Xàtiva

Versión de impresión

Ciudad capital de la comarca de la Costera, Valencia. La población prehistórica tiene raíces al paleolítico medio, concretamente a la cueva Negra, del termino de Bellús. Saitabi fue ciudad ibérica de categoría y acuñó moneda propia. Con la dominación romana, se extendió el regadío, y se cosechada un lino de alta calidad; Saetabis Augusta era municipio de derecho latino. Fue sede episcopal visigoda. La Xateba musulmana aprovechó el castillo, al pie del cual se estableció la alta ciudad amurallada. En los siglos XI y XII fue una importante plaza fuerte. El ejercito de los almoravides fue derrotado por el Cid y se refugió en Xátiva, donde acuñaron monedas, siendo época de gran prosperidad económica y cultural. El 1244 Xátiva fue conquistada por Jaime I de Cataluña-Aragón para cortar el paso a las incursiones del infante Alfonso de Castilla (futuro Alfonso X de Castilla), con quien el gobernador xetabense había establecido contacto, el tratado de Almirra. El 1347 le fue concedido el título de ciudad. En el s XV la ciudad experimentó una nueva época de esplendor, gracias principalmente a la familia Borja, que consiguió para ella y sus parientes los mas altos lugares de la Iglesia (dos papas, obispos y cardenales), y civiles. El 1499 tenía unas 975 familias cristianas y unas 262 mudéjares. En el 1609 tenía 2000 familias cristianas y unas 380 moriscas. La crisis general de los primeros años del s XVII y la expulsión de los moriscos acentuó su decadencia. La recuperación en la segunda del s XVII se vio rota por la guerra de Sucesión. Los ejércitos borbónicos incendiaron  la población, siendo una de las mas castigadas, llegaron hasta cambiarle el nombre por el de San Felipe, quedaron solo 400 familias. Repoblada de nuevo, fue una de las gobernaciones del Reino de Valencia. Sufrió de nuevo en la guerra contra Napoleón y en la ocupación carlina. Recuperó el nombre de Xátiva el 1811, gracias a las cortes de Cádiz. Los monumentos mas significativos son, la colegiata de Xátiva, dedicada a la Assumpció de Maria, conocida como la seo de Santa María, erigida colegiata el 1413; los conventos de Sant Francesc (1294), Santa Clara (1325), Sant Agustí (1515), la Consolació (1520), Sant Juliá (1570), Sant Onofre (1575) y Sant Antoni (1607); la iglesia de Santa Tecla y la de Sant Pere muy reformada que conserva pinturas de Antoni Guerau y Roderic d'Osona.