Serra

Versión de impresión

Los historiadores y genealogistas que tratan de este apellido coinciden en reconocer su mucha antigüedad y notoria nobleza. Los más, atribuyen a todas las ramas en que se subdividió la misma procedencia, por considerar a esta familia originaria de la casa de los Príncipes de Serra, en Italia, y más concretamente en Génova, cuyo palacio era uno de los más suntuosos de aquella histórica ciudad. Antes del siglo XII, durante el que se supone la llegada a España de algunos de los Serra descendientes de la casa de los Príncipes italianos de la misma denominación, ya gozaban de notoriedad en Cataluña, caballeros de este apellido.

Fray Esteban Bonellas, en su libro de la primera centuria de los Condes de Barcelona, siglo IX, dice que en las fiestas que se celebraron con motivo de la coronación de Wifredo, como primer Conde  propietario  de  Barcelona,  tomó en ellas N. Serra, cuya familia existía en aquellos estados desde tiempo inmemorial.

Las armas usadas por la mayor parte de las familias Serra son parlantes y contienen, como única pieza, una sierra de carpintero. Pero varían los esmaltes del campo y de dicha pieza en las descripciones y dibujos que de ese blasón nos ofrecen diversos autores y documentos. Algunas de esas familias las acrecentaron en la forma que luego se verá, debido probablemente en determinados casos, para diferenciarse entre sí, y en otros por equivocada interpretación de los esmaltes o simple capricho.

Hay también escudos de Serra tan distintos del ya indicado que inclinan a suponer que la procedencia de las casas que los traían no era la misma que de las que llevan en su blasón la sierra de carpintero como pieza principal y generalmente única.

Uno de los solares mas antiguos radicó en la villa de Salvatierra de Escar, del partido judicial de Sos, provincia de Zaragoza.

Los Serra tomaron parte en las conquistas de Valencia y Murcia. Mossèn Jaime Febrer nombra a Bernardo Serra, del que dice que tenia antiguo solar en Salvatierra, refiriéndose sin duda a Salvatierra de Escar (Zaragoza). Añade "que en el Puig supo resistir como esforzado español al asalto que dieron los moros a la plaza, y que en Rafelbuñol les hizo una gran matanza". Figuraron también los Serra entre los conquistadores de la ciudad de Xàtiva, donde tuvieron los mayores y mejores heredamientos como caballeros nobles, siendo uno de ellos, Arnaldo Serra, que dejó descendientes en aquella ciudad. Así los refiere Gaspar Escolano en la segunda parte de sus Décadas de la historia de Valencia, incluyendo en estos descendientes a don Pedro Serra, doctor en ambos derechos, después obispo de Catania, en Sicília, y finalmente cardenal del título de Santángel, en 1395, según Panvinio en el libro de los pontífices y cardenales.

La familia Serra de Mallorca, muy ilustre y principal, aparece también, en opinión de diversos autores, como originaria de Génova, a pesar que mucho antes de su instalación en aquella isla ya habían alcanzado notoriedad algunos Serra en Cataluña y Aragón. Las noticias que se tienen de su progenitor acusan que era natural de Montpelier (Francia), sin hacer la mas ligera mención de Génova (Italia). Se llamaba este progenitor de la familia mallorquina Pedro Serra, vivía en el año de 1229 y pasó a la conquista de Mallorca con el rey don Jaime I de Aragón.

Probó su nobleza en las Ordenes de Santiago (1632, 1647 y 1650) y Calatrava (1777).


Armas


Los de Cataluña y Valencia traen: En campo de gules, una sierra, de oro, puesta en palo, con el hierro y la cuerda, de plata. 


Los de Cataluña, traen: En campo de azur, un león rampante, de oro, que sostiene por los extremos, con sus manos, una hoja de sierra, de plata.


La rama de Mallorca  fundada por Pedro Serra, ostenta: En campo de gules, una sierra de carpintero de su color natural. 


Otros de Mallorca, traen: En campo de gules, una sierra, de oro, puesta en situación de palo.


Otros traen: En campo de plata, un árbol de sinople arrancado. 


Otros traen: Escudo partido: 1º, en campo de oro, tres montes pardos, el del centro mas alto que los otros dos y superado de una sierra de azur; y 2º, en campo de plata, un pino de sinople y un lobo de sable, empinado al tronco, y en punta, ondas de agua de azur y plata.


Una casa de Barcelona, trae: En campo de plata, tres cabezas de águila, de sable, arrancadas, y con el cuello introducido en una corona a la antigua de oro y puestas en triángulo.