las dos en forma de aspa, y la otra por medio de ellas de alto a bajo.


Algunas casas de Galicia y las de Guipúzcoa, Vizcaya y Aragón: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de azur, con dos bordones de peregrino de oro, en palo; y 2º y 3º, de plata, con cinco veneras, de azur, puestas en sotuer.


Los de Cantabria: En campo de plata, en el centro, una bandera, de plata y gules, tocada por dos manos abiertas, una a cada lado, de color natural, de las que caen gotas de sangre, y las mangas de las manos, de gules.


Otros: En campo de plata, una cruz de Santiago de gules.


Otros: En campo de azur, una cruz de Santiago, de gules, adiestrada de un castillo, de oro y siniestrada de una venera.


Otros: En campo de sinople, un castillo, de plata sobre ondas de azur y plata, en las que floran unas cabezas de moros; saliendo del homenaje, un hombre armado con una lanza; en el jefe, tres flores de lis, de oro. Bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Los de Portugal traen: De plata, una bandera (gallardete) partido de azur y gules, con el asta de lo mismo y sujetada por dos manos de carnación, cortadas y sangrando.