Hernández

Versión de impresión

Apellido patronímico derivado del nombre propio de Hernando. Muy extendido por toda España y América, sin que todas las ramas de este linaje tengan un origen común.

Nos concretamos, por tanto en esta información, a recoger con la debida separación algunas de las numerosas familias del apellido Hernández que ofrecen pruebas de su hidalguía.

Hubo antiguas y diversas casas de Hernández, una de ellas en Calahorra en La Rioja, y de ella fue, Amador Hernández y Jiménez, que el 20 de Septiembre de 1536 obtuvo en la Real Chancillería de Valladolid ejecutoria de nobleza.

Otra radico en la villa de Manjarrés, del partido judicial de Nájera, y a ella perteneció, Diego Fernández y Hernández, que en unión de su hermano, Martín, obtuvo ejecutoria de nobleza en la Real Chancillería de Valladolid, el 22 de Diciembre de 1582.

Hubo una casa en la villa de Cornago del partido judicial del Río Alhama, y descendientes de ella fueron Miguel Antonio Hernández de Huici, y sus hermanos Josefa, Miguel y Juana Hernández de Huici, naturales y vecinos de la villa de Mañero, en Navarra, los cuales, en el año de 1775, comparecieron ente los tribunales de Navarra, solicitando que, como descendientes de la citada casa de Hernández en la villa de Cornago, se les reconociese su nobleza, lo que se mando así.

Algunos Hernández navarros fueron naturales de la villa de Espronceda, en el partido judicial de Estella. En el año 1760 José Hernández de Oroquieta, y sus hijos Joaquín y Rafael Hernández, vecinos y naturales de Luquín, en el mismo partido judicial de Estella, solicitaron ser declarados nobles por los Tribunales de Navarra, como descendientes de la mencionada casa de Espronceda. Obtuvieron sentencia confirmatoria. 

Otra casa navarra hubo en el lugar de Meoz, del Ayuntamiento de Lónguida y partido judicial de Aoiz, de la que fue, el Doctor Pedro Hernández y Lara, que probó su infanzonia como descendiente de la citada casa. 

Miguel Hernández, hijo del anterior, que hizo voluto a Romanos de Daroca, en la provincia de Zaragoza.

Pedro Hernández Adam, Doctor, que pasó a Zaragoza y obtuvo firma de hidalguía el 4 de Junio de 1649, siendo insaculado.

Además de las líneas que dejamos citadas y que, originarias de la casa navarra de Meoz, se establecieron en Aragón, moro en la ciudad de Zaragoza otra familia Hernández, de la que fue, Juan Hernández Caspe, que probo su infanzonia el 22 de Octubre de 1599, y Jerónimo Hernández Provenzal, que residió en Zaragoza e hizo salva de infanzonía.

También fueron vecinos de Zaragoza los hermanos Juan, Marcos, Agustín, Pedro y Teresa Hernández Salazar, que probaron su hidalguía y alcanzaron ejecutoria el 6 de Octubre de 1651.

Natural de la villa de Orcajo, del partido judicial de Daroca en Zaragoza, fue Pedro Jerónimo Hernández, nacido el 1º de Mayo de 1673, Doctor y Catedrático de Leyes en la Universidad de Huesca, que contrajo matrimonio en Madrid con doña María Suárez, Señora de Utrilla y Camarera de la Reina, y poseyó el mayorazgo que en su lugar de Torrecilla habían instituido los Hernández.

Otra casa aragonesa radico en la villa de Villar de Salz, en el partido judicial de Albarracín en Teruel, y de ella fue, Juan Antonio Hernández Pérez, Caballero de la Orden de Carlos III, con fecha del 21 de Marzo de 1789.

Entre las muchas casas de Hernández que hubo en Castilla la Vieja, aparece citada como muy principal la que radico desde tiempos muy antiguos en el lugar de Yanguas, del partido judicial de Agreda en Soria.

Fue su fundador Rodrigo Hernández, llamado "El Justador", que paso de la Rioja a Castilla con Carlos de Arellano, Señor de Cameros y caso en Yanguas, teniendo veintitrés años de edad. Quedo allí avecindado y murió a los ochenta años. Sirvió al Rey don Juan II de Castilla. Algunos de sus descendientes casaron en la villa de Agreda, donde fundaron casa, mayorazgo y capilla con sepulcros adornados de estatuas y escudos de mármol.

Del solar de Yanguas salió Alonso Hernández, que fue Colegial de San Bartolomé en Salamanca, Catedrático de aquella Universidad, Oidor de la Audiencia de Navarra y Arzobispo de santo Domingo en la Isla Española.

En Castilla de Nueva, fueron también muy numerosas las casas de Hernández. De una establecida en la villa de Torrelaguna (Madrid), fue, El Maestre de Campo Luis Hernández de Paredes, natural de Torrelaguna y Caballero de la Orden de Santiago, en la que ingreso el 15 de Abril de 1654. Y su hijo Luis Ignacio Hernández Lernout, nacido en Farnes, Flandes, de don era su madre, que el 21 de Enero de 1664 vistió él hábito de Santiago. 

Otra familia Hernández moro en la villa de Ocaña en Toledo, y a ella pertenecía, José Hernández de Candenas y Osorio, que aunque el apellido Hernández, procedía de su madre, lo antepuso a los apellidos paternos. Residió en Lima (Perú), con el Virrey Conde de la Moncloa, e ingreso en la Orden de Santiago el 14 de Enero de 1704. 

En el antiguo reino de Murcia moro otra familia de Hernández en la villa de Fuente Alamo de Murcia, en al partido judicial de Cartagena, y a ella perteneció,  Francisco Hernández y Reilo, Caballero Santiaguista desde el 5 de Diciembre de 1695.

A principios del siglo XVI vivía en la ciudad de Granada una familia de moros cristianizada, que adopto el apellido Hernández. Mohamed el Cegrí y su esposa Haxa el Cegrí, fueron padres de, Gonzalo Hernández el Cegrí, que nació en Granada y caso con doña María de Granada, de familia también mora cristianizada (hija de Pedro de Granada el Nojar, Alcaide moro de Almería, y doña Elvira Hernández, llamada antes Vedia, y fue su hijo Luis Hernández el Cegrí, natural y Veinticuatro de Granada, que vistió él habito de Santiago el año 1539.

Hubo otras casas de Hernández en el lugar de Managa, en Alava, y en la villa de Boca de Huérgano, del partido judicial de Riaño, en la provincia de León.

En la República de Chile se avecindo en 1541, García Hernández, español, que fue Regidor de la ciudad de Santiago de Chile en 1558, y contrajo matrimonio con doña Isabel García, hija de Diego García de Cáceres, celebre conquistador español y compañero de Pedro de Valdivia.


Armas


Los de Aragón, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, un león rampante, de oro; y 2º, en campo de plata, dos fajas de veros.


Los de Castilla, traen: Escudo partido: 1º, en campo de gules, tres castillos, de plata, bien ordenados; y 2º, en campo de azur, tres flores de lis, de oro, bien ordenadas.


Otros de Castilla, traen: En campo de sinople, una torre, de oro, acostada de dos leones, del mismo metal; de las almenas de la torre sale un brazo armado, de plata, empuñando una espada desnuda; bordura de gules con ocho estrellas, de oro.


Otros traen: En campo de sinople, una villa, de oro.


Radicado en Armanza de Cameros (Logroño) y extendidos a Logroño, Burgos y Vitoria, traen: En campo de sinople, tres bandas de oro; bordura de oro con ocho cabezas de moro sangrantes.


Otros traen: Escudo cuartelado: 1º, en campo de plata, una cruz, de gules, 2º y 3º, en campo de azur, cinco veneras, de oro, puestas en sotuer, y 4º en campo de plata, una lanza, de sable.


Radicado en Logroño y extendido a Madrid y Jaén, traen: En campo de gules, un castillo, de oro, almenado, aclarado de gules y mazonado de sable, adiestrado de tres puntas de lanza, puestas en palo.


Otros radicados en San Antonio de los Baños, La Habana (Cuba), traen: En campo de azur, cinco flores de lis, de oro, puestas en sotuer; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Los radicados en Galicia, pasado a Canarias y a las Indias, traen: En campo de gules, tres aspas, de oro, bien ordenadas.


Otros traen: En campo de plata, dos calderas, de sable, puestas en faja.


Otros traen: En campo de oro, cinco árboles, de sinople, arrancados y puestos en sotuer.


Los de la casa de Munaga, en Álava, traen: Escudo cuartelado en sotuer: 1º, en campo de gules, un castillo, de oro, 2º y 3º, en campo de azur, cinco estrellas, de oro, puestas en sotuer; y 4º, en campo de plata, un águila de sable.


Los de León, traen: En campo de plata, cuatro fajas, de gules.


Otros, originarios de Vilanova (Portugal), pasados a la Florida (EE.UU.) en 1768 y a Matanzas (Cuba) en 1820, radicado en Miami, Valencia (Venezuela) y Charlotte, Carolina del Norte, traen: En campo de sinople, una torre, de oro, acostado de dos leones del mismo metal; de las almenas de la torre sale un brazo armado, de plata, empuñando una espada desnuda; bordura de gules con ocho estrellas de plata.


Otros traen: En campo de oro, un águila, de sable, coronada de gules.


Otros traen: En campo de oro, un casco de plata, perfilado de sable, con plumas de colores.


La casa de la villa de Manjarres, trae: En campo de plata, un pino de sinople, y atravesado al tronco, un lobo de su color, lampasado de gules; bordura de gules, con ocho sotueres, de oro.


Otros traen: En campo de oro, cinco panelas, de sable, goteando sangre y puestas en sotuer.


Otros traen: En campo de oro, tres fajas, de gules.


Otros, radicados en Güimar (Tenerife) y Santa Cruz de Tenerife, traen: Escudo cortado: 1º, en campo de azur, tres flores de lis; bordura de gules, con ocho aspas, de oro y 2º, en campo de azur, una cruz, a todo trance, acompañada en cada hueco, por una flor de lis, de plata.


El Emperador D. Carlos I concedió, por privilegio dado en Valladolid a 4 de abril de 1542, el siguiente escudo de armas a D. Diego Hernández vecino de Arequipa: En campo de gules, un peñasco, al natural, sumado de una torre, de oro y plata; bordura de azur, con ocho estrellas, de oro.


El mismo Emperador concedió, por privilegio dado en Valladolid a 8 de junio de 1538, el siguiente escudo de armas a D. Gonzalo Hernández, regidor de la villa de Santo Espíritu (Nueva España): En campo de azur, un castillo de oro sobre ondas de azur y plata, superado de una estrella, de oro; bordura de oro, con cuatro rosas de gules, con hojas de sinople.


Otros, radicados en Requena (Valencia), traen: En campo de gules, un ciervo pasante, de oro.


Otros, radicados en Guadalupe y Guanajuato (México), traen: En campo de plata, una banda, de gules.


Otros, originarios de Almendralejo (Badajoz), radicados en Veracruz (México), traen: En campo de plata, un olmo, de sinople, arrancado y frutado de oro.

Otros, radicados en West Hartford (Estados Unidos), traen: Escudo partido: 1º, en gules, una torre, de oro, almenada y aclarada de plata, terrasada de sinople y cargada la terrasa de un cordero, de plata, echado sobre un libro, de gules, con cantos de oro y del que penden siete sellos, de plata, con cintas rojas, y el cordero con una bandera, de gules, cargada de una cruz blanca; bordura de azur, con siete estrellas, de oro, y 2º, losanjado de oro y gules, cargado de un escusón, de oro, con un faja, de gules, cargada de un león leopardado, de plata, acompañado en el jefe de dos lises, de azur, y en punta de tres hojas de arce, en sinople, saliendo de un tronco en su color.