Alberic

Versión de impresión

Alberic

Alberique (oficialmente Alberic), villa situada en la comarca de la Ribera Alta, Valencia, en la llanura aluvial formada entre el río Júcar y el río Verde, al pie de una pequeña elevación de terreno llamada La Montanyeta, (lugar emblemático de Alberic), cubierta de encinas y pinos, en lo alto se encuentra la Ermita de Santa Bárbara.

La población conserva restos de la Edad de Bronce y elementos romanos del siglo II a.C.

Alberic era una antigua alquería o villa islámica, del termino de Alzira, reconquistada hacía 1238.

El rey D. Jaime I hizo donación de la alquería a Llop Ferrench de Lucernich, después pasó a los Zapata. D. Jaime de Romaní compra al rey D. Jaime II, el 22 de noviembre de 1316, la torre y alquería de Alberique o Alberit, alquería situada en la comarca de La Ribera Alta, por 800.000 sueldos, con la jurisdicción civil y ciertos derechos fiscales (cena, host, cavalcadas, peita...), el 21 de diciembre del mismo año, el rey le concede la jurisdicción criminal. Era lugar de moriscos, desarmado en 1563.

El 1574 fue creada la parroquia, a la cual pertenecían los lugares de Alàsquer, Foieta, Benifaraig y mas tarde Alcosser.

Con la expulsión de los moriscos el 1609, Alberic quedó casi completamente despoblada. El duque del Infantado, en el año 1612, otorga carta-puebla sobre los lugares de Alberique, Alasquer, Alcocer y Gavarda. Fue repoblada con 164 cristianos, iniciando su desarrollo social y económico, debido sobre todo a la elevada tasa de productividad agrícola (fundamentalmente el cultivo de la morera y el arroz). A partir del siglo XIX, fue sustituida la morera por naranjos, hasta desaparecer totalmente. La actual iglesia parroquial de San Lorenzo Mártir, barroca, fue construida a finales del siglo XVII, en ese periodo fue fundado el convento capuchino de Nuestra Señora de los Ángeles, que albergó a religiosos menores capuchinos de la Orden de San Francisco, que permanecieron en él hasta la desamortización en 1835.

En la segunda mitad del siglo XVIII, la casa de El Infantado se vio inmersa en un pleito, a causa de la petición de los vecinos para que el pueblo fuera incorporado a la corona. El 28 de julio de 1804, el Tribunal dictó sentencia concediendo la incorporación de la villa de Alberic a la Corona; sin embargo, dado que el duque fue recurriendo las sentencias, no fue definitivo su pase a la Corona hasta el 14 de octubre de 1836.

Durante las guerras carlistas del siglo XIX sus habitantes se mantuvieron dentro del campo liberal, siendo víctimas de incursiones carlistas durante la primera guerra carlista. Por ello se tomó la decisión, en 1839, de amurallar la villa. De esta muralla no se conservan restos.

Alberic es cuna de un famoso dulce, cuya historia se pierde en el tiempo, el Panquemado o Mona de Pascua, que los artesanos del ramo fabrican durante todo el año y especialmente durante la Pascua.

 

Alberic > Alberich, un topònim germànic per don Ramón Arnau

Síntesi aproximativa a la història d'Alberic fins a Jaume I, per Valer Sanz Fabra