Caballero, Cavallero

Versión de impresión

Hubo en España muchas y distintas casas de este apellido, sin relación entre ellas de origen ni parentesco.

La opinión de los genealogistas que hacen dimanar todas esas familias de un mismo solar y tronco, la consideramos equivocada. Sus propios mantenedores no aportan ninguna prueba seria. Lejos de ello, procuran salir del paso sin pretender siquiera demostrar lo que afirman.

Por lo tanto, lo más prudente es no englobar todas las casas del apellido Caballero en una sola, sino tratarlas por separado para marcar en lo posible las diferencias que entre ellas existen.

Una familia de Caballero, muy antigua y principal, es la que tuvo su solar en la ciudad de Alcañiz (Teruel)

Miguel de Salazar y otros autores dicen que procedía de los Caballieri de Italia que pasaron a Aragón, estableciéndose en Alcañiz y españolizando su apellido.

Ramas de esa casa se extendieron por las Comunidades de Teruel y Albarracín, radicando en El Campillo y en Bezas.

En ambos sitios gozó desde antiguo esta familia de todos los privilegios que correspondían a los Infanzones e Hijosdalgo, y sus individuos hicieron también en dichos pueblos repetidas informaciones de nobleza. Algunas de éstas fueron aprobadas por Miguel Juan Vicente, Alcalde primero de El Campillo, en auto de 3 de Diciembre de 1767, que pasó ante Tomás Calza y Corbalán, Escribano del Rey, público y del número de la ciudad de Teruel.

También tuvo casas solares en Aragón en Noguera (Teruel), sus dueños Domingo Cavallero y Pascual Cavallero; en Torralba de Ribota, su dueño Miguel Cavallero; en Cervera de la Cañada, su dueño Mateo Cavallero; en Fuendejalón, su dueña la viuda de Martín Cavallero; en Pomer, su dueño Martín Cavallero, y en Ambel (todo en Zaragoza), sus dueños María Cavallero y Martín Cavallero, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

En la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos), hubo otro solar de mucho lustre del apellido Caballero.

Miguel de Salazar manifiesta que se halla razón del origen de esta casa en el monasterio de monjas de Nuestra Señora del Resplandor, de Espinosa de los Monteros, en el que aparecen esculpidas las armas de esa familia.

A ella perteneció Román Angel Caballero, vecino de Espinosa de los Monteros, que hizo información de hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid en 1785.

En Castilla tuvo también casas solares en Frechilla (Palencia), documentada en 1546; en Fermoselle (Zamora), en 1586; en Amusquillo, en 1567; en Bahabón, en 1566; en Cabezón de Pisuerga, en 1545; en Cigales, en 1574; en Medina de Ríoseco, en 1543, y en Tordesillas (todo en Valladolid), en 1562.

E  muy antigua la familia Caballero originaria de la villa de Ocaña (Toledo). Tiénese por fundador de ese solar a Fortún Blázquez Caballero, poblador de la villa de Ocaña en 1106.

Ramas de esas casas se extendieron por las provincias de Toledo, Cuenca y Madrid.

En la provincia de Alava tuvo casas solares en la villa de Elciego, de la Hermandad de La Guardia en 1560, y en la villa de Turiso, en el lugar de Caicedo Sopeña, en lugar de Quintanilla, y en el lugar de Manzanos, todo en la Hermandad de la Ribera, en 1550.

En el Señorío de Vizcaya tuvo casa solar en el valle de Carranza, en las Encartaciones.

En Navarra tuvo casas solares en la villa de Larraga, de la Merindad de Olite, sus dueños los hijos de Pero Cabaillero; en la villa de Azagra, de la Merindad de Estella, sus dueños Martín Cabaillero y las hijas de Johan Cabaillero, y en la villa de Lerín, de la Merindad de Estella, su dueño Pero Cabaillero, documentadas en la Fogueración navarra de 1329.

En Cataluña tuvo casa solar en Bellpuig (Lérida), su dueño Pedro Cavallero, documentada en la Fogueración catalana de 1553.

También ingresaron en la Orden de Santiago, con pruebas de nobleza: Félix Alonso Caballero y Albora, natural de Génova, Capitán del Regimiento de Infantería de la Corona, en 1787; Manuel María Caballero y Albora, hermano del anterior, natural de Figueras (Gerona), en 1787, y Gaspar Caballero Vittori, natural de Roma, Caballero romano, en 1614.

Mucio Caballero y Velli Cano de la Valle y Ferro, natural de Roma, Paje de S.M., ingresó en la Orden de Calatrava en 1589.

Juan Caballero Remelloso, natural de Cabeza del Buey (Badajoz), probó su nobleza para ingresar en la Orden de Alcántara en 1588.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Santiago: Antonio Isidro Caballero, natural de Asturias, del Convento de San Marcos de León, sin año; Francisco Caballero, del Convento de Santiago de la Espada de Sevilla, en 1666; Pedro Caballero Núñez, del Convento de San Marcos de León, en 1682; Francisco Caballero de Yegros, natural de Azuaga (Badajoz), del Convento de San Marcos de León, en 1618, y Pedro Caballero de Yegros, natural de Azuaga, del Convento de San Marcos de León, en 1619.

Iñiga Caballero Vicioso, natural de Calatayud (Zaragoza), organista en el Convento de la Concepción Real de Madrid, probó su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosa en la Orden de Calatrava en 1825. Era hija de José Caballero y de Tomasa Vicioso.

Alonso Caballero, vecino de Sevilla, obtuvo confirmación de una carta de hidalguía que S.M. le concedió, en 1567.

Alvaro Caballero, vecino de Sevilla, obtuvo traslado del privilegio de hidalguía que S.M. le concedió por el servicio pecunario de cinco mil ducados, en 1576.

Gonzalo Caballero, vecino de Paradinas, obtuvo confirmación de Caballero por sus servicios en la guerra contra los moros, en 1491.

Pedro Alonso Caballero, vecino de Montamarta (Zamora), obtuvo mandamiento para que se le guardase el privilegio de Caballero, en 1489.

A Angela Caballero y Saavedra se le extendió Real carta de sucesión en el título de Marqués del Villar el 6 de Febrero de 1863, y a María del Carmen Caballero y Saavedra el 22 de Junio de 1892.


Armas


La casa de Alcañiz y los de Teruel,  El Campillo y Bezas, traen: En campo de gules, un caballero armado, de plata, jinete de un caballo del mismo metal, con una espada desnuda en la mano diestra y una rodela en la siniestra. 

Estas armas corresponden al Marquesado de Torneros, título concedido por el Rey Don Alfonso XII a Francisco Caballero y Rozas, Marqués viudo del Villar. También usan estas armas los radicados en Asturias, Castilla y Andalucía, según Vicente de Cadenas.


Los originarios de Aldeadávila de la Ribera (Salamanca), los de la casa de Jerez de la Frontera y los radicados en Madrid, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de gules, una banda, de oro, engolada en cabezas de dragantes, de sinople, lampasados, de gules.


Los radicados en Granada, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, una galera, de azur, puesta sobre ondas de azur y plata.


Los originarios de La Rioja y los radicados en Madrid y Cádiz, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de sinople, tres barras, de oro.


Otros de Alcañíz, traen: Escudo partido en faja: En cabeza, campo de gules, con caballero armado, de plata, jinete de corcel del mismo metal, con espada desnuda en la diestra y rodela en la siniestra; en punta partido: 1º, en campo de plata, árbol, de sinople y león empinado al tronco, de su color; 2º, en campo de oro, cuatro palos, de gules.


Los Marqueses de Caballero, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de sinople, un castillo, de plata; 2º, en campo de plata, tres troncos al natural, y 3º, en campo de gules, tres fajas, de oro.


Jerónimo Caballero y Vicente-Camp Herrera y Hernández, Ministro de la Guerra, Caballero de Santiago y Marqués de Caballero desde 1794, usaba: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de sinople, un castillo de plata adjurado de sable y donjonado de tres torres almenadas, 2º, en campo de plata, dos escorpiones de sinople, afrontados y bien ordenados, y 3º, en campo de gules, tres fajas de oro.

Estas armas constan en la calle de Zamora, número 9, de la ciudad de Salamanca.


Otros traen: En campo de azur, una torre, de plata, acompañada de dos onzas, al natural, una que sube y otra que baja de la torre; saliendo del homenaje, un brazo armado, con una espada en la mano.


Los Marqueses de Santa Ana y Santa María, concedido por el Rey Don Fernando VII a Tomás Faustino Caballero y Miranda, usaba: En campo de gules, un caballero con armadura, jinete en un caballo engualdrapado, con una espada en la mano diestra y una rodela en la siniestra, todo de plata.


Otros también de Aragón y algunos de Vizcaya traen: En campo de plata, el caballero armado de sable, jinete en caballo del mismo color, con espada desnuda en la diestra, y en punta, bajo las patas del caballo, tres cabezas de moro degolladas y con turbantes de azur. 


Otros también originarios de Aragón usan: En campo de plata, el caballero armado de sable, jinete en caballo del mismo color con una garza de sable sobre el cuello del caballo, con espada desnuda en la diestra, y en punta, bajo las patas del caballo, tres cabezas de moro degolladas y con turbantes de azur. Bordura de azur, con ocho flores de lis de plata.

Así las traen los de la villa de Cehegín.


Los del solar de Salvatierra de Tormes (Salamanca), Andalucía, Extremadura Portugal, ostentan: En campo de oro, dos grifos de sable, rampantes y afrontados y bordura de plata, con seis calderas de sable.


El solar de Espinosa de los Monteros y sus ramas en Castilla y La Rioja tienen: Escudo partido: 1º, en campo de plata, una banda de gules engolada en cabezas de dragones de sinople, y 2º, en campo de plata, un león rampante de gules.


Otros del solar de Espinosa de los Monteros y sus ramas en Castilla y La Rioja, traen: Escudo partido: 1º, en campo de plata, una banda de gules engolada en cabezas de dragones de sinople, y 2º, en campo de plata, un león rampante de gules. Bordura de plata con seis calderos de sable.


Los de la merindad de Trasmiera usan: Escudo cortado y medio partido: 1º, de azur, con un águila de oro, acompañada de tres estrellas de plata; 2º, de plata, con una torre con homenaje de azur puesta sobre ondas de agua de azur y plata, y 3º, de plata también, con un león rampante de su color natural.


Los del solar de Soto de Campoó traen: Escudo partido: 1º, en campo de sinople, un castillo de plata, puesto sobre ondas de agua de azur y plata, y 2º, de veros. Bordura de gules, con ocho flores de lis de oro.


Los de Soto de Campoó, según Bartolomé Frías de Albornoz, usan: Escudo partido: 1º, en campo de sinople, un castillo de su color, puesto sobre ondas de agua de azur y plata, y 2º, de veros de azur y plata. Bordura de gules, con ocho flores de lis de oro. Por timbre un lucero.


Los del lugar de Soto, de la Merindad de Campo (Burgos), y su rama en Aldeacueva, del valle de Carranza (Vizcaya), según Gonzalo Argote de Molina y Jorge de Montemayor, traen: Escudo partido: 1º, en sinople, un castillo de plata, con puertas y ventanas de gules, asentado sobre ondas de azur y plata, y 2º, en plata, tres órdenes de veros de azur. Bordura de gules con ocho flores de lis de oro. Por timbre sobre el yelmo un lucero de oro.


Los de Asturias ostentan: En campo de sinople, un castillo de plata puesto sobre ondas de agua de azur y plata, siniestrado de un león rampante de su color empinado a sus muros, y en el jefe una estrella de oro. Bordura de azur, con ocho flores de lis de oro.


Los de León, Concejo de Cangas de Tineo (Asturias), Salvatierra de Tormes, Alburquerque y Andalucía, traen: En campo de sinople, un castillo de plata puesto sobre ondas de agua de azur y plata, siniestrado de un león rampante de su color empinado a sus muros, y en el jefe un lucero de oro. Bordura de azur, con ocho flores de lis de oro.


En el Palacio de Fontaniella, de Cangas de Narcea (Asturias), constan las siguientes armas: En campo de sinople, un castillo de plata, sobre ondas de azur y plata, de cuyo homenaje, nace un león de su color natural. Y tres veneras de plata, una a cada costado del castillo y otra en punta, entre las ondas. Bordura de plata con el siguiente lema en letras de sable: "Conchas y castillo y león prisionero armas son de Caballero y Riego".


En dos casas de esta familia una en Tineo (Asturias) y otra en el Palacio de Ferreira, en Tuña (Tineo), traen: En campo de sinople, un castillo de plata, sobre ondas de azur y plata, de cuyo homenaje, nace un león de su color natural, y tres veneras de plata, una a cada costado del castillo y otra en punta, entre las ondas.


Los Caballero del solar de Ocaña y sus ramas de las provincias de Toledo, ambas Castillas, Cuenca y Madrid, Andalucía y América, tienen: En campo de gules, una banda de oro cargada de una F de sable y acompañada en lo alto de tres sotueres de oro en triángulo, y en lo bajo de otros dos en faja.


También traen algunas ramas dimanadas del solar de Jerez de la Frontera: Escudo fajado y ondeado de plata y azur.


Los de Aragón, Cataluña, Valencia, Murcia y Baleares, según Juan José Vilar y Psayla, traen: En campo de oro, tres chevrones de gules.


Los de Cofiñal (León) usan: Un castillo donjonado que está surmontado por un león adiestrado.


Los radicados en Oncina de la Valdoncina (León), según Vicente de Cadenas, usan: En campo de plata, una torre de oro, surmontada de una luna, de plata.


Los Alvarez-Caballero en Asturias usan: En campo de gules, cinco coronas de oro rematadas sus puntas en perlas y puestas una, dos y dos; medio partido de azur, con castillo de plata puesto sobre ondas de agua de azur y plata, y un león de oro armado y lampasado de sable naciendo de su torre de homenaje, y cortado de plata, con tres conchas de gules puestas en triángulo. Bordura de plata, con esta leyenda en letras de sable: "Conchas, coronas, castillo y león prisionero, armas son de Cornás y Caballero".


La familia Caballero de los Olivos establecida en México y oriunda de Jerez de la Frontera tiene: Escudo cortado y medio partido: 1º, de oro, con dos olivos de sinople; 2º, de gules, con un brazo armado de plata, empuñando una espada desnuda del mismo metal, y 3º, de azur, con tres fajas de oro.


Otra casa de este apellido en Sevilla y su rama de Puerto de Santa María y de América ostenta: De oro, partido de plata, y sobre ambos cuarteles un castillo de plata y brochante sobre el todo una cadena de sable en situación de banda.


Los apellidados Caballero de Barbas traen: En campo de oro, un león, de sable, con una estrella a su diestra, de plata, y a su siniestra un roel, de azur.


Los Caballero de la Concha: En campo de sinople, una banda engolada de dragantes con un castillo en el hueco superior y un león en el inferior, todo de plata.


Los Caballero de Dión usan: En campo de plata, dos herraduras, de oro, bullonadas de sable.


Los Caballero de Rodas: En campo de gules cinco estrellas, de azur, puestas en aspa.


Los Caballero de Manzanedo: En campo de gules, una escopeta, de oro, apoyada en su horquilla, de plata.


Los Caballero del Pozo, radicados en Aldeadávila de la Ribera, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de sinople, una tartana, de oro.


Los apellidados Caballero de Zamora usan: En campo de oro, tres martillos, de sable, puestos en palo.

Juan José Vilar y Psayla señala que los de Herrera de Ibio (Cantabria), Portugal. Extremadura y Andalucía, usan:  En campo de oro, dos grifos de sable, rampantes y afrontados, con los grifos asidos de pies y mano. Bordura de plata, con seis calderas de sable.

En el Convento de Nuestra Señora de Gracia, de Jerez de los Caballeros, constan las siguientes armas: En campo de gules, un caballero, de plata, armado de lo mismo, con un jinete de un caballo, también de plata.

Los de la casa de Aldeadávila de la Ribera, su rama de Ledesma y otras de Castilla ostentan: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de sinople, un castillo de oro aclarado de gules; 2º, en campo de plata, con tres lagartos de sinople puestos dos en los cantones del jefe y otro en la punta, mirando al centro, y 3º, en campo de gules, con tres fajas de oro. Acolada la cruz de Santiago.

Alfredo Basanta, en su notable obra "Genealogía y Nobleza", dice, a propósito de las anteriores armas: "Es cosa corriente en la provincia de Salamanca llamar irónicamente lagarteros a los de Ledesma, y a este propósito se nos ocurre preguntar: ¿Será el escudo de los Caballeros (del solar de Aldeadávila de la Ribera) el origen del remoquete? No parece difícil que, tratándose de una familia tan notoria y luciendo ésta en sus blasones los lagartos, se aplicase a sus individuos aquel apelativo, que pudo, por su extensión, aplicarse después a todos los vecinos de Ledesma, donde existe esta familia".

Una rama del solar establecida en las Comunidades de Teruel y Albarracín, la que hizo información de nobleza en Campillo de Teruel y Bezas tiene: Escudo cortado: la primera partición, de azur, con el caballero armado de plata, jinete en el caballo del mismo metal, pero sosteniendo con la mano diestra una lanza de plata, en cuyo hierro hay clavada una cabeza humana, y bajo las patas del caballo varios trofeos, y la segunda partición de plata, con un árbol de sinople, terrasado de lo mismo, y un león de su color natural empinado al tronco; medio partido de oro, con cuatro palos de gules.