Marc, March

Versión de impresión

El apellido March es, con muchos otros españoles y extranjeros, de origen patronímico y, por tanto, son varias las familias que lo llevan, pero algunas de ellas lo han ennoblecido con sus hechos. El solar nobiliario de los March fue en la Edad Media el castillo Eramprunyá, cuyos señores, Barones de este título, remontan claramente su ascendencia a los primeros años de la Reconquista del Condado de Barcelona.

Así, ya en 29 de Octubre de 1060, al jurarse el testamento sacramental de Miron Geribert, de la casa vizcondal de Barcelona, lo que tuvo lugar en el altar de San Martín de la Iglesia de San Sebastián del Cenobio (San Sebastián del Gorchs, en el Panadés, entonces extremo de la Marca Hispánica), lo fue ante Guillermo March, Juez; Guillermo, Obispo de Ausona (Vich); Gilaberto, Obispo de Barcelona, y de muchos otros varones «idóneos», según dice el documento, que es el número 379, folio 161 del libro IV de antigüedades de la Catedral de Barcelona; siendo de observar que se cita a March en primer término, señal del respeto que merecía la dignidad de Juez, ante quien pesaba el acto.

Y por tradición, y porque tales cargos venían vinculados muchas veces en las familias, encontramos desde entonces a los March ejerciendo cargos judiciales o notariales, cuyo recuerdo nos han conservado los documentos. Especial mención debe hacerse de Pere March, que ejercía la Notaría en Sitges y Barcelona en los Primeros años del reinado de don Jaime I, y que durante el mismo, y en un largo período de cincuenta años, en que le vemos autorizar escrituras, intervino en los más importantes asuntos por su cuantía y por la calidad de las personas interesadas. Así, en 5 de Marzo de 1275, le vemos autorizando los capítulos matrimoniales entre Berenguer de Fonollar, por cierto Castellano del de Eramprunyá, e Inés, hija y heredera de Guillermo, Castellano de Sitges, en los cuales se da a Fonollar, en dote precisamente, el castillo de Sitges o su castellanía, como se decía entonces. Autorizó también  el propio Notario la aprobación que prestó Bernardo de Centellas, como Señor Feudal superior de Sitges, a esta donación, según consta en el Archivo Catedral de Barcelona, Sala de la Pía Almoina, estancia 70 , documento 10 y en la estancia 10 del mismo Archivo.

Y que ese Pere March, lo que por otra parte bien claramente indican los documentos referidos, era antecesor de los March que poco después fueron Señores únicos y Barones de Eramprunyá, nos lo demuestra la escritura de 26 de Abril de 1287, en la que doña Ferrera de Monterols funda un beneficio en la Capilla de la Virgen de la iglesia de Santa Ana, de Barcelona, cediendo el derecho de presentación a este Notario Pere March, que debió ser hombre de gran consideración social; y el ver al folio 83 vuelto del Libro de la Baronía, citado por Bofarull, a los Barones de Erambrunyá, ejerciendo año más tarde el derecho de presentación, como sucesores de aquél.

Y Pere March, “lo Prohom”, (era hijo del notario de Barcelona Pere March, que recibió de manos del Rey don Jaime I la baronía de Beniarjó, en Gandia, que heredó su hijo), primer Barón de Eramprunyá fue a su vez, también y sucesivamente: primero, Escribano Mayor de la Curia Regia; después, Escribano de Ración  Racional o Racionero de la Casa Real, y , por último, Tesorero de don Jaime II, en cuya época, 4 de Febrero de 1323, este Rey le cedió el castillo de Eramprunyá y su término jurisdiccional en libre y franco alodio, como Señor Feudal, lo que confirmó y aprobó el Infante don Alfonso, hijo y Procurador General del Rey, el día 24 de los mismos mes y año, según es de ver en el archivo de la Corona de Aragón en Barcelona, en folios 175 del Registro 223 y 17 del 388, cesión que, aparte las indemnizaciones pecuniarias que March pagó por ella, fue el premio de una gestión financiera como Tesorero regio, tan leal y tan provechosa, que en las cartas de definición general de cuentas que se conservan en el propio archivo de 1318, 1322 y 1325, y otra de confirmación de aquéllas de 1327m se califica de “honradísima, acertada e inteligente”, estándole por ello la Corona por todos extremos agradecida, lo que demuestra de nuevo en 17 de Septiembre de 1323, haciéndole donación del mixto imperio, erigiéndole así en Señor Feudal, con las más amplias prerrogativas.

Estando tan próximos los castillos de Eramprunyá y de Sitges, siendo tantas las relaciones entre uno y otro, y habiendo sido los mismos, como hemos visto, los Castellanos de ambos, era lógico que los segundones de la casa de March se establecieran en Sitges atraídos por la importancia de esta población, y por estar en ella la corte de Señor Feudal, del que fue primer Castlá o Castellano y después Señor único de Sitges, Bernardo de Fonollar.

De los March establecidos en Sitges ejercieron algunos la profesión notarial, tradicional en la familia, o la Medicina, siendo eclesiásticos los otros.

Así, en la visita apostólica, fecha 7 de los idus de Abril de 1326, registrada al folio 75 del Código referente a visitas de 1325 a 1328, guardado en el Archivo Episcopal de Barcelona, consta haber tonsurado el Prelado barcelonés en Sitges a Galcerán de March, del tronco de los nobles Señores del castillo de Eramprunyá, que vivía en Sitges educándose para el sacerdocio bajo la dirección de su Párroco, Capellán de honor del Prócer Señor de la villa. A ese Galcerán lo vemos como partícipe a la sazón en el reparto del trigo, que era una de las más saneadas rentas de los March, Señores de Eramprunyá. Estos March también recibieron de los Reyes singulares mercedes en premio a sus constantes servicios. Así vemos a Pere March, (hijo del notario de Barcelona Pere March, que obtuvo de manos de Jaime I la baronía de Beniarjó, en Gandia, que heredó su hijo primer), Barón de Eramprunyá, Consejero de don Jaime II y don Pedro IV de Aragón, recibir del primero donación del mero y mixto imperio y jurisdicción sobre el castillo de Camp de Cens, “del término de Sitges”, lo que tuvo lugar a 12 Kal. Mad. 1323, dominio que cedió a Fenollar, Señor, como hemos dicho, de aquel término. Lo vemos después yendo a Cerdeña con el Infante don Alonso, en 1324, y morir colmado de honores el 13 de Julio de 1338, y a su hijo y heredero Jaime, (Señor de la baronía de Eramprunyá. Fue padre de los poetas Jaume y Pere March y abuelo de Ausias March. Heredó de su hermano Pere March el castillo de Eramprunya, y de su padre las posesiones valencianas), tan estimado de don Pedro IV, “el Ceremonioso”, que quiso armarle personalmente Caballero de la Orden de san Jorge, lo que acaeció en la iglesia de Pedralves, a 7 de Diciembre de 1360 con todo el ceremonial propio de dicha Orden y de las personas Reales  que asistían, pues acompañaban al Rey en tan brillante acto la Reina doña Elisenda, el Infante don Pedro de Aragón, Frey Sanxo de Aragón, Arzobispo de Caller, y los nobles Gilaberto de Centellas, Berenguer de Abella, Gullón Galcerán de Rocaberti, Pedro Galcerán de Pinós, Gastón de Moncada, Bernardo Guillén de Foxá, Juan Ximenis de Montornés, Berenguer de Manresa y otros.

Siendo muy de notar que el noble Gilaberto de Centellas que hemos citado, era nieto de Bernardo de Centellas, Castellano de Sigjes, y de Saurina de Tarrasa, a la que su madre, Saurina de Santa Oliva, dio en dote la Subcastellanía del castillo de Eramprunyá  en 17 de Junio de 1273, datos que confirman y hacen resaltar la íntima relación entre Eramprunyá, solar nobiliario de los March, y el colindante castillo y villa de Sitges, que lógicamente dio por resultado, como hemos visto, que se establecieran en ella los segundones de  la casa. Todo ello se corrobora con el documento que se guarda en el archivo de la corona de Aragón , en el que se concede permiso a Fonollar para aceptar la donación del castillo de Sitges en feudo de Centellas y alodio del Obispo y Cabildo de Barcelona.

Jaume March (1335-1410). Poeta, Señor de Eramprunyá, era hijo de Jaume March (y hermano de Pere March, y por tanto tío de Ausias March), al cual también armó caballero el Rey don Pedro IV, haciéndole merced, con tal motivo, de tres mil sueldos barceloneses sobre el Tesoro Real. Sirvió en Palacio junto a la Real persona con el cargo de “Uxer d’armes”. Consta que ejercía tan honorífico empleo en 1376  y que era Caballero Diputado General en Cataluña por la ciudad de Lérida. Intervino en diversas acciones militares entre ellas el asedio de Morvedre, en el 1365. Ya nombrado caballero, le fueron encomendadas misiones diplomáticas en Navarra y Mallorca. Su obra literaria comprende tres poemas alegóricos, seis poesías y un diccionario de rimas. Los poemas son, el Debat entre Honor e Delit, escrito en el asedio de Morvedre, La joiosa garda y Lo rauser de vida gaia. El Llibre de Concordances o diccionario de rimas (1371).

Pere March (? 1338-Balaguer 1413) Poeta, Señor de Beniarjó era hijo de Jaume March y hermano de Jaume March, y padre de Ausias March. Habitó en el Reino de Valencia, y fue procurador de Alfonso, conde de Ribagorza y de Denia y Duque de Gandia. Participó en la guerra contra Pedro I de Castilla. Se conservan nueve poesías líricas, y tres extensos poemas, Lo mal d'amor, L'arnés del cavaller y Lo compte final.

Ausias March, (Gandia 1397 - Valencia 1458). Poeta, hijo de Pere March, de quien heredó la baronía de Beniarjó y las alquerías de Pardines y Vernissa, en el ducado de Gandia. Participó en la campañas de Cerdeña y de Córcega, y asistió al asedió de Calví y Bonifazio (1420). El 1425 era halconero del rey, en el Reino de Valencia. Es el poeta medieval español  mas notable de lengua no castellana. Uno de los aspectos mas destacables de su obra radica en la utilización del valenciano como única lengua en sus escritos, sin hacer uso de provenzalismos, tan de moda, con el fin de facilitar la comprensión del lector. La aceptación de su arte por parte de los copistas de cancioneros del siglo XV, como también las ediciones posteriores de sus obras, ha hecho posible que llegasen a nuestros días un gran número de poemas completos, 138 composiciones (unos 10.000 versos).

Berenguer March (ss. XIV-XV). Maestro de la Orden de Montesa (1392-1409). Consejero de Juan I de Aragón, sobre el que ejerció una gran influencia. Muerto éste, fue incluido en el proceso contra su Consejo, pero fue perdonado por el rey Martín el Humano el 1396. Asistió a la coronación del rey Martín (1399) en Zaragoza, donde portaba la bandera real.

En el antiguo Reino de Valencia hubo casas de familias Marc o March en Morvedre (1244-1276), Gandia (1244-49), Cocentaina (1249), Moncofa (1254), Gandia (1259-1291), Cocentaina (1290-95), València (1306-1316), Alcúdia de Carlet (1337), Ontinyent (1343), València (1354-1373), Gandia (1373), Piles (1373), Montfort (1421), Ontinyent (1421), Xàtiva (1421) Borriana (1481),

De la ilustre casa de los March de Eramprunyá, parece que descendieron, a más de los de Sitges, los March de Reus y de Pont de Armentera, poblaciones también situadas cerca del castillo de Eramprunyá, en Cataluña; los March de Tordera, y aun los March radicados en la villa de Arén, antiguo Condado de Ribagorza.

Los March de Reus tuvieron noble y honrosa descendencia en esta población hasta que se establecieron en Barcelona, edificando la hermosa casa-palacio llamada de los March de Reus, en la Rambla de Santa Mónica, que por sus condiciones señoriales escogió para sí, como residencia, el general francés Duhesmes.

En esta época era dueño del palacio de Barcelona Fernando de March y de Bassols, que tuvo una hija casada  con Fernando de Miró, y un nieto llamado Fernando de Miró y de March, que tuvo a su vez, por hijo a Fernando de Miró y Ortafá, que heredó la baronía de Ortafá, en Perpigñan. El palacio de Reus es el Hotel de Londres.

De la rama de Tordera fueron los «March y Jelpí», entre los que encontramos a Juan Baltasar March y Jelpí, que figura como caballero militar en el registro de privilegios de nobles, y a Pedro Miguel March y Jelpí, que figura en los mismos términos en el registro con el número 1.990 del folio 155.

La rama de Sitges se extinguió en don José March, que trasladó su residencia a América, donde casó con doña Carmen Vilardell, de procedencia también de Sitges en cuanto a su familia, pero establecida ya de muchos años en Venezuela. De ese matrimonio hubo dos hijas: doña Antonia y doña Esperanza, pero ningún varón.

Cerca de Sitges y de Reus, en Pont de la Armentera, a 12 de agosto de 1638, figura entre los reconocimientos de don Felipe IV, Damián March, como caballero.

A la rama establecida en la villa de Arén (Ribagorza), perteneció el infanzón don Francisco March, racionero de la jurisdicción de Arén y comisario examinador del Santo Oficio, para cuyo cargo se exigían rigurosas pruebas de nobleza. Fueron sus hermanas Magdalena e Isabel March y también doña Josefa, primogénita y heredera de la casa, casada con el segundo barón de Lés, don Pablo Cao de Benós.

Luis Marc, en los años 1427 y 1429, aumentó el patrimonio familiar con la adquisición de las cuadras y casas fortificadas de Castelldefels y Gava.

Jaime Marc, decidido partidario de don Juan II de Aragón por cuya causa luchó valerosamente, haciendo grandes sacrificios que recompensaron los monarcas con señaladas distinciones, hasta el punto de concederle la plena jurisdicción criminal y mero imperio, por real parte de 3 de septiembre de 1506.

Esteve March (Valencia 1590-1668). Pintor. Su arte se caracteriza por la limpieza del color, la proporción y el movimiento, rasgos propios del barroco valenciano. Entre sus cuadros: El paso del Mar Rojo (Museo del Prado), Batalla de Moros y Cristianos (Galería los Uffizi), Batalla ecuestre (Academia San Fernando).

Miquel March (Valencia 1633-1670) Pintor. Hijo del también pintor Esteve March. Su estilo, aplicado a temáticas de naturalezas muertas, paisajes, batallas y, sobre todo figuras. Destaca la serie los Filósofos que pintó para el Palacio de Nuestra Señora de Montesa, y entre otras obras, San Roque socorriendo a los apestados, La Vista, El Oído y El Gusto. En la Basílica de Nuestra Señora de los Desamparados de Valencia, se conserva el cuadro Matanza de los Inocentes. También hay obras suyas en la Iglesia Parroquial de Carcaixent, y en el convento de los capuchinos de Valencia.

Los March catalanes, originarios de Tarragona, pasaron a Mallorca con Berenguer March, que se halló en la conquista de la isla y en el reparto general le tocó la alquería de Benicalam, de cinco yugadas, en el distrito de Montueri. El solar de esta familia radicó después en Pollensa.

Francisco March y Martorell, doctor en ambos derechos, en 1769 obtuvo una plaza de regidor perpetuo de la ciudad de Palma por el estamento de ciudadanos.


Armas


En campo de gules, ocho bezantes o marcos (monedas) de oro, puestos en dos palos.


Según Ramón Piñol, los March, de Barcelona, traen: En campo de gules, un marco, de oro.

Sello de Pere March y de Berenguer March. Tumba de los March de la primera mitad del siglo XIV, Museu d'Art de Catalunya. Sepultura de Isabel March, fallecida el año 1411, en el monasterio de Pedralbes de Barcelona.


Los March, de Barcelona, traen: En campo de gules, cinco marcos, de oro, en dos palos, y, uno en punta.

Piedra armera en la Iglesia de la Concepción, Barcelona.


Según Ferran de Sagarra, los March, de Barcelona y Reus, traen: En campo de gules, un marco, de oro, sumado de una cruz del mismo metal. 


Otros March, traen: En campo de gules, tres marcos, de oro.

Piedra armera en la capilla de Bruguers.


Otros March, según Lluis Almerich, traen: En campo de azur, un marco, de oro.


Los March, de Valencia, traen: En campo de azur, un cesto, de oro.


Según Joaquín María Bover, los March, de Mallorca, traen: En campo de gules, ocho cuños, de oro, puestos dos, dos, dos y dos.


Según Vicente de Cadenas, otros March, traen: En campo de gules, una hoz, de plata, encabada de azur.


Según Johan Baptiste Rietstap, los March, de Aragón, traen: En campo de gules, un marco, de oro, la tapa abierta y puesta en faja.


Según Johan Baptiste Rietstap, otros March, de España, traen: En campo de gules, ocho marcos, de oro, puestos 2, 2, 2 y 2.


Según Johan Baptiste Rietstap, los Marc, de Vermandois, traen: En campo de azur, tres marcos con sus asas, de oro.


Según Johan Baptiste Rietstap, los Marc, de Paris, traen: En campo de azur, una cesta, de oro, acompañada de tres estrellas de lo mismo.


Según Johan Baptiste Rietstap, los March, del Languedoc, traen: En campo de plata, dos leones afrontados, de gules, sosteniendo juntos un anillo, de sable; bordura de azur, con ocho lises, de oro.


Según Johan Baptiste Rietstap, los March, de Dauphine, traen: En campo de oro, una cabeza de vaca, de azur.


Según Johan Baptiste Rietstap, los March, de Dauphine, también traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de oro, una cabeza de vaca, de azur, 2º y 3º, de azur, tres leopardos, de oro, uno sobre el otro.