Del Olmo, Olmo, Olmo (del), Olmos

Versión de impresión

Los datos que aportan diversos tratadistas sobre los apellidos Olmo, del Olmo y Olmos, no descubren si son modalidades de un mismo linaje o apellidos distintos. Tampoco esclarecen su origen. Algunos manifiestan, refiriéndose unas veces a los Olmo y otras a los Olmos, que proceden de caballeros godos que pasaron desde Alemania a la Gascuña y luego a la conquista de Barcelona, en donde quedaron heredados. Otros se concretan a consignar que son catalanes. Otros afirman que tuvieron su primitivo solar en las montañas de León, junto a Asturias. Otros, que su casa solariega estaba sita en el lugar de Revilla, de las montañas de Burgos, sin que puntualicen qué lugar es ése de los varios del mismo nombre que en las provincias de Burgos y de Santander existen. Y otros, finalmente, reducen sus noticias a decir que son de Castilla la Vieja.

Referencias tan varias y contradictorias, sólo en parte coinciden con las plenamente comprobadas. Y las comprobadas acusan que hubo familias del apellido Olmo o del Olmo en los partidos judiciales de Pastrana y Sigüenza (Guadalajara); en las montañas de Burgos, que comprenden parte de esta provincia y de la de Santander, y en Valencia. Y que otras familias apellidadas Olmos radicaron en Cataluña, en las provincias de Valladolid, León, Zamora y Cáceres, y en las ciudades de Almería y Córdoba.

Probó su nobleza en la Orden de Santiago (1700, 1701 y 1708), y en la Real Chancillería de Valladolid (1613, 1757, 1772 y 1772).

De la Casa de Torrelaguna (Madrid) fue don Andrés Esteban del Olmo y Ropero de la Plaza, que pasó a La Habana estableciéndose mas tarde en Guatemala, donde vivía por 1735, dejando sucesión.

El Doctor don Pedro Antonio de Ayala y del Olmo, fue un sabio español, ilustre jurisconsulto, abogado, Oidor de la Real Audiencia de Puerto Príncipe, doctor en Derecho, catedrático de Derecho Patrio, decano de la Facultad de Jurisprudencia y comisario real de la Universidad Pontificia de San Jerónimo de la Habana, juez de letras de La Habana, consultor y teniente de regidor de su ayuntamiento.


Armas


Los Olmo de León, traen: En campo de plata, un lobo andante, de sable. Bordura de sinople, con ocho aspas de plata.


Otros Olmo, traen: En campo de púrpura, una cruz, de oro.


Otros Olmo, traen: En campo de azur, un águila, de plata.


Otros Olmo, traen: En campo de oro, un olmo de sinople, y dos lebreles blancos, acollarados de gules, atados al tronco con una cadena de hierro; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Originario de Castilla y radicado en Madrid: En campo de plata, un árbol, de sinople, arrancado y surmontado de una espada, de oro, encabada de sable.


Los Olmos, traen: En campo de oro, un olmo de sinople, de una de sus ramas cuelga un yelmo de azur, y de éste con unas correas de azur, un pavés (escudo antiguo que tiene una muesca en la brazadura) de gules, con nueve roeles, de plata.


Otros Olmos, traen: En campo de oro, una cabeza de erizo, de sable.


Los Olmo de Córdoba y su rama de América: Escudo partido: 1º, de oro, con un águila de sable, y 2º, de gules, con un castillo de plata por cuya ventana del homenaje sale un brazo armado del mismo metal, y un león de oro empinado al muro del castillo. Bordura de plata con esta leyenda en letras de sable: "A ninguno desta vida yo me diera, si a mi mesmo Rey no fuera".


Otros Olmo: En campo de plata, un olmo de sinople, y un lobo de sable atado al tronco.


A los apellidados Olmos, en Cataluña, les asignan diversos tratadistas: En campo de oro, tres fajas de sable.