Blanco, Blanqui

Versión de impresión

Este noble y antiguo linaje tuvo numerosas casas solares en Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco.

La más antigua procede de las montañas de León, en la raya de Asturias, y es opinión de autorizados tratadistas que su antigüedad se remonta al siglo XIII.

Algunos autores señalan que individuos de ese solar leonés se extendieron por León, Asturias, Galicia, Castilla la Vieja y País Vasco, fundando nuevos solares, de los que salieron líneas que más tarde pasaron a América.

En la provincia de León tuvieron casas solares en Boca de Huérgano, Pobladura del Valle, Polvoredo, Ponferrada, San Martín de Valdetuéjar y Vozmediano.

Alfonso Blanco, vecino de Ponferrada, obtuvo confirmación por el Rey Católico Don Fernando de la hidalguía otorgada por Don Enrique IV, en Zamora, el 13 de Marzo de 1476.

Entre otros individuos del apellido Blanco, de la provincia de León, probaron su hidalguía en Valladolid los siguientes, en los años que se indican: Juan Blanco, vecino de Campo (Ponferrada), en 1536; Lope Blanco, vecino de Prioro (Riaño), en 1577; Alonso y Joan del Blanco, naturales del valle de Valdetrueja y vecinos de Prioro, en 1602; Bárbara Blanco, vecina de Fuentes de Carbajal (León), viuda de Juan de Vega, en 1719; Domingo Blanco, natural de Melezma y vecino de Moral de Valcarce, en 1713; Francisco Blanco, vecino de Cebañal, jurisdicción de Valderrueda, en 1777; Nicolás del Blanco, vecino de Espejos, en 1756; Santiago Blanco, vecino de Martín, jurisdicción de la Abadía de Carracedo, en 1807; Pablo y Juan Manuel Blanco, vecinos de Valverde de la Sierra, en 1764 y 1765, respectivamente; Fausto Blanco, vecino de León, en 1794, y José Blanco, vecino de Sahagún, en 1807.

Los del apellido Blanco, en Asturias, son también originarios del primitivo solar de las montañas de León.

Tuvieron casas solares en Villaviciosa, Luarca, Navia y Cangas de Narcea, Cangas de Onís, Otás (Cangas de Narcea) y Vega de Pope.

Cipriano y Domingo Blanco y Madrazgo, hermanos, bautizados en el Concejo de Piloña el 11 de Junio de 1695 y el 25 de Marzo de 1697, respectivamente, vecinos de Morro y Casas de las Cabañas (Asturias), obtuvieron Real provisión de su hidalguía ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid el 9 de Diciembre de 1723. Eran hijos de Domingo Blanco y Forcellido y de María Madrazgo y nietos paternos de Domingo Blanco y de María Forcellido.

Andrés, Fabián y Salvador Blanco, vecinos de Cangas de Tineo, probaron su hidalguía ante la citada Real Chancillería de Valladolid, en 1754.

En Aragón tuvo casas solares en Pastriz (Zaragoza), su dueño Johan Blanco; en Ariza (Zaragoza), su dueño Ferrando Blanco; en Almonacid de la Cuba (Zaragoza), su dueño Domingo el Blanco; en Alacón (Teruel), su dueño Johan Blanco; en Montalbán (Teruel), sus dueños Jorge Blanco y Joan Blanco, y en Sarsa de Surta (Huesca), sus dueños Johan Blanco y Remón Blanco, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

Ganaron proceso de infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón: Miguel Blanco, vecino de Laluenga (Huesca), en 1650; Miguel Antonio Blanco, vecino de Alagón (Zaragoza), en 1718; Lorenzo y Francisco Blanco, hermanos, residentes en la ciudad de Nápoles, en 1752, y Francisco Blanco y Laplana, vecino de Capella (Huesca), en 1801.

Jachme Blanco era vecino de Onda (Castelló) en 1379.

En Cataluña tuvo casa solar en Unarre (Lleida), su dueño Guillem Blanco, documentada en la Fogueración catalana de 1553.

En Cantabria tuvo casas solares en el lugar de Murieda, del valle de Camargo; en el valle de Carriedo, en Laredo, documentada en 1584; en el lugar de Mompía, de la jurisdicción de la Real Abadía de Santander, en 1601; en La Revilla, del valle de Valdáliga; en San Miguel de Aras, de la Junta de Voto y Merindad de Trasmiera; en Somahoz, del municipio de Los Corrales de Buelna y valle de Buelna; en Valle de Hoz, de la Junta de Ribamontán y Merindad de Trasmiera, y en la villa de Tresviso.


Armas


Las del solar de las montañas de León eran: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo de plata, aclarado de azur, y 2º, en campo de sinople, tres fajas de oro. Bordura de azur con ocho sotueres de plata.

Así las traen las casas y ramas de Cantabria, Castilla-León, Asturias, Galicia, País Vasco y América.


Algunos Blanco de Asturias pintan de oro, en vez de plata, los sotueres de la bordura.


Algunas de ellas, sin embargo, modificaron levemente esas armas en las formas que a continuación se indican:

Los de la rama de La Torre de Mormojón (Palencia) ponen en la primera partición una torre de oro en campo de gules, y en la segunda, tres barras (en su verdadera acepción heráldica) de sinople en campo de oro y los sotueres de la bordura de oro.


También hay escudos de esa casa en los que las tres piezas de la segunda partición son palos de sable, sin duda por la falsa interpretación que suele darse a la palabra heráldica barra.


Los de Galicia, según Juan José Vilar y Psayla, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo con almenas y homenaje también almenado, y 2º, en campo de sinople, tres barras de oro. Bordura de azur con ocho aspas de oro.

Estas armas usaba uno que ostentó el nombre de Blanco por apellido, siendo de los guerreros del invicto Don Pelayo y que fundó su solar en las montañas de Galicia.


Los Blanco de Laisequilla de la casa de Ponferrada ostentan: Escudo partido: 1º, en campo de azur, un castillo de oro, y 2º, en campo de gules, tres fajas de oro. Bordura de gules con ocho sotueres de plata.


Algunos Blanco de Asturias y de otros puntos, también pintan de oro, en vez de plata, los sotueres de la bordura, pero en campo de azur.


Otros según José Pellicer y Tobar usan: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un castillo formal de cantería de su común color, con puertas y ventanas de azur, y 2º, en campo de sinople, tres palos de oro. Bordura de azur con ocho aspas de oro.


Los de Asturias, según José Pellicer y Tobar, traen el anterior escudo con las aspas de plata.


La rama establecida en Caracas (Venezuela), en la que figuran antecesores del libertador Simón Bolívar, organizó sus armas con las siguientes variantes de las del solar leonés: Escudo partido (no cortado, como escriben algunos autores): 1º, de gules, con el castillo de plata y bordura de azur con ocho sotueres de plata, y 2º, de sinople, con las tres fajas de oro.


Este escudo lo sustituyó el miembro de la citada rama de Caracas Mateo Blanco y Fernández de Araujo con estas otras: Escudo de oro y en punta una pradera de sinople con tres conejos blancos.


Los del linaje Blanco (White) en Canarias y su rama de Caracas traen: En campo de gules, un chevrón de oro, acompañado de tres estrellas del mismo metal, dos en jefe y una en punta.


Miguel de Salazar y Pérez de Vargas dicen que algunos Blanco de las montañas de Burgos usan: Escudo jaquelado de plata y sable.

Estas armas traen algunos Blanqui.


Los originarios de Santa María del Campo Rus (Cuenca) y sus ramas en el País Vasco traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un cáliz de oro superado de un lucero de plata, y 2º, en campo de plata, un águila de su color natural, lampasada de gules y coronada de oro, que sostiene en su garra diestra una espada de sable con la guarnición de oro, y en su garra izquierda una rama de oliva al natural. Lema: "In omnibus caritas".


En el expediente de ingreso del Caballero de Alcántara José Manuel Blanco y de Azcona, natural de Sacadura y originario de San Miguel de Aras (ambos en Cantabria), año 1815, constan las siguientes armas: Sobre ondas de azur y plata una caldera de sable.


Los originarios de las montañas de León y radicados en León, Madrid, Barcelona, Chile y Argentina, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, una torre, de oro, sobre ondas, de azur y plata y surmontada de una mano, de oro.


Los originarios de Besande (León) y radicados en Sahagún (León), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de oro, cinco calderas, escacadas de plata y gules, puestas tres y dos, en dos fajas.


Los radicados en León, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, un árbol, de sinople, frutado de gules, y resaltado de una cotiza, de oro.


Los radicados en Boca de Huérgano (León), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, una faja, de gules, cargada de una hebilla, de plata.


Los radicados en San Juan de la Mata (León), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, tres fajas, ondeadas, de plata, resaltadas de un castillo, de oro.


Los radicados en Guardo (Palencia), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de gules, cinco lagartos, de oro, puestos en aspa.


Los radicados en Zamora y extendidos a Salamanca y Badajoz, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, tres carros, de oro, cubiertos de plata.


Los originarios de Corao (Asturias), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, tres cabríos, de plata.


Los originarios de Sellón (Asturias) y radicados en Cabanzón (Cantabria), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, una banda, de gules, cargada de dos estrechas, de plata, acompañada en lo alto de una flor de lis, de azur, y en lo bajo de una panela, de gules.


Los radicados en El Astillero (Cantabria) y extendidos a Bilbao y Oviedo, según Vicente de Cadenas, usan: Escudo bandado de plata y azur.


Los originarios de Sarsa de Surta (Huesca), radicados en Ateca, Zaragoza, Rubielos de Moro y Tornos (Teruel), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, un castillo, de plata, y a su puerta, atado con cadena un perro pasante, del mismo metal, acollarado y atado de sable. Bordura de gules con cuatro estrellas, de oro, alternadas con cuatro flores de lis, también de oro.


Los Blanqui o Blanco, de Aragón, según Juan José Vilar y Psayla, usan: En campo de gules, una banda de oro, con dragantes del mismo metal, salpicados de sinople, linguados de gules y los dientes de plata. Bordura jaquelada de dos órdenes de plata y sable.


Los de Francia, según Juan José Vilar y Psayla, traen: Escudo cortado: 1º, de gules, con un castillo de plata, aclarado de azur, y 2º, de sinople, con tres fajas de oro.


Los radicados en La Habana (Cuba), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de gules, tres mazas, de oro, bien ordenadas. Bordura de plata con tres armiños, de sable, dos en el jefe y una en punta.


En el expediente del Caballero de la Orden de Santiago, José Nicolás Francisco Antonio de Crel y Blanco de Salcedo, natural de Segovia, año 1688, se indica que en la villa de Meneses de Campos (Palencia), en la casa originaria de Luis Blanco Salcedo, constaban las siguientes armas: Escudo cuartelado: 1º, una insignia de la Inquisición; 2º, tres bandas; 3º, tres veneras, bien ordenadas, y 4º, un árbol.


Los apellidados Blanco de Carnero, radicados en Avecilla, perteneciente a la Encartación de Curueño (León), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de gules, una torre, de oro, sobre terrasa de sinople, moteada de oro.


Los apellidados Blanco de Orea, radicados en Orcajo (Zaragoza), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de sinople, un lobo, andante, de oro.


Los apellidados Blanco de los Pozos, radicados en Santiago, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, una torre, de piedra, resaltada de una maza, de sable.


Los apellidados Blanco-Recio, castellano, radicados en Salamanca, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, un tilo, de sinople, acostado de dos lobos, de sable, pasantes y linguados de gules.


Los apellidados Blanco de la Torre, radicados en Vallejimeno (Burgos), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de oro, dos cruces, patés, puestas en palo y de azur.


Los apellidados Blanco-Ximeno, de Asturias, traen: En campo de azur, tres bezantes de oro, bien ordenados.


Francisco Fernández-Blanco y Sierra Pampley, filántropo de la localidad de Hospital de Orbigo (León), usaba por armas: Escudo partido: 1º, en campo de plata, un árbol de sinople, al pie un perro de su color y un raposo de sable (armas de Fernández), y 2º, cortado: primero, en campo de oro, cinco cruces de gules, puestas en sotuer, y segundo, en campo de plata, un león rampante de gules (armas de Blanco).