Frías

Versión de impresión

Este antiguo y noble linaje procede de la ciudad de Frías (cuyo nombre tomó), del partido judicial de Briviesca y provincia de Burgos.

Del primitivo solar de la ciudad de Frías salieron muy importantes ramas.

Una de ellas aparece establecida, a principios del siglo XVI, en la ciudad de Briviesca, y se apellidó “Frías Salazar”. Tuvo línea en Burgos y en la ciudad de Alfaro (Rioja), y pasó a Portugal.

Otra creó nueva casa en el lugar de Villanueva de los Montes, del concejo de Partido de Sierra, Valle de Tobalina y partido judicial de Villarcayo, en la misma provincia. También tuvo línea en la ciudad de Burgos y en Madrid.

Otra rama muy principal estaba ya establecida en los comienzos del siglo XVI, en el concejo de San Pedro de Abanto, del partido judicial de Valmaseda (Vizcaya), y desde dicho concejo se trasladó a la ciudad de Haro, en la Rioja, creando allí nueva casa, de la que salieron líneas que moraron en otros puntos de la Rioja y que pasaron a América.

Otra pasó a la villa de Arenas de San Pedro, en la provincia de Ávila.

Y otra se estableció en la ciudad de Baena (Córdoba).

De todas esas casas y ramas originarias del primitivo solar de la ciudad de Frías, consignamos a continuación las noticias genealógicas que hemos encontrado.

La rama de Briviesca se apellidó, como dejamos dicho, Frias Salazar y a ella perteneció Gómez de Frías Salazar, natural de Briviesca, que vivió en el siglo XVI. Casó con doña Ildefonsa Gamboa, de la misma naturaleza, y fueron padres de Francisco de Frías Salazar y Gamboa, natural de Briviesca, que en su esposa doña María Iñiguez, de igual naturaleza, tuvo a Francisco de Frías Salazar e Iñiguez, natural de Briviesca, que falleció en 1651, ante de ser aprobadas las pruebas de nobleza que presentó para su ingreso en la Orden de Santiago. Había casado con doña Marina de Sotelo Cisneros, natural de san Miguel de la Rivera (Zamora), y de esa unión nació Joaquín Frías Salazar y Sotelo, natural de Valencia y Caballero de la Orden de Calatrava, con fecha 18 de Abril de 1688.

De la rama andaluza de Baena fue Constanza de Frías, esposa de Juan Termiñón Valenzuela, ambos naturales de Baeza y padres de Pedro Termiñón y Frías, natural de Baena, casado con doña María Páez de Castillejo y ambos padres de Juan Frías Termiñón, natural de Córdoba, que ingresó en la Orden de Santiago el 6 de Abril de 1645.

A otra familia del apellido Frías, que tuvo su asiento en Madrid, perteneció Alonso de Frías, natural de Madrid, que contrajo matrimonio con doña Isabel Huidobro, de la misma naturaleza, naciendo de esta unión Juan de Frías y Huidobro, natural de Madrid, que casó con doña Juana de la Vega, de igual naturaleza, y procrearon a Pedro Juan de Frías y de la Vega, natural de Madrid y Caballero Santiaguista con fecha 5 de Septiembre de 1673.

En la Real Chancillería de Valladolid se conserva una ejecutoria de nobleza de otra antigua familia del linaje Frías, que contiene la siguiente filiación Gómez Fernández de Frías, vecino de la villa de Cellorigo, del partido judicial de Haro, fue padre de Sancho de Frías o Sancho García de Frías, vecino de Miranda de Ebro (Burgos), que casó con doña Elvira Tamayo y fueron padres de Diego de Frías Tamayo, que contrajo matrimonio con doña Catalina Soler, naciendo de esta unión Diego de Frías Soler, vecino de la villa de Teles, del partido judicial de Illescas (Toledo), que ganó la citada ejecutoria de nobleza dada en Valladolid el 27 de Agosto de 1544.

Anteriormente había obtenido también carta ejecutoria un primo carnal suyo, llamado Francisco Frías de Miranda.

Por Real carta de 13 de Mayo de 1861, sucedió en el título de Marqués de Huarte don José Frías y Loygorri.


Armas


Las primitivas del solar de la ciudad de Frías, en la provincia de Burgos: Escudo partido; 1.º, de oro, con un madroño de sinople, frutado de gules y un perro de su color atado al tronco, y brochante sobre el todo una banda de gules, y 2.º, de azur, con una torre de plata. Bordura general de plata con ocho sotueres de gules.

Estas mismas tienen los Frías de Ocaña, en la provincia de Toledo.


Algunas ramas de Frías sintetizaron en un solo cuartel esas armas, organizándolas así: De plata, con una banda de gules, y brochante  sobre la banda una torre de azur, delante de cuya puerta hay un madroño de sinople y un lebrel blanco, con manchas de sable, atado a su tronco. Bordura general de plata con ocho sotueres de gules.


Baños de Velasco, al describir este último escudo dice: De plata, una torre de azur, delante de cuya puerta hay un madroño de sinople y un lebrel blanco, con manchas de sable, atado a su tronco, y brochante sobre la torre una banda, de gules. Bordura general de plata con ocho sotueres de gules.


Jorge de Montemayor recoge el escudo antiguo que primeramente hemos descrito, señalándolo como propio del solar de la ciudad Frías y de las líneas de la villa de Ocaña; pero en otra página de su “Nobiliario” consigna también como usado por los Frías de la ciudad de este nombre y de Ocaña, el siguiente: De plata, con una torre de azur puesta sobre ondas de agua de azur y plata, y dos leones de oro (que mejor será de su color natural), empinados a los muros de la torre. Bordura general de gules con ocho sotueres de oro.


Otra rama de esos mismos Frías modificó ese escudo así: De azur, con la torre de plata, cubierta de gules, puesta sobre aguas de azur y plata y acostada de dos leones de oro, nacientes de las aguas. Bordura general de gules con ocho sotueres de oro.


Otros Frías, según Miguel de Salazar, trajeron las siguientes armas, que el citado tratadista describe en esta forma: “Un río y en él una puente de tres arcos y sobre ella una torre y a cada lado un león rampante de oro. Bordura de oro con ocho sotueres de gules”. Omite los esmaltes del campo, del puente y de la torre.

Luego añade: “Otros traen el puente y la torre sin leones, y orla de oro, con ocho árboles de sinople, y al pie de cada uno de ellos un lobo de sable pasante”. También omite aquí los esmaltes del campo, del puente y de la torre.


Otros en España, según el nobiliario “Armería Española”, usaron: De plata, con tres fajas ondeadas de azur.


Otros traen: En campo de oro, tres bandas, de azur.


Las líneas de América, originarias de la rama de San Pedro de Abanto y de Haro, tienen: En campo de plata, tres fajas, de sable.


Otros traen: En campo de gules, seis roeles, de oro.


Castellano, con diferentes radicaciones, establecido en Sevilla: En sinople, un gallo, cantante, de plata.

La ejecutoria de nobleza  dada  por la Real Chancillería de Valladolid en 1544 a favor de Diego de Frías soler, citado anteriormente contiene el siguiente escudo cuartelado: 1.º, de gules, con trece estrellas de oro puestas en tres palos, 2.º,  de oro, con un árbol de sinople y un águila de sable posándose en su copa con una presa en las garras; 3.º, de azur, con un árbol de su color frutado de oro y acompañado de cinco estrellas de este metal, tres en el flanco diestro y dos en el siniestro, y 4.º, de plata, con un castillo de su color.