Hurtado

Versión de impresión

La mayor parte de los autores y tratadistas, para explicar el origen de este apellido, acuden a la conocida historia de los amores ocultos de la Infanta Doña Urraca, hija del Rey Don Alonso VI, y del nacimiento de un niño que, por haber permanecido oculto durante mucho tiempo, fue llamado el Hurtado. Pero este origen legendario, y que pudiéramos llamar tradicional, no es de los Hurtado en general, sino de los Hurtado de Mendoza, noble e ilustre familia.

El apellido Hurtado, del que ahora nos ocupamos, se halla muy extendido por España, presentando todas las características de un verdadero patronímico, por lo cual seguiremos en su estudio las mismas normas observadas en otros apellidos de esta clase.

Probaron su nobleza ante la Sala de los Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid: Ana y Cristóbal Hurtado, vecinos de Uceda (Guadalajara), en 1546; Baltasar Hurtado, vecino de Carrión, en 1550; Francisco Hurtado, vecino de Medina de Pomar (Burgos), en 1558; Francisco Hurtado, vecino de Villalpando (Zamora), en 1633; Juan Hurtado, vecino de Nalda (La Rioja), en 1544; Luis Hurtado, vecino de Madrid, en 1585; María Hurtado, vecina de Monzón, en 1530; Melchor Hurtado, vecino de Villalpando, en 1587; Miguel Hurtado, vecino de Toledo, en 1600; Pedro Hurtado, vecino de Matamarta, en 1514; Pedro Hurtado, vecino de Santibáñez, en 1536; Pedro Hurtado, vecino de Medina de Pomar, en 1554; Bernardino Hurtado Delgadillo, vecino de Nájera (La Rioja), en 1520; Juan Hurtado de Encinas, vecino de Uceda, en 1546; Gregorio Hurtado de Hevia, vecino de Zamora, en 1597; Manuel Hurtado Ortuño, vecino de Nestares, en 1807; Lorenzo Hurtado de la Puente, vecino de Madrid, en 1583; Juan Hurtado de la Vega, vecino de Valladolid, en 1601, y Juan Hurtado de Sevilla y Vera, vecino de Madrid, en 1603.

Rodrigo Hurtado, vecino de Mula (Murcia), obtuvo ejecutoria de hidalguía ante la Real Chancillería de Granada el 11 de Septiembre de 1407.

Probaron su nobleza ante la Real Chancillería de Granada: Alonso Hurtado, vecino de Ribera del Fresno (Badajoz), en 1566; Alvaro Hurtado, vecino de Villanueva del Fresno (Badajoz), en 1566; Francisco Antonio Hurtado, vecino de Castro del Río (Córdoba), en 1566; Juan y Alonso Hurtado, vecinos de Albacete, en 1525; Juan Hurtado, vecino de Alcázar, en 1528; Juan Hurtado, vecino de Huelma (Jaén), en 1585; Lope Hurtado, vecino de Albacete, en 1531; Lope Hurtado, vecino de Vara de Rey (Cuenca), en 1575; Mateo José Hurtado, vecino de Sacedón (Guadalajara), en 1763; Matías Hurtado, vecino de Albacete, en 1587; Melchor Hurtado, vecino de Palomares, en 1564; Pedro Hurtado, vecino de Albacete, en 1539; Juan Hurtado Bustamante, vecino de Huelma, en 1585; Francisco Hurtado Estébanez, vecino de Valdepeñas (Ciudad Real), en 1618; Pedro Hurtado de Guevara, vecino de Murcia, en 1557; Andrés Hurtado de Mirez, vecino de Jaén, en 1553; Juan Hurtado de Montoya, vecino de Albacete, en 1604; Juan Hurtado de Montoya, vecino de La Gineta (Albacete), en 1611; Jacinto Hurtado Repiso, vecino de Cabra, en 1719; José Hurtado de la Serna, vecino de Medina Sidonia (Cádiz), en 1795; Juan Hurtado Terreros de Velasco, vecino de Sotos, en 1541, y Francisco Hurtado de Zazedo, vecino de Antequera, en 1540.

José Hurtado, natural de Molina, obtuvo privilegio de hidalguía en 1734.

Probaron su nobleza ante la Justicia ordinaria de la villa de Madrid: Lorenzo Hurtado de la Puente, en 1577; Alonso Hurtado de la Fuente, en 1579; Juan Hurtado, en 1580: Gregorio Hurtado, en 1586, y Sebastián Hurtado.

León Urtado, vecino de Cariñena (Zaragoza), ganó proceso de infanzonía ante la Real Audiencia de Aragón, en 1641.

Diego Hurtado, criado del Duque de Infantado, obtuvo confirmación de hidalguía por haberse convertido al cristianismo y porque siendo moro, disfrutaban esta merced sus padres y abuelos, por ser de los principales nobles de Orán en 1529.

Luis Hurtado, vecino de Sigüenza (Guadalajara), obtuvo mandamiento para que se le guarde su carta de Caballero en 1475.

En el Archivo de la Catedral de Jaén consta el expediente de limpieza de sangre de Juan Hurtado de Mírez, natural de Jaén, para Racionero, en 1565.

Entre los Caballeros Hijosdalgo recibidos en el Estado Noble de Madrid, y que entraron en suertes, ejerciendo los cargos del Ayuntamiento, figuraron: Alonso Hurtado, en 1626; Bartolomé Hurtado, en 1667; Bernabé Hurtado, en 1625; Fernando Hurtado, en 1615 y 1621; Gregorio Hurtado, en 1586; Juan Hurtado, en 1580 y 1616; Luis Hurtado, en 1607; Luis de Hurtado, en 1655; Sebastián Hurtado, en 1592; Juan Hurtado y Angulo, en 1687; Alonso Hurtado de la Fuente, en 1579; Lorenzo Hurtado de la Puente, en 1577; Eugenio. Lorenzo y Manuel Hurtado Santarén, en 1684, y Juan Hurtado de Tapia, en 1652.

Tomás Hurtado Corral Sánchez y Stor, nacido en Madrid en 1819, ingresó en el Real Seminario de Nobles de Madrid en 1827.


Armas


En campo de gules, tres panelas, de plata, bien ordenadas

Estas armas traen los de Extremadura, según Vicente de Cadenas.


Los de Álava, según Juan Carlos de Guerra, usan: En campo de gules, diez panelas de plata, nueve de ellas de tres en tres y la décima en punta.


Otros: Escudo partido: 1º, de plata, con una banda de sinople engolada en cabezas de dragones de oro, y 2º, también de plata, con tres panelas de sable, puestas en triángulo.


En La Rioja y Castilla usan: En campo de plata, dos fajas de sinople, acompañadas de dos cruces de gules, una a cada lado. Bordura lisa de oro.


Los del Bierzo (León), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de azur, un lebrel, de plata, acompañado de cuatro panelas, de oro.


Los originarios de Zarza la Mayor (Cáceres), según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, un castillo, de plata y saliendo de sus almenas, una bandera, de gules.


Los radicados en Cuenca, Toledo, Andalucía, Chile y Madrid, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, diez panelas, de gules, puestas en tres palos de a tres y una en punta.


En la iglesia de Santiago el Viejo, de la ciudad de Sevilla, constan: Escudo partido: 1°, cinco piñas, y 2º, tres saetas y en la de en medio una estrella encima.


Sancho Hurtado, Jurado del concejo de Estella (Navarra), año 1379, usaba: Una copa.


Otros: En campo de gules, una cesta, de mimbre, de oro.


Los Condes de Cartago usan: En campo de oro, cinco corazones, de gules, puestos en aspa.


En el expediente del Caballero de la Orden de Alcántara Domingo Sanz de Herquiñigo y Sanz del Pozo Rodríguez de Vergara y Hurtado, natural de Madrid, año 1716, constan las siguientes armas para los originarios de Toledo: Cinco panelas.