Ruiz

Versión de impresión

Apellido patronímico derivado del nombre propio de Rui o Ruy. El apellido Ruiz, como tal patronímico, lo han llevado y lo llevan desde tiempos muy antiguos incontables familias sin ninguna relación entre si de origen y parentesco. Muy extendido por la Península y América.    

El cronista Rey de Armas, don José-Alfonso de Guerra y Villegas, refiere que la familia de este apellido en España, procede de la sangre real de los godos, y que en las montañas de Burgos, valle de Mena, lugar de Viergol, está el solar primitivo de dicha familia, con otro secundario en Navamuel, de la tierra de Reinosa (Cantabria).

Que de ese apellido se hallaron en la victoria de Baeza, don Simón Ruiz; don Fernando Ruiz, don Lope Ruiz; don Juan Ruiz de Hinojosa; don Pedro Ruiz Gorgori; don Sancho Ruiz de Narváez; don Fernán Ruiz de Argote; don Pedro, don Miguel, don Gonzalo, don Cristóbal y don Martín Ruiz de Medina; don Fernán Ruiz Baca; don Fernán Ruiz de los Cobos; don Gonzalo Ruiz de Cámara; don Cristóbal Ruiz de Rivaerego. Son de mencionarse también, don Fernán Ruiz, el de la jornada de Argel y don Fernán Ruiz que pereció en el combate de Aljubarrota y don Pedro Ruiz que tomó parte en la conquista de Andalucía.

En la villa de Belorado, hay ramas de este apellido, a las cuales pertenecieron Ricoshombres de pendón y caldera, como Gutier Ruiz, Alvar Ruiz y Sancho Ruiz. Décimo maestre de la Orden de Calatrava fue Martín Ruiz.

La familia Ruiz vino de la ciudad de Orihuela, y es en aquella ciudad de las mas esclarecidas, y han poseído grandes heredamientos, y entre ellos el lugar de Cox. Y el primero que ha venido de asiento a esta ciudad es don Carlos, que casó con doña Luisa Lop, y tiene sucesión. Éste don Carlos es hijo de Juan Ruiz de Vallebreda, del hábito de Calatrava, y de doña María Cascant su mujer, y nieto de don Francisco Ruiz.  Nos relata  Fr. Agustín de Arqués Jover, en el Nobiliario Alicantino, sobre los caballeros que residían en la ciudad de Alicante en 1678.

Es innegable que el nombre propio de Rui se dio con preferencia en ambas Castillas, tal y como vamos a comprobar. Comencemos por Gil Ruiz, cuyo nacimiento es un tanto oscuro, aunque se le supone vallisoletano. Parece ser, y decimos "parece ser" porque no estamos en condiciones de garantizarlo, que pasó a Aragón, de donde fue Gobernador General. Este personaje en vida de Martín "el Humano", (año 1395), sostuvo la candidatura del infante D. Federico de Luna para la sucesión al trono y se opuso a que Jaime de Urgen ocupara el cargo de Lugarteniente General de Aragón. Muerto el soberano, presidió el Parlamento de Alcañiz inclinándose en favor del pretendiente Fernando de Antequera.

Continuemos por Bartolomé Ruiz, de origen castellano, avecindado en la localidad de Moguer, marino que acompañó a Almagro como piloto de la expedición que, en auxilio de Pizarro, salió de Panamá en 1526, Diego de Almagro era asimismo castellano, cuyo apellido corresponde a la localidad manchega del mismo nombre, Bartolomé Ruiz fue el descubridor de las islas Gallo y Gorgona, bahía de San Mateo y el cabo de San Francisco y recogió las primeras noticias del imperio de los Incas. Figuró entre los "trece de la fama" y participó con Pizarro en la conquista del Perú. En las capitulaciones de Toledo, en el año 1529, se le nombró Piloto Mayor de los Mares del Sur.

Tenemos después a Juan Ruiz de Apodaca, natural de Madrid, que fue administrador colonial en la Nueva España, con el cargo de Capitán General de la isla de Cuba. Más tarde obtuvo el virreinato de Nueva España.

Aunque sea de pasada, no está de más citar a otro distinguido personaje castellano, el "Cid Campeador", llamado por unos Rodrigo Díaz de Vivar y por otros Rui Díaz de Vivar. Aquí se da el nombre propio Rui, predecesor del apellido Ruiz.

Encontramos también a Martín Ruiz de Gamboa, conquistador español, también de origen castellano que pasó a las Indias en el año 1537. En 1552 fue a Chile en compañía de su primo, el Capitán Juan Martín de Avendaño. Fundó la ciudad de Castro en febrero de 1567, Isla grande de Chiloé. Su suegro, el Gobernador Rodrigo de Quiroga lo designó como sucesor suyo en 1579, cargo en el que fue confirmado por el virrey Toledo en 1581.

Otro castellano, también de apellido Ruiz, fue el pintor Pedro Ruiz González, nacido en Madrid, en 1640. Fue discípulo de Escalante y algunas de sus obras pueden encontrarse en el Museo del Prado e incluso una de ellas está en el Museo Ponce, de Puerto Rico.

No puede dejar de citarse a D. Manuel Ruiz Zorrilla, destacado político, nacido en Burgo de Osma (Soria), es decir, también de origen castellano. No sólo fue ministro varias veces, sino que, en dos ocasiones presidió el Gobierno de España bajo el corto reinado del rey Amadeo I. Fue una figura muy destacada en la política española del siglo XIX; más tarde con la subida al trono de los Borbones (Alfonso XII), fue expulsado de España por sus ideas republicanas.

Lucas Ruiz de Robayaz fue un conocido músico de la mitad del siglo XVII castellano, nacido en Burgos que publicó numerosos tratados sobre la guitarra y su influencia en la música española. Francisco Ruiz de la Iglesia, nacido en Madrid, pintor, discípulo de Carreño, según lo demuestra el gran lienzo del coro de las Calatravas de Madrid, fue nombrado pintor del rey en el año 1689. La lista de los castellanos de apellido Ruiz es sumamente extensa. Siendo imposible enumerarlos a todos, mencionaremos a la familia de arquitectos Ruiz, del siglo XVI, nacidos en Burgos.

Hernán Ruiz "el Viejo" tiene su obra capital en la catedral de Córdoba, erigida dentro de la mezquita musulmana, iniciada en 1521. Hernán Ruiz, "el Joven" ayudó a su padre en la construcción de la catedral cordobesa, más tarde se trasladó a Sevilla, siendo la obra que le dio fama el remodelado que hizo del viejo alminar de la antigua mezquita de Sevilla, convirtiéndolo en el campanario cristiano conocido como la Giralda. Y como en esta familia de los Ruiz castellanos no podían faltar los financieros, en la historia constan los Ruiz de Medina del Campo (Valladolid). Su dedicación a los negocios fue en la Castilla de la segunda mitad del siglo XVI, decisiva en muchos aspectos, dado que fueron los prestamistas de la Corona que recurría a ellos cuando precisaba dinero para emprender algunas de sus acciones militares y poder así efectuar el pago a los soldados. Pero esta familia Ruiz de banqueros tuvo un final desastroso, al no poder sobrevivir a las bancarrotas del siglo XVII, quebró en el año 1601.

De todo lo anteriormente expuesto, parece deducirse que, aunque este apellido está representado en toda la Península, posiblemente sus orígenes sean castellanos, aunque muy pronto se fuera extendiendo por otras zonas. Se hace esta aclaración porque ya en el año 1373 aparece Fernando Ruiz de Castro, un noble gallego, de la familia de los Castro, hermano de Inés de Castro y de Juana, esposa de Pedro I de Castilla. Fue un hombre que se sublevó contra su cuñado, recibiendo en sus dominios al hermano bastardo del rey, el pretendiente D. Enrique de Trastamara, con la hermana del cual se casó. Sin embargo, al estallar la guerra abierta entre ambos hermanos (Pedro y Enrique), al principio, se negó a participar en ella no queriendo enfrentarse al rey Pedro I. Llegó a más: se pasó al servicio de este rey por lo que recibió el título de Conde de Trastamara. Luchó en Granada y en la frontera de Aragón, y acabó cayendo prisionero de Enrique, en Montiel. El que luego fuera rey, lo trató con benignidad, pero acabó traicionando a Enrique II, pasándose a los portugueses e intentando sublevar a Galicia contra el nuevo monarca. Derrotado, se refugió en Portugal desde donde pasó a Inglaterra, nación en la que murió. Por sus hechos, no cabe duda de que este personaje fue lo que podríamos denominar modernamente como un político sumamente intrigante.

Diversos linajes de esta denominación, probaron su nobleza repetidas veces en las Ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa, Carlos III (1775, 1793, 1796, 1804, 1806, 1809, 1817 y 1829), San Juan de Jerusalén (1538, 1554, 1611, 1655 y 1779), en las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, en la Real Compañía de Guardias Marinas y en la Real Audiencia de Oviedo (1754, 1794, 1795 y 1824). 

Don Domingo Ruiz de Tagle fue creado Marqués de Sierranevada en 1708: don Francisco Ruiz Dávalos, Marqués de la Algoria en 1762; don Felipe Ruiz de Huidoro y Huidoro, Marqués de Huidoro en 1872; doña María del Carmen Ruiz Soldado, Vizcondesa de la Torre Mayor en 1884, Jacinto María Ruiz Ibarra y Grijalba, Marqués de Grijalba en 1890.


Armas


Los de Cataluña y Mallorca, traen: En campo de gules, dos palos, de oro, cargados cada uno de un ruiseñor, de sable.


Los de Castilla, traen: Escudo partido: 1º, en campo de plata, un árbol, de sinople, con un león, de gules, empinado a su tronco; bordura de gules, con ocho aspas de oro; y 2º, de oro, con un árbol, de sinople, acompañado de otros dos mas reducidos; medio cortado de plata, con un león, de gules. 


Otros de Castilla, traen: Escudo partido: 1º, de azur, una banda, de oro, y 2º, de oro, un árbol, de sinople, sumado de una cruz, de gules.


Otros de Castilla, traen: Escudo cuartelado: 1º y 4º, de plata, un águila, de sable, y 2º y 3º, de plata, un árbol, de sinople, terrasado de lo mismo, con un lobo, de sable, atravesado al tronco.


Los de Navarra, traen: En campo de oro, cinco panelas, de sinople; bordura de plata, con ocho armiños, de sable. 


Los de Galicia, traen: En campo de sinople, un árbol, de plata, superado de dos estrellas, de oro. 


Los de Zamora, traen: En campo de oro, una banda, de gules, cargada de tres cabezas de sierpes. 


Los de Vascongadas, Toledo y Andalucía, traen: En campo de plata, una encina, de sinople, y empinado a ella, un león, al natural; bordura de azur, con ocho aspas, de oro. 


Los de Asturias, traen: En campo de plata, una barra, de sable; bordura jaquelada de oro y gules. 


Otros traen: En campo de gules, una cruz vacía, de oro; bordura de azur, con ocho aspas, de oro. 


Los Ruiz de las montañas de Cantabria y los de la Alcarria, traen: En campo de oro, dos lobos, de sable, andantes; bordura de azur, con ocho aspas, de oro. 


Los de Palencia, traen: En campo de plata, una luna escacada , de oro y sable; bordura de gules, con ocho bezantes verados, de azur y oro. 


Otros de Palencia traen: En campo de plata, un creciente escacado, de oro y sable; bordura de gules, con ocho bezantes verados, de azur y oro. 


Otros Ruiz, traen: En campo de oro, cinco armiños, de sable. 


Otros de Navarra, traen: En campo de gules, un ciervo, de plata, cebado de un haz de trigo, de oro, y un águila de plata, coronada de oro, sobre el ciervo e intentando picarle. 


Los Ruiz de Ribadesella (Asturias), traen: En campo de sinople, nueve panelas, de oro, puestas en tres palos; bordura de azur, con ocho aspas, de gules.


Originario de Castejón de Sobrarbe y radicado en Boltaña, Nolea, Barbastro, Castejón de Monegros, Borja, Tarazona, Zaragoza, Moyeula, Ejea, Tauste, Castejón de Valdejasa, Tardienta, Almudébar y Zuera, todos en Aragón: En campo de gules, cuatro rosas, de plata.


Radicado en Jerez de la Frontera (Cádiz), pasado a Cuba: En campo de plata, un águila naciente, de sable.


Burgalés, radicado en esta capital y en Madrid: En campo de oro, una torre redonda, de gules; bordura de gules, con trece castillos, de oro.


Radicado en Yecla y Murcia: En campo de plata, un león rampante, de sinople, armado y linguado de gules; bordura de gules.


Originario de Plasencia, radicado en Madrid: En campo de plata, un águila, de sable, acompañada de ocho aguiletas, del mismo color, puestas en orla.


Otros Ruiz, traen: En campo de plata, tres bandas, de azur.


Otros Ruiz, traen: Escudo partido: 1º, de azur, un castillo, de plata, y 2º, de gules, un león, rampante, de su color.


Originario de Arconada (Burgos) y radicado en Madrid: En campo de sinople, ocho bezantes, de plata, puestos en orla.


Radicado en Debanos (Soria) y extendido a Madrid y Trieste: En campo de azur, sembrado de lises, de plata.


Originario de Tudanca y radicado en Madrid y La Habana: En campo de oro, dos castillos, de azur, puestos en faja; bordura de oro, con siete estrellas, de gules.


Originario de Valdelomar (Santander) y radicado en Madrid y Barcelona: En campo de oro, tres estrellas, puestas en faja y en el jefe, de azur.


Radicado en San Felices: En campo de oro, una cadena puesta en banda, de sable.


Vecino de Renedo: En campo de gules, tres calderas, de oro, bien ordenadas; bordura de oro, con cinco castillos, de gules.


Originario de Arjona: En campo de plata, una torre, de azur, sobre ondas de azur y plata.


Otros Ruiz, traen: En campo de plata, un roble, de sinople, siniestrado de un león rampante, al natural, todo sobre una terrasa, de sinople, en la forma que se dibuja; bordura de azur, con ocho aspas, de oro. 


Los de Roma, traen: En campo de azur, un león rampante, de plata, sosteniendo entre sus patas delanteras una flor de lis, de oro. 


Los de las casas de los lugares de Viergos y Navamuel, de las villas de Belorado, Azuaga y Montefrio y también los de Granada y Logroño, traen: En campo de plata, una encina, de sinople, frutada de oro, y un león rampante, de gules, empinado al tronco.


Los de Álava, traen: Escudo partido: 1º, de gules, nueve panelas, de plata, colocadas en dos dos palos y una en punta, y 2º, de oro, dos lobos, de sable, uno sobre el otro.

Originario de Moneo (Burgos) y radicado en Burgos y Madrid: En campo de sinople, un castillo, de oro, ardiendo, y asomada a sus almenas, una dueña, vestida en sus colores, con una bandera en la diestra y una espada en la siniestra.

Radicado en Santander: En campo de azur, una doncella, de oro, apuñalándose con un puñal, de plata, y goteando sangre por el pecho.

Radicado en Grazalema: En campo de sinople, un cuadrante de reloj, de oro.