Toro

Versión de impresión

Diego de Urbina, Cronista Rey de Armas, y otos tratadistas, manifiestan que la antigua casa solar de este linaje, trae su origen y denominación de la ciudad de Toro (Zamora), de donde tomó el nombre.

Sus progenitores fueron descendientes del rey de Castilla don Fernando I, quien tuvo por hijo a don Martín Fernández de Toro, aunque su autenticidad histórica es bastante dudosa. Parece ser que el apellido no es castellano, ya que las casas más antiguas aparecen en Extremadura, Madrid y Montaña de Santander.

De las casas extremeñas, una se apellidó Toro Zambrano, y tuvo su asiento en Fuente del Maestre, partido judicial de Zafra. Otra llamada Toro-Vargas, se aposentó en Burguillos de Zafra, y otra en Madrid, se apellidó Toro-Mazote.

Probó su nobleza en las Ordenes de Santiago (1692, 1695, 1781, 1783 y 1785), Calatrava (1778), y Carlos III (1785, 1792, 1794 y 1831) diversas veces en la Real Chancillería de Valladolid y en la Real Compañia de Guardias Marinas (1782, 1785 y 1809).

Don Bernardo Rodríguez del Toro, vecino de Caracas, fué creado Marqués del Toro en 26 de septiembre de 1732.

Don Mateo del Toro y Zambrano, vecino de Santiago de Chile, fué creado Conde de la Conquista en 6 de marzo de 1770.


Armas


En campo de plata, tres fajas, de azur, y sobre cada una de ellas, dos toros pardos andantes.


Otros traen: En campo de plata, un castillo de piedra, superado de una cruz floreteada, de gules; en punta un toro pardo.


Otros traen: En campo de azur, cuatro aspas de molino, de oro.


Radicado en Santiago de Chile: En campo oro, un toro parado, de sable, cornado de plata; bordura de azur, con ocho besantes, de plata.


Según Diego de Urbina, la antigua casa solar y los primeros descendientes, traían: Escudo mantelado: 1º, de gules, una torre, de oro, aclarada de azur, sumada de un brazo armado, de oro, empuñando una espada, de plata, 2º, de plata, tres espigas de trigo, de sinople, y 3º, o manteladura, de sinople, un toro andante, de oro.