Orellana

Versión de impresión

Es este uno de los más antiguos y nobles apellidos de Extremadura, con ilustres y rancias casas solares en la villa de Medellín, del partido judicial de Don Benito (Badajoz), y en la ciudad de Trujillo (Cáceres).

Aunque extremeño, como queda dicho, es originario de Castilla la Vieja, puesto que procede del linaje de Altamirano, que tuvo su primitivo solar en tierras de Ávila. Su arranque fue el siguiente: Una rama de ese solar de Altamirano pasó en tiempos muy antiguos a Extremadura. Radicó primeramente en la villa de Medellín, conservando su apellido Altamirano, y pasó luego a la ciudad de Trujillo, en la que fundó nueva y muy principal casa solariega. Era esta casa un sólido baluarte asentado sobre la muralla. En la antigüedad se la conocía con el nombre de “El Alcazarejo”. En los actuales tiempos, todavía puede verse, en lo poco que de ella se conserva, la severa portada presidida en lo alto por la piedra armera. Y en su interior aún quedan restos del zaguán circundado por un poyo de cantería, las alacenas que utilizaran para guardar las candelas, la sala capitular con estimables pinturas, calabozos, azoteas y notables bóvedas.


Armas


En campo de plata, diez roeles de azur puestos en tres palos y uno en punta.

Estas armas son las antiguas y propias del linaje, las que trajo la mayoría de sus ramas y las que figuran en ejecutorias de las mismas.

También son las que todavía ostenta la piedra armera colocada en lo alto de la portada del rancio solar de los Orellana de la ciudad de Trujillo, conocido con el nombre de “El Alcazarejo”, y cuyos restos perduran.

Baños de Velasco, en uno de los folios de su “ Nobiliario “ manuscrito, dice que el campo de ese escudo es de azur con siete bezantes de plata, en lo que sin duda hay error, puesto que el mismo heraldista, en otro folio de dicho armorial, confirma como propias del linaje Orellana  las armas primeramente descritas.


También atribuye algún tratadista al apellido Orellana, ignoramos con que fundamento, este otro escudo: De gules, con un león rampante de plata, y bordura, también de plata, con cuatro rosas de gules, una en cada ángulo.


El escudo anterior, se encuentra además, descrito con las siguientes variantes: De plata, con el león de púrpura, y la bordura de azur con cuatro flores de lis de gules, una en cada ángulo. En estos esmaltes de la bordura hay impropiedades, por aparecer el color sobre el color en contra de las leyes heráldicas.


Otros traen: En campo de azur, un aspa, de oro, cargada de cinco panelas, de gules.


Otros traen: En campo de gules, un aspa, de oro, resaltada de una espada, de plata.


Otros traen: En campo de azur, sobre ondas de azur y plata, un delfín, de oro.


Otros traen: En campo de oro, un lobo andante, de sable; bordura dentellada, de gules.


Fernández de Bethencourt asigna a los de la casa de Canarias este escudo: Partido: 1º, en campo de gules, una flor de lis, de oro,  2º, en campo de plata, una flor de lis de gules, y en punta, brochante sobre la partición, una flor de lis media de oro y media de gules.