Albert

Versión de impresión

Los apellidos Albert, Albertí, Albertín y Alberto, debieron tener un mismo origen (así lo creen autorizados tratadistas), y puede considerárseles como diversas modalidades de un mismo linaje, cuyo primitivo tronco fue común a todos.

La denominación Albert es la que se tiene como más antigua del linaje, del que afirman algunos autores que es originario de la Provenza. Otros dicen que procede de la Picardía, y otros, por último, aseguran que su primitivo solar estuvo en Rosellón.

Sea cual sea su origen, el hecho es que una de ellas pasó a Cataluña en tiempos antiguos, extendiéndose después el linaje por Baleares, Aragón y Valencia y tomando las diversas modalidades de Albertí, Albertín y Alberto.

Los Albert tuvieron su casa principal en Barcelona.

José Albert y Jiberta, natural de Castelló d'Empuries (Gerona), logró privilegio de Ciudadano Honrado de Barcelona el 12 de marzo de 1778. En el Archivo de Simancas se custodia este privilegio.

Martín Albert, clérigo, ingresó en la Orden de Montesa en 1490.

Mauricio Albert y Terrades, natural de Castelló d'Empuries. Cadete del Regimiento de Caballería del Príncipe, ingresó en la Real Compañía de Guardias Marinas, en 1803.

Probaron su nobleza para ejercer cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición de Valencia: Pedro Albert Pla Solar y Moscardó, natural de L'Olleria (Valencia), para Familiar, en 1612, y su mujer Josefa Solar y Juan, natural de Albaida (Valencia) y vecinos de Guadasequies; José Albert Gil, presbítero, de la Orden de Montesa, natural de Albaida, para Ministro Oficial, en 1781, y Mariana Albert y Ginés, natural de Alfara, para casar con Fernando Marcelino Galán, Familiar de Valencia, en 1785.

R. Albert, fue Caballero del hábito de San Juan en el Gran Priorato de Cataluña y Comandante de Amposta (Tarragona).

Alejandro de Albert y d'Estanybó, Noble, Señor de Porteillá, asistió a las Cortes del Principado de Cataluña, en 1599. Era hijo de Bernardo de Albert y de Oliver, Barón de Pons, Señor de Porteillá y de Maldá, quien fue elevado a la dignidad de Noble el 20 de abril de 1530.

Rafael Albert, Ciudadano de Gerona, asistió como Síndico del Brazo Real de Gerona en las Cortes del Principado de Cataluña, en 1599. Su nieto José Albert, natural, mercader y Jurado de Gerona, Notario de Barcelona y Escribano Real, fue elevado a la dignidad de Ciudadano Honrado de Barcelona por privilegio del Rey don Luis XIV de Francia, durante su gobierno intruso, el 2 de septiembre de 1643.

Jaime Albert, burgués de Prats del Rey (Barcelona), asistió como Síndico del Brazo Real en las Cortes del Principado de Cataluña, en 1547, y Pedro Albert, burgués d Cruilles (Gerona), asistió como Síndico del Brazo Real en las Cortes del Principado de Cataluña, en 1563.

Asistieron a las Cortes del Principado de Cataluña: Rafael Albert, Síndico de Gerona, en 1599; Pedro Albert, Síndico de Cruilles (Gerona), en 1626, y Pablo Albert, Síndico de Cruilles, en 1653.

Bernardo de Albert, doncel de Perpiñán, Señor de Sant Hipolit, fue Consejero Real, Procurador Real y Gobernador de los Condados de Rosellón y de Cerdaña en 1429, y fue investido Caballero de la Espuela Dorada del Principado de Cataluña por el Rey don Alfonso V de Aragón, y asistió como tal a las Cortes de Barcelona de 1431.

Felipe de Albert, doncel de Perpiñán, Barón de Pons y de Agramunt, Carlán de Força Real, hijo del anterior, fue Embajador ante Su Majestad Cristianísima y Gobernador General del Principado de Cataluña en 1461, y fue investido Caballero de la Espuela Dorada del Principado de Cataluña por el Rey don Fernando II de Aragón, y como tal asistió a las Cortes de Barcelona de 1493.

José y Lorenzo Albert Gil Alcober y Lloret, hermanos, naturales de Albaida (Valencia), probaron su nobleza para ingresar como religioso de la Orden de Montesa, en 1752 y 1764, respectivamente.

Galcerán de Albert, natural de Perpiñán, Consejero Real, Prior de Santa María de Maiá (1423-1429), Obispo de Mallorca (1429-1431), monje de Santa María de Ripoll y Obispo de Elna desde 1431 a 1453. Falleció en 1453. Asistió a las Cortes del Principado de Cataluña en 1431, 1435, 1436, 1438, 1440, 1442, 1446 y 1449. Era hijo de Ramón de Albert, Burgués Honrado de Perpiñán, que fue agraciado con el rango de Caballero por privilegio del Rey don Pedro IV "El Ceremonioso" el 30 de abril de 1364, y nieto paterno de Guillermo Albert, Burgués Honrado de Perpiñán, Doctor en ambos derechos, Consejero Real, Cónsul y Batlle de Perpiñán. Fue hermano suyo Bernando de Albert, Caballero de Perpiñán, Procurador General del Principado y Gobernador de los Condados de Rosellón y de Cerdaña, investido Barón de Pons y de Maldá, y Señor de Sant Hipolit por merced del Rey don Alfonso V de Aragón, en 1429.

Francisco Albert, fue monje del Monasterio de Santa María de Montserrat y Procurador de Antonio Pedro Ferrer, Abad de Santa María de Montserrat, quien asistió a las Cortes del Principado de Cataluña, en 1454.


Armas


En campo de oro, un monte de gules, sumado de un árbol de sinople.

Estas son las armas generalmente usadas por los del linaje de Cataluña.


Una rama originaria del apellido trae también estas otras: En campo de gules, dos ramas de aliso, de plata, puestas en sotuer, surmontadas de un escusón de oro con un león de gules, coronado de lo mismo; el jefe, componado de tres piezas de plata y tres de azur.


Según Francisco Piferrer la rama originario del apellido, trae: En campo de gules, dos ramas de aliso, de plata, puestas en sotuer, surmontadas de un escusón de oro con un león de gules, coronado de lo mismo.


Otra línea ostenta: En campo de gules, tres crecientes de oro.


Otros traen: En campo de oro un árbol de sinople, acompañado de dos leones rampantes de gules, uno a cada lado; el jefe de azur, con un creciente de oro, acostado de dos estrellas del mismo metal.


Los del Rosselló, traen: En campo de sinople una banda componada de oro y gules.


Otros del Rosselló, traen: En campo de sinople, un palo componado de gules y oro.


Los originarios de Francia, según Francisco Piferrer, traen: En campo de gules, un león alado o grifo de plata; bordura de azur, con una cadena de plata.


Los originarios de Francia, y difundidos en toda la Península, según Vicente de Cadenas, traen: En campo de oro, una llave, de azur, puesta en banda.