Morillo

Versión de impresión

Según Julio de Atienza el apellido tiene un origen castellano.

Una casa de este apellido se halla en Morillo de Liena, partido judicial de Boltaña y provincia de Huesca, con ramas en Morillo de Monclus, Morillo de Samprieto, Morillo de Tou, Fonz, Monzón, Huesca, Siurana, Sádaba, Luesia y Naval.

Otra casa radicó en la villa de Cabeza de Buey, del partido judicial de Castuera (Badajoz), otra en la villa de Belalcázar, del partido judicial de Hinojosa del Duque (Córdoba), y otra en la ciudad de Granada.

Otra rama tuvo casa solar en Castilla.

Se encuentra sumamente extendido en las sierras de Córdoba. Sabemos que ya existía en tiempos de la Reconquista y que varios caballeros de este apellido acompañaron a los Reyes Católicos en la conquista de Granada, donde fundaron nueva casa.

Es posible que, siendo oriundos de otros lugares de la Península, en la reconquista de Andalucía quedaron bien heredados, estableciendo allí sus casas solariegas. El dato más concreto al respecto lo hemos hallado en una información del genealogista Argote de Molina quien cita un solar muy antiguo establecido en Belalcazar.

Otra rama pasó a Chile.


Armas


En campo de azur, un castillo de oro, con un rey asomado a una de sus ventanas, al pie del castillo, dos caballeros armados, afrontados y haciendo guardia; bordura de gules, con ocho aspas, de oro.


Los Morillo, de la casa de Morillo de Liena y sus ramas, traen: En campo de azur, banda de oro, acompañada de cuatro estrellas del mismo metal, tres en lo alto, puestas en triángulo, y una en la parte baja con una flámula.


Los Morillo de Almodóvar del Campo, traen: En campo de sinople, tres estrellas, de plata, bien ordenadas.


Los Morillo de Italia, traen: En campo de gules, un león rampante, de plata, acompañado en el cantón diestro, de una paloma natural.

La casa de la villa de Cabeza de Buey, trae: En campo de azur, un castillo, de oro, surmontado de un creciente, de plata, en la ventana, un hombre, con el brazo derecho fuera, empuñando un alfange en ademán de esgrimirlo hacia dos escalas arrimadas al castillo. Al pie, dos cabezas de moros; bordura de gules, con ocho sotueres de oro. En el expediente del Caballero de Alcántara, Fernando Ignacio Morillo de Cháves, se añaden a las anteriores armas, dos caballeros armados de plata, junto a las escaleras.