Giménez, Jiménez

Versión de impresión

Según algunos tratadistas, a dicho apellido, le imponen las casas solares mas antiguas en Navarra y Aragón. Es un apellido de los denominados patronímicos, o sea de aquellos que se derivan de un nombre propio. Muy pronto se extendió por toda la Península y puede encontrarse en América desde los primeros momentos de su descubrimiento y conquista.

Su procedencia, como ha quedado expuesto, tiene su origen en el nombre propio de Jimeno, Gimeno o Ximeno (de Schimeon).

Que este apellido es uno de los más nobles y cualificados de España, lo sostiene, entre otros, el cronista Baños de Velasco en su "Becerro de la Nobleza de Andalucía". Por cierto, conviene advertir que esta palabra "becerro" se refiere a la piel con la que estaba encuadernado el libro de referencia.

Dicho esto, volvemos a Baños de Velasco quien, con varios cronistas más, llega a afirmar que el apellido Jiménez no sólo es de los más antiguos de Castilla, León y Navarra, sino que elevan su tronco hasta el patriarca Tubal, como se sabe, considerado como uno de los primeros pobladores de España.

Al apellido Jiménez han pertenecido muy destacados personajes de la historia, como doña Numilo Ximénez, mujer que fue del rey Fruela II de León, don Diego Ximénez, confirmador que fue de privilegios en tiempos del conde Fernán González. Tello Ximénez y García Ximénez, asimismo confirmadores de privilegios durante el reinado de Alfonso VI de Castilla.

Pero no sólo los Ximénez fueron ricoshombres. Uno hubo, don Fortún Jiménez que fue Conde de Aragón y del que se asegura que derivaron algunos reyes. Muchos de este linaje fueron Señores de villas y castillos, entre ellos, y que se cite en las crónicas, don Fernán Jiménez, Señor y Alcalde del castillo de Segorbe, en Castellón, allá por el año 1.412.

Rey de Navarra fue don García Ximénez (primer rey de Navarra y el dato es interesante) Señor de Armesura y Abarzuza y así lo consigna don Pedro Salazar de Mendoza en su obra "La Monarquía Española" escrita en el año 1.618. don Iñigo Ximénez fue el hijo y sucesor del V rey de este apellido y si nos remontamos años antes, Fortún Ximénez desempeñó el cargo de Copero del rey García Sánchez por los años 926. Insistimos en que, ya en la antigüedad se escribía indistintamente Ximénez o Jiménez. 

En el año 1.309 fue arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada, al que llamaron "el Toledano", que antes fue obispo de Osma y mantuvo la actividad de historiador, escribiendo la Crónica de España hasta el rey Fernando III, al que se la dedicó. Su carácter eclesiástico no le privó de ciertas aficiones guerreras hasta el punto que participó en la batalla de las Navas de Tolosa y también en numerosas expediciones militares del rey Fernando III. Una vez conquistada Valencia, reclamó dicha sede para el arzobispado de Toledo. Ignoramos en que términos lo haría pero el caso fue que la cuestión le valió ser excomulgado por el Sínodo de Tarragona de 1.241. El Papa Gregorio IX anuló dicha excomunión. Su obra más interesante es la citada Historia de España, en la que llega a afirmar que los hispanos deben ser identificados con los godos, sirviéndose de los escritos de San Isidoro y de diversas crónicas. A esta ilustre familia perteneció también el cardenal Jiménez de Cisneros fundador de la célebre Universidad de Alcalá de Henares, nacido en Torrelaguna y que tuvo un destacado papel durante el reinado de los Reyes Católicos.

Fueron bastantes las ramas del apellido Jiménez que pasaron a establecerse en Andalucía, lo que explica la gran difusión del mismo en aquella parte de la Península. Por regla general, los Jiménez andaluces descienden del linaje navarro.

Desde los primeros momentos, los Jiménez pasaron al Nuevo Mundo, destacándose sobremanera.

Gonzalo Jiménez de Quesada, que en los días de la conquista estuvo a las órdenes de Pedro Fernández de Lugo, ostentando el cargo de Justicia Mayor. Capitaneó la expedición que exploró el Valle de Santa Marta. El grupo de conquistadores sufrieron penalidades sin cuento en lucha constante con los nativos hasta alcanzar las tierras de Cundinamarca poblada por los Chisbchas. Jiménez de Quesada consiguió vencer a todos los caciques haciendo una primera fundación de Santa Fe de Bogotá (año 1.538) pero a los pocos días llegaron otras dos expediciones, encabezadas por Belalcázar que venía de Quito y el alemán Federmann, que llegaba de Venezuela. En abril, Jiménez de Quesada fundó oficialmente Bogotá y antes de entrar en combate los tres conquistadores para ver a quien correspondía el dominio de aquellas tierras decidieron embarcar para España y que fuera el rey quien resolviera tan delicada cuestión. La verdad es que la Corona no se decantó por ninguno de los tres, de modo que Jiménez de Quesada regresó a Santa Fe en el 1.550. Los últimos años de su vida los pasó escribiendo las crónicas de sus viajes y aventuras.

Del tiempo de los conquistadores, merece hacer mención a Ortún Jiménez, un navegante que fue piloto mayor de la nave que mandaba Diego Becerra de Mendoza, en la expedición de Hernando de Grijalba, y que envió Hernán Cortés a explorar el océano Pacífico (l.533). Este Ortún Jiménez, por motivos un tanto oscuros (sentimos no haber encontrado en que consistieron sus quejas contra el capitán de su nave), encabezó una rebelión contra éste en la que Becerra resultó muerto, quedando como jefe Jiménez quien continuó la exploración, descubriendo la bahía y el territorio de Santa Cruz, la actual California. Pero en aquella época de violencia, quizás nunca fuera más cierto aquello de que "el que a hierro mata, a hierro muere" y Ortún Jiménez resultó muerto en un combate que sostuvo contra los nativos.

Los Jiménez probaron repetidas veces su nobleza ante las Órdenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, así como en las de San Juan de Jerusalén y Carlos III. Don Diego Bernardo Jiménez de Morales fue creado Marqués de Santa Rosa en 29 de julio de 1723; don Nicolás Jiménez Lobatón y Hazaña, vecino de Perú, Marqués de Rocafuerte, en 17 de marzo de 1746; don José María Jiménez de Vargas y del Río y Alvarez, Conde de Monte Real en 5 de septiembre de 1870, y don Carlos Jiménez Gotall Hudson y de la Mata, Marqués de Casa Jiménez y Vizconde de Torre Almiranta, en 20 de septiembre de 1876.

Citando a los conquistadores de Nueva España, hay que mencionar a Alonso Jiménez, pacificador de Nueva Galicia. Gonzalo Jiménez, natural de Trujillo (Cáceres) que acompañó a Cortés en la conquista de México, y se estableció en Oaxaca. Juan Jiménez nació en Puertollano (Ciudad Real) conquistador de Jalisco y Jiménez de Rivera, natural de la montaña de Cantabria, compañero asimismo de Hernán Cortés y don Rodrigo Jiménez, nacido en Mairena (Sevilla) conquistador de Pamuco y Zapotecas, a quien el cabildo de la Ciudad de México donó un solar en 1.528.


Armas


Según Vicente Cadenas y Vicent, los Giménez (con "G"), traen las siguientes: En campo de plata, un castillo de gules, asentado sobre una roca de su color.


Los de Aragón, traen: En campo de oro, una banda de gules.


Los Jiménez de Navarra, traen: Escudo partido: 1º, en campo de azur, tres veneras de plata, puestas en palo; y 2º, en campo de oro, dos fajas de gules.


Otros de Navarra, traen: En campo de plata, dos lobos de sable, puestos en palo; bordura de oro, con ocho eslabones de cadena, de azur.


Otros Jiménez de Aragón, traen: En campo de azur, una torre de oro, surmontada de una cruz de Calatrava, de oro.


Los Giménez de León, traen: En campo de oro, tres estrellas, de azur, de ocho puntas, bien ordenadas.


Los Giménez de Ponferrada (León), traen: Escudo partido: 1º, en plata, un león rampante. de púrpura, y 2º, en azur, tres estrellas de ocho puntas, de oro.


Los Jiménez castellanos, traen: En campo de azur, un monte de oro, surmontado de tres estrellas, del mismo metal.


Los Jiménez del Perú, traen: En campo de gules, una torre, de plata, acompañada de cinco flores de lis, dos a los flancos diestro y siniestro, y una en el jefe.


Los Jiménez de Andalucía, traen: En campo de oro, una banda, de sinople, engolada de dos cabezas de dragones del mismo metal. 


Otros Jiménez, de Castilla, traen: En campo de azur, un águila, de plata, fajada, de gules.


Los Jiménez, de Ávila, traen: En campo de gules, una caldera, de sable, fajada, de gules.


Otros Jiménez, traen: En campo de azur, un lobo, de oro, pasante.


Otros Giménez, traen: Escudo tronchado: 1º, en plata, dos armiños, de sable, y 2º, de ondas de azur y plata; bordura de oro, con cuatro estrellas y cuatro aspas, de oro, alternando.


Los Jiménez, de Santander, traen: En campo de plata, una torre, de azur, acompañada de tres flores de lis, de azur.


Los Giménez, originarios de Pulpi (Almería), radicado en Istres (Francia): En campo de oro, una banda de azur, acompañada en el jefe de una merleta, de sable, y en la punta de un trébol, de sinople.


Los Jiménez, radicados en Tanger (Marruecos), traen: En campo de gules, cinco águilas, de plata, puestas en aspa.


Los Jiménez, radicados en Arjonilla (Jáen), traen: En campo de azur, una torre, de plata, superada de una cruz llana del mismo metal y acompañada a su diestra de una flor de lis, de oro, y a su siniestra de otras dos flores de lis mas pequeñas, también de oro y puestas en palo; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Otros traen: En campo de azur, una torre de plata sumada de una cruz de oro, de dos traversas, con los remates trebolados y acostada de cuatro flores de lis de oro, dos a cada lado.


Privativas de Domingo Giménez Agüero y sus descendientes: Partido: 1º, en campo de oro, una rueca, de sable, y 2º, en campo de oro, una chimenea de fábrica, mazonada de gules, arrojando humo.


Los Jiménez, radicados en Nestares, traen: En campo de plata, un torreón, cuadrado, de su color y saliendo de su homenaje una bandera, de gules.


Los Jiménez, radicados en Lucena, traen: En campo de plata, una torre, de oro, con tres troneras de las que salen el busto de tres doncellas, de su color.


Jiménez, originario de Orán, Pol, Lugo: En sinople, una banda, de oro, resaltada de un castillo, de gules.


Los Giménez de varias poblaciones de Aragón, desde fines de la Edad Media: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de plata, 2º y 3º, de gules, una estrella, de oro; sobre el todo una banda, de plata.


Los Giménez de varias poblaciones de Aragón, desde fines de la Edad Media: En campo de oro, dos calderas jaqueladas de plata y sable.


Los Giménez de varias poblaciones de Aragón, desde fines de la Edad Media: Escudo partido en palo: 1º, en campo de oro, dos calderas jaqueladas de plata y sable, y 2º, en campo de azur, una lis, de oro.