Torres

Versión de impresión

Apellido de origen toponímico, frecuente y repartido por toda España, procedente del sustantivo –torre-, común al castellano, gallego, catalán y portugués. Hubo, por tanto, distintas casas de Torres, no emparentadas entre sí. Muy extendido por toda la Península, e islas Canarias y Baleares.

Hay familias de este apellido que se consideran originarias de la Casa Real de Navarra. Una de ellas tiene por su progenitor a Sancho Fortún, y otra se cree descendiente del Infante don Fernando, Rey de Castilla.

Otra de las más antiguas familias conocidas del apellido Torres, que radicó en la ciudad de Soria, se asegura que procedía de Francia y que fue su fundador y progenitor el Condestable francés Beltrán de Claquin.

Familias Torres pasaron a la repoblación de los antiguos reinos de Mallorca y Valencia. En el de Valencia se documenta la presencia de familias Torres en las poblaciones de Almenara (1248), su dueño Bernat de Torres; Bocairent (1249-56), su dueño Bartomeu de Torres; Borriana (1256-74), su dueño Berenguer de Torres; Cocentaina (1269), su dueño P. de Torres; Catí (1294-1350), su dueño Ramón Torres; Oriola (1300-1314), sus dueños Jacme Torres y Johan de Torres; València (1306-1316), sus dueños Bernat Torres, Guillem Torres y Salvador Torres; Vinarós (1311-1368), su dueño Arnau Torres; Gandía (1373), su dueño Bernat de Torres; Ademús (1379), su dueño Jacme de Torres; Alcalá de Xivert (1379), sus dueños Domingo Torres, Domingo Torres, son fill y Guillamó; Soterna i Sa Horta (Horta de Valencia) (1379), su dueño Bertomeu Torres; La Jana (1379), su dueño Guiamó Torres; Massamagrell (1373), su dueño Simó Torres; Sant Mateu (1379), sus dueños na Torres y R. Torres;  Soterna (1379), su dueño Torres; Dénia (1379), sus dueños Miquel Torres y Pere Torres; Teulada (1381), su dueño Romeu Torres; El Boixar, su dueño Bernat Torres; Forcall (1396), sus dueños Bernat Torres, Bernat Torres, masos, Francés Torres, Jacme Torres, Jachme Torres, Ferrer, Guiamó Torres y Ramón Torres;  Morella (1396), sus dueños Francés de Torre, Domingo Torres, Domingo Torres, Gil de Torre, Jachme Torres, Johan Torres, savi, Matheu Torres, Pascual Torres y Pere Torres, moliner; Palanques(1379), sus dueños Bernat Torres, pare y Bernat Torres, fill; Regaxol (Morella) (1396), sus dueños Matheu Torres; Salvassória (Morella) (1396), su dueño Bernat Torres y Pere Torres; Riu de Caldes (Morella), su dueño Domingo Torres; Vallibona, sus dueños Arnau Torres, Bertomeu Torres, Guiamó Torres, fill d’en Guiamó y Guiamó Torres, fill d’en Pere; Vilafranca del Maestrat (1396), sus dueños Francesch Torres, major, Francesch Torres, menor y Johan Torres; Castelló de la Plana (1398), su dueño Guillem Torres; Sueca (1399), sus dueños Torres y Torres; Alacant(1421), sus dueños Bernat Torres y Jacme Torres; Morvedre (1421), sus dueños en Torres y na Berthomeua Torres i “dos nines menors”; Ontinyent (1421), su dueño Johan Torres; Sogorb (1421), sus dueños Domingo Ramo de Torres, Johan Ramo de Torres y Garcia Ramo de Torres, son fill R.; Xátiva (1421, sus dueños Andreu Torres, Guillem de Torres, generós, Johan de Torres, Loís de Torres, Loís de Torres, y Martí de Torres; Pego (1488), su dueño Lluís Torres.

Mosén Jaume Febrer cita en sus Trovas a los siguientes caballeros Torres que acompañaron al rey don Jaime I en la conquista de Valencia:

«Tres torres encarnadas, sobre campo de plata, pintaba en su escudo Berenguer de Torres, noble catalán, Señor propietario del lugar de Torres, de quien tomó su apellido. Éste vino de Barcelona a nuestra conquista. Mereció favores distinguidos del Rey don Jaime, en atención a lo bien que se portó en ellas operando como salió capitán. En Valencia y Játiva peleó a la vista del Rey, quien lo hizo de su consejo de guerra, y que según he oido, por él se rindió el rebelde moro Aben-bacor»

«Cinco castillos de oro, sobre campo azur, ponía por empresa en su escudo Benito de Torres, noble catalán, el cual con treinta soldados que mantenía a su costa, por haberse distinguido en las armas, hizo proezas inauditas. Después de haber talado los términos de Alcalá, Forcall y las Cuevas, rindió dichos lugares. Habiendo asistido en la acción de escalar los muros de Valencia, no sin mucho trabajo, el Rey don Jaime le dio premio sobresaliente a los demás, dejando postergado a Benito con las posesiones que le dio en el término de Ador»     

En Catalunya tuvieron los Torres antiguas y nobles casas solares, entre otros lugares, en Cervera y en Puelles (Lleida), de los que eran Señores.

En Mallorca, en 1285 Pedro Torres, Diputado por la villa de Calviá, juró obediencia y vasallaje a Alfonso III de Aragón.

Según se recoge en el "Diccionario de Heráldica aragonesa", en tierras de Aragón se documenta a portadores de este apellido desde el siglo XI, teniendo por origen a los hermanos Íñigo y Martín Torres, al servicio de Sancho Ramírez; es el tronco de los Abarca de Bolea, Condado de las Almunias, Marquesado de Torres de Montes, Baronías de Clamosa, Siétamo y Rodellar.

También se documenta la presencia de otras ramas del apellido, todas originarias de Bolea, en las poblaciones de Lamata, Abizanda, Bellestar, Ibieca, Junzano, Aguas, Puebla de Fantova, y también en la población de Albelda.

Este apellido, se dio con abundancia en los judíos conversos que permanecieron en España después de la expulsión de esta raza ordenada por los Reyes Católicos.

Probó su nobleza numerosas veces y en  diversas épocas en las Ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa, Carlos III y San Juan de Jerusalén, en la Real Chancillería de Valladolid y en la Real Compañía de Guardias Marinas.


Armas


Los descendientes, en Valencia, del caballero Benito de Torres, citado por mosén Jaime Febrer, traían: En campo de azur, cinco torres de plata, puestas en sotuer.


Los descendientes de Geraldo de Torres, que pasó a Valencia y luego radicó en la provincia de Alicante, traía: En campo de azur, cinco torres de oro, puestas en sotuer.


El caballero catalán Berenguer de Torres, mencionado por mosén Jaime Febrer y que de Barcelona pasó a la conquista de Valencia, usaba: En campo de plata, tres torres de gules puestas en triángulo.


Los de la casa de Barcelona, según Garma y Durán: En campo de azur, dos torres de plata, pareadas.


Otros, también con casa en la ciudad de Barcelona: Cuartelado, 1º y 4º, de azur, con un castillo o torre de plata; 2º, ajedrezado de oro y sable, y 3º, de oro, con cuatro palos de gules. Según un expediente de pruebas de nobleza de la Orden de San Juan de Jerusalén.


J. R. Vila asigna a los Torres catalanes el siguiente escudo: En campo de gules, tres torres de plata, aclaradas de gules y puestas en triángulo.


J. R. Vila asigna a los Torres catalanes el siguiente escudo: En campo de gules, dos torres de plata, aclaradas de gules, pareadas y unidas por un puente de plata.


J. R. Vila asigna a los Torres catalanes este tercer escudo: En campo de plata, dos torres de azur, aclaradas de plata y unidas por una muralla de azur. Bordura componada de azur y plata.


También usaron los Torres, en Cataluña, según Bernardo Mestre: En campo de azur, dos torres pareadas, de plata y aclaradas de azur.


J. R. Vila asigna a los Torres radicados en Valencia, este blasón: Escudo partido: 1º, de oro, con una banda de sable, y 2º, de azur, con un árbol de oro, arrancado, y un león de sable pasante al pie del tronco. Bordura de oro, con ocho sotueres de azur.


Otros valencianos: Partido: 1º, de oro, una banda de sable; 2º, de azur, una encina de oro al pie, un lobo de sable; bordura general de oro, con diez sotuers de azur.


Otros: En campo de gules, dos torres de plata, aclaradas de azur, y unidas por un puente del mismo metal.

En los sepulcros de los Torres catalanes, en las iglesias parroquiales de la ciudad de Cervera y de Puelles (Lleida), de donde eran señores.


Otros de Cataluña: De azur, cinco torres de plata, colocadas 2, 2, 1.

Se ven Sepultura de la iglesia parroquial de Cervera y en laa iglesia de las Puellas, antigua monasterio, que se halla en Barcelona en la plaza del mismo nombre. En la actualidad se denomina Sant Pere de les Puelles.


Otros de Barcelona. Partido: 1º, de..., dos torres pareadas de...; 2º, partido: 1º, de..., cuatro palos de...; 2º, jaquelado de... Casa palacio, labra heráldica en la escalinata de esta casa, calle del Pi, Barcelona


Otros de Barcelona: De una torre de...., con las almenas apuntadas.

Blasón de Jerónimo Torres. Iglesia de Santa María del Mar, Barcelona. S. XV.


Otros catalanes: De plata, una torre demolida de su color natural y terrasada de sinople.


Otros catalanes: De azur, cinco castillos de plata, puestos en sotuer, aclarados y mazonados de sable.


Otros catalanes: De oro, una torre de piedra blanca almenada de tres almenas y aclarada de azur, mazonada de sable.


Otros catalanes: De gules, dos torres pareadas cuadradas de plata, mazonadas de sable y unidas por un pasadizo de plata.

Blasón del canónigo Torres, soportado por grifos, en un ventanal de la Casa dels Canonges, calle de la Pietat, Barcelona. S. XV.


Otros catalanes: De gules, tres torres redondas de plata, mazonadas y aclaradas de azur.


Otros catalanes, según F. de Sagarra: De... una cruz de... y a su izquierda un pájaro de...


Otros catalanes, de Prades: Cuartelado: 1º y 4º, de azur, dos torres de plata unidas por una muralla, aclaradas y mazonadas de sable; 2º, partido: 1º, cuatro palos de gules; 2º, jaquelado de oro y sable; 3º, 1º, jaquelado de oro y sable; 2º, cuatro palos de gules (invierte los campos) (sic.)

Casa palacio, labra heráldica en su fachada, calle del Pi, Barcelona.


Los del lugar de Bolea documentados desde el siglo XI, usaron: En campo de azur, tres torres de plata.


En Mallorca trajeron los de este apellido: Cuartelado en sotuer, 1º y 4º, de azur, con un águila de oro, y 2º y 3º, de gules, con una torre de plata aclarada de gules.


Otros: En plata, una torre, de gules, acompañada de dos calderas, de sable.


Otros: En gules, tres torres, de oro, puestas en banda, almenadas y mazonadas de sable.


Otros: Cuartelado: 1º y 4º, en azur, una torre, de plata, 2º, ajedrezado de oro y sable, y 3º, de gules.


Otros, según Vicente de Cadenas: En oro, un castillo de púrpura, aclarado de azur.


Otros, según Vicente de Cadenas: En plata, una torre, de oro, acompañada de dos calderas, de sable.


Otros, según Vicente de Cadenas: En sinople, una torre, de oro, resaltada de una faja de gules.


Otros, según Vicente de Cadenas: En oro, una torre, de azur, sobre ondas, de azur y plata y acompañada de dos lises, de azur.


Otros, según Vicente de Cadenas: En azur, tres torres, de gules, puestas una y dos.


Otros, según Vicente de Cadenas: En gules, tres torres de plata, bien ordenadas.


Otros, según Vicente de Cadenas: En gules, una torre, de oro, adiestrada de un león, de gules fajado de plata, empinado a sus almenas (sic).


Otros, según Vicente de Cadenas: Cuartelado. 1º y 4º, en azur, cinco torres de plata, puestas en aspa, y 2º y 3º, las armas de Portugal.


Otros, según Vicente de Cadenas: En oro, dos torres, de plata, acostadas a su flanco diestro de tres balas, de cañón, puestas en palo y en el siniestro de una rodela, de plata.


Otros, según Vicente de Cadenas: En gules, dos torres, de plata, unidas por un puente del mismo metal.


Otros, según Vicente de Cadenas: En sinople, una torre, de oro, con dos guerreros en su puerta.


Otros, según Vicente de Cadenas: En plata, una torre, de gules con dos cañones saliendo de sus troneras. Bordura de oro, con cuatro espadas, de sable.


Otros, según Vicente de Cadenas: En plata, un lienzo de muralla, rematado por dos cubos, de azur.


Otros, según Vicente de Cadenas: En plata, una torre, de gules, con una bandera, de plata colgada en sus almenas.


Castellano, radicado en Guadalupe, pasado a San Sebastián de León: En sinople, una torre, de plata, almenada, mazonada de sable y aclarada de gules.


Castellano, radicado en Ciudad Real, Toledo y Valdepeñas: En azur, cinco torres, de plata, aclaradas de gules y puestas en aspa.


Radicado en Madrid: En plata, cinco torres, de oro, puestas en aspa. Bordura escacada de gules y plata.


Los de Palencia traen: En campo de sinople, dos torres de plata, superada cada una de una cruz, y éstas, rodeadas de llamas.