De la Parra, Parra

Antiguo apellido castellano de origen toponímico y amplia difusión, originario de aquellos lugares llamados Parra que existen en España,  nombre procedente de la voz parra “emparrado, enrejado, huerto cercado”.

Hoy el apellido se halla repartido por toda España, si bien sus primitivos solares estuvieron en la antigua Castilla.

Los de este apellido son hijosdalgo originarios de la villa de Espinosa de los Monteros, del partido judicial de Medina de Pomar, provincia de Burgos, en la que tuvieron su solar.

Otras familias hubo en las montañas de Cantabria, León y la Rioja, desde donde unas ramas pasaron a Extremadura, Andalucía y al resto de España.

Probaron los Parra de las distintas casas su hidalguía a lo largo de los siglos, ante las Reales Chancillerías de Valladolid y Granada, así como su nobleza para ingresar en las distintas Órdenes Militares.

Así ante la Real Chancillería de Valladolid vieron reconocida su nobleza: Agustín Parra, vecino de Brieva (La Rioja), en 1768; Juan Félix Parra y Miguel Parra, vecinos de Brieva de la Sierra de Cameros (La Rioja), en 1801; Santiago Parra, vecino de Viniegra de Arriba (La Rioja), en 1762 y Blas Parra Cañas, vecino de Anguiano (La Rioja), en 1727.

Igual probanza hicieron ante la de Granada, Bartolomé Parra, vecino de Logrosán (Cáceres); Fernando Parra, vecino de San Lúcar de Barrameda (Cádiz), en 1698; Martín Parra,vecino de Trujillo (Cáceres), en 1556; Sebastián Parra y Arcos, vecino de Tarifa (Cádiz), en 1772.

 

Una familia Parra, moró en Añover de Tajo, villa perteneciente al partido judicial de Illescas, provincia de Toledo; otra en las ciudades de Sanlúcar La Mayor y Sevilla, y otra, apellidada Martín de la Parra, en la villa de Borge, del partido judicial de Colmenar, provincia de Málaga.

Fernando de la Parra fue uno de los conquistadores de las provincias del Perú y Quito. Sirvió con sus armas y caballo, así consta, en la compañía del Adelantado Belarcázar y de otros capitanes, en muy importantes acciones; ayudó a ganar las sierras Cibante y Copocopugua; acompañó al Virrey Blasco Núñez Vela en su recorrido por la provincia de Popayán; volvió con él a la ciudad de los Reyes, donde Gonzalo Pizarro les combatió y derrotó, quedando primero prisionero y siendo luego desterrado a Chile de donde, juntamente con otros soldados, marchó a Nueva España, para volver después al Perú y continuar combatiendo con Gonzalo Pizarro. Felipe II premió sus servicios concediéndole en escudo de armas.

Adán de la Parra fue Inquisidor de la Suprema Inquisición en el año 1639 y dejó fama de hombre de poca piedad.

Probó su nobleza en la Orden de Santiago en 1688.


Armas



La casa de la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos), ostentaba: Escudo cortado: 1º, de plata con un lobo andante de sable, y 2º, de azur, con una manopla de plata empuñando una espada del mismo metal con la punta hacia abajo y la guarnición de oro.




Líneas de esa casa de la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos), organizaron las mismas armas en escudo cuartelado y modificando algunos de sus esmaltes en la forma que se indica: 1º, y 4º, de plata, y un lobo andante de sable con la cabeza baja, y 2º, y 3º, de oro, con una manopla de armas, de azur, sosteniendo una espada con la punta hacia abajo. La espada es de plata, y la guarnición de oro.




Líneas de esa casa de la villa de Espinosa de los Monteros (Burgos), organizaron las mismas armas en escudo cuartelado y modificando algunos de sus esmaltes en la forma que se indica: 1º, y 4º, de plata, y un lobo andante de sable con la cabeza baja, y 2º, y 3º, de oro, con una manopla de armas, de azur, sosteniendo una espada con la punta hacia abajo. La espada tiene el puño de plata, y la hoja también de este metal, pero perfilada de sable.




Otros, Parra, traen: En campo de gules, un árbol de oro, frutado de plata y terrasado de sinople.




Los Parra radicados en Madrid y Murcia, traen: En campo de sinople, cinco pámpanos de parra, puestos en aspa, de oro.




Originario de Guadalajara y radicado en Madrid: En campo de plata, cinco pámpanos, de sinople, puestos en aspa.




Otros traen: En campo de azur, una cabeza de león, de oro.




Otros traen: En campo de plata, un busto de guerrero, al natural.




Los de la Parra, originarios de Castilla y radicado en Toro (Zamora), traen: En campo de oro, dos lobos, pasantes, de sable; bordura de azur, con cuatro espadas, de plata.



Bibliografía

Diccionario Heráldico y Genealógico de apellidos españoles y americanos de Alberto y Arturo García Carraffa. Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica de Vicente de Cadenas y Vicent. Nobiliario Español de Julio de Atienza. Heraldario Español, Europeo y Americano de Ampelio Alonso de Cadenas y López y Vicente de Cadenas y Vicent. Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España de Fernando González-Doria.