Arborser, Arbuixech, Arbusech

Versión de impresión

Linaje de Valencia, donde floreció desde su reconquista por el Rey don Jaime I. Distinguióse en ella, por lo que le premió dicho Monarca, Pedro de Arborser o Arbuixech.

Así lo cita mosén Jaume Febrer en sus Trovas: «Pedro de Arborser (o de Arbuixech) pintaba en su escudo el árbol de su nombre (que es el madroño) cargado de fruto, sobre campo de plata. Era mayordomo y gentil-hombre del infante don Fernando, quien tenía de él la mayor satisfacción, pues descuidaba de lo que le dejaba a su cargo. Peleaba también valerosamente, y la tropa de ordinario de llamaba Arbuixech. Estimólo al Rey en tanto, que quiso que por segunda vez poblase a Onteniente.»

Obtuvo un gran heredamiento en la villa de Ontinyent, de las que procedieron ilustres ramas que se extendieron por La Vall de Albaida y Ribera de San Felipe. De una de ellas fue Gaspar Blas Arbuixech, natural de la villa de Ontinyent, Vicerrector de la Universidad de Valencia, Beneficiado de la Metropolitana y presbítero de la Real  Congregación de San Felipe. Fue trasladado su cadáver, después de solemnísimas honras en Valencia, en las que predicó la oración fúnebre el Arcediano Juan Bautista Ballester, a Ontinyent, siendo sepultado en la Iglesia parroquial y colocado un retrato suyo, de medio cuerpo, en la sacristía, por los muchos favores que hizo a la Iglesia.

De la misma rama de los Arbuixech, de Ontinyent, fueron: Sor Ana Arbuixech, religiosa Dominica, que murió en olor de Santidad, y Mosén Gaspar de Arbuixech, que fue armado caballero por el Emperador Carlos V por privilegio dado en Barcelona en 22 de abril de 1527.


Armas


Los de Valencia traen: En campo de plata, un madroño de sinople frutado de gules.

La palabra "arborser", en valenciano, significa "madroño", por lo que se trata de un escudo parlante.