Albalat, Alvalat

Versión de impresión

Apellido catalán, con casa solar en Tarragona. Una rama fundó nueva casa en Caudete (Albacete). También tuvo casa solar en el Reino de Aragón.

Benet de Albalat, noble vecino de Tarragona, y un hermano suyo, que era Arzobispo de la misma ciudad, sirvieron al Rey don Jaime I el Conquistador, con gente pagada por el prelado. Tenían otro hermano, que era Obispo de Valencia, y descendían de los Condes de Urgel.

Cita mosén Jaume Febrer en sus Trovas: «Benet de Albalat, hombre poderoso en Tarragona, vino a la conquista (de Valencia) en compañía de su hermano el arzobispo de aquella ciudad, capitaneando la gente que éste pagaba a su costa. Traía en su escudo un ala dorada sobre campo azul. De su ascendencia e ilustre sangre, dice que tenía el príncipe noticia, pues era descendiente de los condes de Urgel. Su hermano menor fue obispo de Valencia, y en ella quedó beato bien hacendado.»  

Pedro de Albalat, aragonés, Doctor en Teología, fue elegido Obispo de Lérida en 1237. Asistió a la conquista de Valencia y purificó su Iglesia. Logró que fuese declarada sufragánea de la de Tarragona, en franca oposición a las pretensiones del Metropolitano de Toledo. Celebró un gran número de Concilios provinciales, el primero en Tarragona en 1239, el segundo en Valencia en 1240, otros seis en Tarragona y dos en Alcañiz (Teruel). Fundó en Tarragona, el Convento de Padres Dominicos. Estatuyó que en el Altar mayor de la Seo, sólo podían oficiar los Obispos o los Canónigos, habiendo obtenido el permiso del Cabildo. Cooperó personalmente con hombres y dinero en la conquista de Xátiva. Citado por el Papa Gregorio IX a un Concilio General que debía celebrarse en San Juan de Letrán, contra el Emperador Federico Barba-Roja, por los daños que éste causaba a la Iglesia, embarcó hacia Roma, pero llegando a Pisa tuvo que volverse porque Barba-Roja había armado en corso varias naves para cautivar a los Prelados. El Concilio se celebró en Lyon en 1246 y nuestro Prelado sobresalió por su virtud y ciencia. Para estimular la generosidad de sus súbditos hacia la obra de la Seo, logró que el Papa Inocencio IV concediera indulgencias a los fieles, que, con sus limosnas, contribuyesen a la construcción de nuestro templo Catedral. Al regresar de las Cortes de Monzón, falleció en Poblet el 2 de Julio de 1251 y está enterrado en la Iglesia Mayor de dicho Monasterio, a la izquierda de la puerta de la Sacristía nueva. Su lauda ostenta el escudo de Poblet y atributos prelaciales.

Domingo de Albalat, doncel de Lérida, fue investido Caballero de la Espuela Dorada del Principado de Cataluña por el Rey don Alfonso V de Aragón, y asistió como tal a las Cortes de Lérida, en 1440.

Probaron su nobleza para ejercer cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición de Valencia: Gaspar Albalat Gil Ansolí y Zorita, natural de Cincotorres (Castellón), para Escribano, en 1747, y su mujer Flora Palau Bovil; Pedro Vicente Albalat Cascant Brut y Ferrándiz, natural de Moixent, para Familiar, en 1582, y su mujer Beatriz Ana Gasso Mora, y Rita María Albalat Aliaga Martínez y Beneite, para casar con el Familiar Francisco Albalat, natural de San Felipe, en 1747.

Francisco de Albalat y Navajas, natural de Caudete (Albacete), donde nació el 11 de Febrero de 1844, fue General de Brigada y Secretario de don Carlos de Borbón y de Austria-Este (don Carlos VII); casó en 25 de Marzo de 1873 con la Baronesa de Caix de Saint-Aymour; construyó en su pueblo natal la capilla de San Francisco de Asís, con enterramiento familiar; Su Santidad Pío X le concedió la Gran Cruz de San Gregorio Magno, y don Carlos VII, el título de Conde de San Carlos en 1878.


Armas


Las de Benet de Albalat que estuvo en la conquista de Valencia y lo nombra en sus Trovas Jaume Febrer y los de Tarragona traen: En campo de azur, medio vuelo bajado, de oro.


Otros de Tarragona traen: En campo de azur, medio vuelo, de oro.


Los Albalat, de Cataluña, según J.-B. Rietstap, traen: En campo de azur, un medio vuelo de oro, puesto en faja.


Los Alvalat, originarios de Cataluña, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de plata, cinco cabezas de dardos, de sable, puestas tres y dos, en dos fajas.